Menú

Cunde el pánico en el PSOE, Ekaizer no cree en Zapatero y Bono resurge en las quinielas

Pese a las sonrisas congeladas de los integrantes del Consejo de Ministros, las aguas bajan muy revueltas en el PSOE. Hoy ése es el tema estrella en los periódicos: encuestas agoreras, vaticinios de cataclismos electorales y mensajes anónimos y no tan anónimos a Zapatero.

MERCEDES R. MARTÍN
0

Si la encuesta de El País que vaticinaba una distancia con el PP de catorce puntos ya provocó un terremoto en el PSOE, este lunes es su diario amigo, Público, el que retrata la situación casi apocalíptica por la que pasan los socialistas. Más de trece puntos de distancia, Zapatero como líder peor valorado... Los datos no admiten disimulos aunque Público intenta, en algo, compartir las culpas recordando que en Rajoy confían pocos más de los lo hacen en el presidente.

El director, Jesús Maraña, advierte que el Gobierno "ha entrado en un bucle infernal" y alerta de que "la enorme brecha" abierta con el PP "puede seguir creciendo cuanto más se empeñe Zapatero en el giro que ha aplicado a la política económica". Ernesto Ekaizer ha perdido la esperanza: "El Gobierno y el PSOE ya han hecho su juego. Ahora no va más", declara con desaliento. Y se lanza a las especulaciones, como hacen muchos de los columnistas de este lunes. Recuerda Ekaizer que José Bono dio por hecho en 2007 que Zapatero no repetiría. Y lo relaciona con una vuelta a la política que podría tener relación con un hipotético poszapaterismo con él como protagonista. Cuenta el periodista que Zapatero, para convencerle de su vuelta, "pudo introducir el caramelo de la sucesión".

También habla de José Bono Casimiro García Abadillo en su análisis de este lunes, titulado con un enigmático "la estrategia del salchichón". Dice que esa técnica fue la que empleó Tomás Gómez para lanzarse a las primarias. Analizó que partía con una ventaja del 60% de apoyos en el PSM, y que el apoyo mediático y político a Trini podría quitarle algunas rodajas que, con suerte, aún garantizarían su victoria. Tuvo razón, y el subdirector de El Mundo recuerda este episodio y su relación con las explosivas declaraciones de José María Barreda. García Abadillo cree lógico que el presidente castellano-manchego haya consultado "con su paisano" Bono. Apunta que el presidente del Congreso "quiere jugar un papel" en el que se percibe "como cercano poszapaterismo".

En el PSOE, mientras, se ha desatado el pánico: según Marisa Cruz, esa es la palabra que mejor define el estado en el que están los dirigentes socialistas ante las encuestas y los acontecimientos de los últimos días. Cuenta la periodista en El Mundo que varios dirigentes del partido quieren pedirle a Zapatero un cambio de gobierno que cuente con la vieja guardia socialista para tratar de enderezar el rumbo del partido. En el PSOE, hay pánico también a las próximas citas electorales: en las municipales temen perder todas las capitales de provincia y quedarse sólo con una o dos autonomías. "Aquí, si él no mueve ficha, alguien se la va a mover", ha llegado a decir un socialista, dice El Mundo, sin dar, todavía, su nombre. Raúl del Pozo, mientras, lo tiene claro: Zapatero debería marcharse "si no quiere que cualquier mequetrefe que ha puesto su culo en una poltrona amparado en su liderazgo le dé la vara cuando arrecie el movimiento sísmico".

No se acaban aquí los consejos, más o menos envenenados, al presidente. Desde El País, de nuevo, uno de sus columnistas le abronca. José María Ridao no entiende que siga sin desvelar si se presenta o no. Esa frase, dice, "equivale a servirse de un bidón de gasolina para apagar el incendio sucesorio". Añade que en los últimos tiempos el Gobierno, directamente, no existe y que ha agotado "el repertorio de gestos" con que intentó sortear los problemas. Sobre la tan rumoreada crisis de Gobierno, añade el dato de que quiso hacerla antes del verano, pero las pospuso "por las maniobras de algunos miembros destacados del Ejecutivo".

Quién sabe si uno a los que se refiere Ridao es Rubalcaba, protagonista involuntario de algunos diarios, sólo algunos, por los abucheos recibidos este domingo. En el diario de Prisa tiene la suerte de ocupar una pequeña columna en una discreta página interior. No le ocurre lo mismo en La Gaceta, que habla en portada de "profundo rechazo a Rubalcaba en el Día de la Guardia Civil". Los abucheos pueden ser el prolegómeno de los ya tradicionales pitidos en el desfile de la Fiesta Nacional: La Razón habla de "guerra de tribunas" porque se ha limitado la asistencia de diputados y senadores. En Moncloa, están molestos porque no hay toda la distancia que quisieran entre el público y el Gobierno. En El Mundo, Federico Jiménez Losantos habla de lo que puede ocurrir en la Castellana: "Creo que con Velázquez y el JAG hay razones harto suficientes para que la gente de uniforme se amotine contra Rubalcaba. Y el Pilar puede ser un buen día".

También en el diario de Pedro J. se sigue hablando del 11-M y de los vínculos entre Gobierno y Poder Judicial, por el premio concedido a, entre otros, Javier Gómez Bermúdez. En el editorial, el diario lamenta que "quien iba a ponerles caminito de Jerez", en alusión a algunos policías, "ha acabado recibiendo del ministro del ramo un complemento equivalente al diez por ciento del sueldo". En ABC, mientras, hablan de ETA y Chávez: los etarras que viven en el país caribeño "apuestan por seguir matando". Dice en el editorial que "es hora de actuar con energía" como reclama también la opinión pública, "harta de una postura meliflua que acepta con mansedumbre hechos intolerables y explicaciones incongruentes".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios