Menú

El País y Público rivalizan en saña contra Aznar

El ex presidente del Gobierno sacude este jueves las portadas de toda la prensa. Unos defienden a capa y espada a Aznar en su visita a Melilla; otros, dan una de cal y otra de arena. Quienes lo tienen más claro son El País y Público: se les acaban los adjetivos para atacarle.

MERCEDES R. MARTÍN
0

La visita de José María Aznar a Melilla logra un protagonismo en las portadas que no logró Pons, ni de lejos, con su viaje a la frontera. Un protagonismo absoluto, en crónicas, editoriales y primeras, y que Público y El País utilizan para rivalizar en "ingenio" en sus ataques a su blanco favorito.

Ambos diarios "compran" el argumento esgrimido por José Blanco para atacar al ex presidente: que nunca visitó como jefe del Ejecutivo Melilla. El ministro olvidó algún matiz, como el hecho de que era presidente cuando visitó la ciudad autónoma, en dos ocasiones, para acudir a actos de partido. El País y Público entran al trapo y al diario de Roures poco le falta para titular a toda página con esa "trola". Lo deja finalmente como subtítulo. Prefiere un escueto "Aznar se retrata en Melilla".

El grueso de los ataques están en las columnas, como la que firma el subdirector Manuel Rico. "El héroe de Perejil desembarca en Melilla", dice en un intento de ridiculizar el episodio. A Aznar le llama cobarde –"en ocho años no tuvo valor para viajar a Melilla en calidad de presidente", y proclama que "allí donde haya un incendio aparece él para echar gasolina al fuego". Está Rico escandalizado con su "deslealtad". "Se empieza mintiendo sobre la autoría de la masacre del 11-M y se termina desembarcando Melilla", concluye.

Pero hasta Público se queda corto si comparamos su versión de lo ocurrido con lo que cuenta el editorial de El País. El diario de Prisa está enfadadísimo y convierte su artículo en una colección de ataques al ex presidente que tantos editoriales ha protagonizado en esas páginas. Dice de él, entre otras cosas, que es un líder "prepotente", que le encanta "el ademán teatral", que fue a Melilla para decir "aquí estoy yo", que es un "ariete sectario y rencoroso"... Apunta que su visita se debió a su deseo de "autoafirmación personal" y, a modo de traca final, dice en su último párrafo: "Dio la impresión de querer realizar el paseo triunfal que no pudo llevar a cabo tras su resonante victoria militar en Perejil". Un episodio que, parece, a la prensa de izquierdas le encanta recordar.

Pero no es el único hecho en torno a Marruecos que evoca la prensa casi diez años después. Para disgusto de Blanco y de Zapatero, en portadas y páginas interiores hay una imagen que desbarata todo el argumentario del Ejecutivo contra Aznar: la foto de Zapatero, como líder de la oposición, reunido con Mohammed VI ante un mapa donde Ceuta, Melilla y Canarias como marroquíes. Fue en 2001, era jefe de la oposición y su presencia no sentó nada bien al Gobierno. La Gaceta compara esta imagen con la de Aznar en Melilla y recoge el "enfurecimiento" y la amnesia de los socialistas. ABC, El Mundo y La Razón tampoco se olvidan del episodio.

De hecho, para El Mundo es esa imagen la causa última del viaje del ex presidente. Es su forma, dice en portada, de "devolverle la zancadilla" a Zapatero. En el editorial, el diario se divide entre la crítica a Aznar por su "venganza", según su interpretación, y el ataque a un gobierno que sigue sin hacer acto de presencia. A Lucía Méndez tampoco le gustó que se desplazara hasta allí. Para la periodista, Aznar actúa "como el capitán trueno al rescate del honor mancillado de su amada España".

En ABC no hay dudas: "Aznar es una referencia indiscutible para el centro derecha español" y "está en su legítimo derecho de realizar actividades públicas y pronunciarse sobre cuestiones relevantes". Para Hermann Tertsch, la furia del PSOE se debe al "cada vez más probable hundimiento del inmenso chiringuito clientelar socialista". En La Razón, celebran la "apreciable mejoría" en la situación con Marruecos gracias, apuntan, a las "gestiones" del Ejecutivo pero lamentan su "pataleta" tras la visita de Aznar después de haber mostrado "desidia" ante Rabat.

El juego que da el ex presidente a los diarios eclipsa otros asuntos, como el golpe sobre la mesa que dio, según interpreta la prensa, Elena Salgado ante José Blanco. No hay acuerdo, en cambio, sobre si habrá o no subida de impuestos. Sólo apuntan a que parece que la actual titular de Economía "no quiere más", como apunta La Gaceta. El País matiza que dijo que no serán "generalizadas". Quién sabe. También en El País, habla Odón Elorza de ETA para volver a pedir movimientos al Gobierno. Lo hace sin hablar claro: "Soy de la opinión de que no podemos esperar sentados a que ETA mueva definitivamente ficha (...). Vamos a desarrollar iniciativas y programas educativos (...)" En El Mundo, también habla de ETA, en otros términos, Antonio Basagoiti. En concreto, alude al caso Faisán y los "huevos" de algún ministro.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 22 comentarios guardados

    Servicios