Menú

Parece que ahora 'El País' odia a Rubalcaba y los mil euros de Pedro J. y Federico

No se toma la prensa de papel ni puente ni acueducto y en la víspera de la Inmaculada Constitución nos llega llenita de exclusivas y grandes noticias.

0

La más llamativa, probablemente, la que abre la portada de El Mundo y que supone otro golpe durísimo a la "versión oficial" del 11-M que cada día se nos presenta más como, en el mejor de los casos, una chapuza tan inmensa que bien podría ser recordada como el peor caso judicial de la historia.

En el periódico de Unidad Editorial hay que hacerse eco hoy del artículo de Federico Jiménez Losantos sobre la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M en el que anuncia que, como Pedro J. Ramírez, él también donará 1.000 euros al colectivo que preside Ángeles Domínguez. "¿Y por qué ayudar a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M?" se pregunta el director de Es la mañana de Federico, "pues por la sencilla razón de que Ángeles Domínguez y su grupo nos han ayudado a nosotros, los españoles con aspiración de ciudadanos, mucho más". Pues dicho queda.

En la página contraria encontramos a Gala, y después de criticarle todo lo que se merece en estos resúmenes, hoy es justo reconocerle que acierta: "Con ETA el diálogo está escrito: el Código Penal y la Constitución". Pues muy bien dicho, no otra cosa se merecen los que, tal y como escribe el novelista: "Ahora mato. Ahora no; pero quiero participar en el gobierno de la tierra que ensangrenté".

El País nos sigue sorprendiendo por la fenomenal cobertura que se está dando al libro de Jesús Eguiguren, el lamentable presidente de los socialistas vascos. No sabemos si será porque lo firma el mismo que firma las noticias, Luis R. Aizpeolea. Sea por lo que sea no salen muy bien parados ni Zapatero ni el hasta ahora hijo predilecto de la casa, el candidato pepunto o, para que nos entendamos todos, Rubalcaba. En esa línea está también una columna de José María Ridao que nos dice que "nadie daría crédito a la noticia de que un candidato que ha cosechado los peores resultados electorales de la historia de su partido aspira seriamente a dirigirlo".

La columna habla también de "forma extravagante de gobernar" y nos advierte de que "la izquierda puede convertirse en una fuerza residual en España", cosa que nos llena de preocupación, como pueden ustedes imaginarse. Todo está muy bien pero, ¿nos damos cuenta ahora? ¿Qué es lo que pretende El País con este desmarque tan descarado? ¿Quién es su tapado? Dudas que a nosotros nos llenan de curiosidad pero que a algún candidato fracasado deben estar descomponiéndole las tripas... y las filas.

En ABC publican hoy una interesante doble página con el plan de Batasuna y alrededores para comerse al PNV, pero casi nos resulta más interesante alrededor de ese tema la columna de Isabel San Sebastián que asegura que Eguiguren, otra vez él, no hace sus revelaciones a humo de pajas o por ser un verso suelto, sino preparando un pacto que podría llevar a los proetarras a Ajuria Enea. El presidente de los socialistas vascos "pone la voz reivindicativa pero detrás de él está el PSOE en pleno". Qué mejor prueba de ello que el hecho de que "nadie ha propuesto apearle de una Presidencia que utiliza cada día, desde hace ya muchos años, para matar al padre Indalecio Prieto y apuñalar a la madre España".

El disgusto del día nos lo dan en La Razón, con un reportaje que señala que la "izquierda abertzale" nos cuesta nada más y nada menos que 11,5 millones de euros, pero no al mes ni al año, sino al día. Para salir corriendo como Forrest Gump. Si después del susto queremos reírnos un poco (también por no llorar, no crean) vayamos a un pequeño recuadro en una información sobre las distintas batallas libradas por el Gobierno contra Franco: resulta que en el Museo del Traje han retirado unas figuritas de siete centímetros que representaban a cinco miembros de la Guardia Mora del dictador y que, al parecer, exaltaban la dictadura... desde sus siete centímetros de altura.

Terminamos con Público, cuyas columnistas están hoy acertadísimas, ejem. Una de ellas, Ana Cañil, llama "emprendedor" al sujeto que robó miles de carros de supermercado. Se ve que ya se nos queda corto el término ‘empresario’ como insulto. La segunda es Marta Nebot, que habla del caso de la afgana que ha sido obligada a casarse con su violador, y suelta que ella se siente más o menos igual de violada por el sistema financiero "por mucho que nosotros lleváramos minifalda". Oiga señorita, sea un poco más seria y piense en el infierno que ha sido y va a ser su vida. Luego criticas a una ministra y te llaman machista, pero eso sí que es una muestra de desprecio por la mujer.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios