Menú

Los socialistas del Consejo Audiovisual de Andalucía exigen la cabeza de quien creen contó sus comilonas

La primera medida que ha tomado el presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), Juan Montabes, tras tomar posesión el pasado martes ha sido destituir al secretario general de la institución, Juan Luque, como le reclamaban los consejeros a propuesta del PSOE. Con esta decisión, los consejeros socialistas arruinan la imagen de neutralidad que pretendía avivar el nuevo presidente Montabes y se vengan directamente de quien creen fue el que filtró las facturas de sus comilonas a los medios de comunicación. Ninguno de ellos, sin embargo, ha presentado su dimisión por comportamiento vergonzoso.

0
L D (Pedro de Tena) Montabes, un hombre del socialismo granadino que llegó a ser concejal y que desde un departamento ad hoc de la Universidad de Granada confeccionaba encuestas electorales del agrado de Manuel Chaves pidió ayer al secretario general, Juan Luque, que dimitiera, a lo que este respondió que lo destituyera en el primer pleno de septiembre, para dar a su relevo una imagen de normalidad a la institución para poder tener derecho a vacaciones. El presidente del CAA, sin embargo, no tuvo en cuenta estos argumentos y oficializará el cese en el pleno del Consejo que se celebra hoy.

El consejero nombrado a propuesta del PP, Carlos del Barco, manifestó a ABC que «respeta» la decisión porque entra dentro las facultades propias del presidente, pero le parece «profundamente desacertada y una falta de respeto a la profesionalidad de un funcionario, habida cuenta de la labor desarrollada por el secretario general». En ese sentido, Del Barco lamentó que no se hubieran cuidado más las formas y se hubiera accedido a la petición del secretario general de que el cese se hubiera concretado en septiembre, ya que hubiera dado una imagen de normalidad a la institución, tras la dimisión del anterior presidente del CAA, Manuel Ángel Vázquez Medel, agravada después por las denuncias de los cuantiosos gastos en comidas y desplazamientos de los consejeros a propuesta del PSOE.

Esta es, pues la segunda cabeza cortada por los consejeros socialistas, con la autorización, naturalmente, del vicepresidente del gobierno andaluz, Gaspar Zarrías. Montabes, dice del Barco, como disciplinado militante, “ha cumplido en el minuto uno". Por ello, considera que, con esta destitución, se les da a los consejeros a propuesta del PSOE la «segunda cabeza que pedían», tras la de Vázquez Medel, y «Montabes, como disciplinado militante, ha cumplido en el minuto uno».

Aunque los socialistas del CAA consideran a Luque el "infiltrado" que dio a conocer el dossier sobre su comportamiento alimentario y gastronómico con grave escándalo, Juan Luque, miembro del UGT y del PSOE, se limitó a cumplir la orden del ex presidente Manuel Ángel Vázquez Medel. El sustituto de Luque será Fernando Contreras, una persona de la confianza del nuevo presidente. Contreras ha sido gerente de la Universidad de Granada.

Como se recordará, los propietarios de dos conocidos restaurantes del barrio de Los Remedios de Sevilla, cuyo nombre no sale a la luz dado el miedo que cunde cuando el PSOE está de por medio de algo, acudieron a la sede del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) para reclamar a la institución facturas impagadas por los consejeros nombrados a propuesta del PSOE, ya que estos se niegan a asumirlas, es decir, a pagarlas personalmente, tan personalmente como comieron.

Como ya informó en su día Libertad Digital, un dossier, presumiblemente emitido desde el propio Consejo, denunciaba los gastos suntuarios de los consejeros socialistas. Decenas de facturas de comidas, desplazamientos y taxis fueron cargados por los cinco consejeros socialistas a las cuentas del CAA. Nécoras, ostras, gambas blancas, vinos de reserva, etc.. constan en las facturas de comidas no oficiales cargadas por los consejeros socialistas durante 2007 y cuyo importe se eleva a la nada despreciable cantidad de 23.700 euros , o lo que es lo mismo, casi cuatro millones de las antiguas pesetas. En este dossier no están incluidos los gastos de comidas oficiales.

Según el texto del dossier, los servicios de Intervención del CAA rechazaron en un primer momento las facturas presentadas por los consejeros, al tratarse de simples albaranes cuyas fechas no coincidían con los días de pleno y que además estaban sin firmar. El Servicio de Intervención del Consejo les exigió facturas firmadas como requisito imprescindible para que, una vez aprobadas, fueran abonadas a los dos restaurantes sevillanos que, ni que decir tiene, aún no han cobrado.

Al parecer, estos consejeros han, presuntamente, falsificado las facturas, agrupándolas, haciéndolas coincidir con fechas en las que se celebraban los plenos y repartiéndoselas entre ellos con la intención de que "cuelen" y sean abonadas por el Consejo, cosa que de momento no ha ocurrido y que, todo apunta, no ocurrirá. Esto se contaba en los informativos de la COPE de aquellos días.

Además, hay otros 24.000 euros en desplazamientos irregulares. Los dos vehículos oficiales de los que dispone el CAA, con un solo chofer, son coches matriculados hace un año destinados, en teoría, para uso exclusivo del presidente. Uno de los coches suma 79.000 kilómetros y el otro 60.000. Además, el dossier refleja que a dos de las consejeras, se les recogía en sus respectivos domicilios de Cádiz y Jaén, en vehículo oficial, casos que no están contemplados en la normativa interna del Consejo. Tal como suena. Pero con todo, hay otro detalle espectacular. En 2007, una de las consejeras socialistas, gastó en taxis algo más de 1.500 euros, a pesar de que estuvo de baja por maternidad y durante cuatro meses sólo acudió a los plenos y a alguna comisión

Pues bien, el Consejo remitió a uno de los consejeros a propuesta del PSOE estas facturas, quien, tras las informaciones publicadas en diversos medios de comunicación, se negó a firmar las facturas, ya que no todas eran de comidas en las que él hubiera estado, sino de otros de sus compañeros, comentan las mencionadas fuentes. Dicho consejero propuso al resto de los consejeros designados por el PSOE prorratear las facturas y repartirlas entre todos, lo que provocó el desacuerdo y se negaron a firmarlas ya que hacerlo sería reconocer que han participado en las comidas no oficiales con cargo a la institución denunciadas y cuyo coste superó los 30.000 euros en año y medio.

La negativa de estos consejeros a firmar las facturas ha provocado que estas facturas no puedan ser devueltas a la administración del Consejo y así se pueda proceder al pago de las minutas a los restaurantes, aseguran estas fuentes. Esta razón, explican, unida al hecho de que estos consejeros hayan dejado de acudir a estos restaurantes desde que se produjeron las denuncias, hizo los propietarios de estos dos restaurantes acudieron a la sede del Consejo Audiovisual a reclamar el dinero adeudado, que, señalan estas fuentes, asciende en cada caso a más de tres mil euros, esto es, unos siete mil euros en total.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios