Menú

'Público' le cambia el papel a 'El País' y Herrera confiesa sus náuseas ante el Gobierno

Otegi, el Sahara y, otra vez, la precaria imagen de España ante los inversores ocupan las portadas de este viernes. Las imágenes más impactantes son la de Zapatero con gafas a lo Caiga Quien Caiga capeando el temporal en Seúl y la de Montilla degustando unas judías, su peculiar "sapo" ante el 28-N.

MERCEDES R. MARTÍN
0

La imagen de las rockeras gafas de Zapatero contrasta con lo dramático de los titulares de la prensa, que hoy vuelve a hablar de diferenciales disparados con Alemania mientras se especula con una inminente quiebra de Irlanda. "Nunca antes había existido mayor percepción de riesgo de impago del país", subraya El Mundo bajo la fotografía. ABC suspira de alivio en su editorial: "Menos mal que el presidente del Gobierno está acompañado en Seúl por los líderes de algunas grandes empresas españolas". No se respira demasiada confianza en Zapatero.

Ni siquiera en Público, que recibió el golpe esta semana del espaldarazo del Ejecutivo a Prisa. En el periódico de Roures se habla con cierta indignación del Gobierno por su actitud en el conflicto del Sahara mientras se denuncia que Marruecos está "cazando" activistas españoles. Para el columnista Manuel Rico, "no es de recibo que un ministro suba a la tribuna y se haga un lío con la soberanía". También hay críticas en El País, aunque algo más tibias y concentradas en la persona del presidente del Gobierno. El diario continúa en su giro ante el Ejecutivo socialista y aunque en su editorial eche en falta, en general, "una mayor determinación por parte de la diplomacia española" ante este asunto, la crítica más acerada es a Zapatero por enviar a Moratinos a Argelia. No lo ve "ni oportuno ni comprensible" y afirma que "devalúa la posición internacional de la ministra Jiménez".

Las críticas más claras, sin medias tintas, están, no obstante, en otros diarios. Alfonso Ussía habla en La Razón precisamente de Trinidad Jiménez, a la que llama la "ministraza". Evoca "su sonrisa, su olvido, su ruina en el criterio, su bancarrota progre, sus derrotas en las urnas y su regalo ministerial" al recordar su gestión en los pocos días que lleva en el cargo. "Más que ministra de Asuntos Exteriores, es la cautiva del cacique", dice. En ABC, Carlos Herrera se desahoga a gusto. Confiesa que siente "náuseas" ante la realpolitik del Gobierno, esa que le obliga "teóricamente a hacer cosas que le repugnan con tal de no perjudicar los intereses nacionales". "Esa es la única razón por la que puede entenderse la posición meliflua y timorata del Gobierno", apunta. E insiste al final: "¿Qué haría usted si fuera el presidente? Puede incendiarse de ira como cuando los israelíes atacan campamentos palestinos o puede silbar y mirar a Seúl y dar por perdidas algunas altas miras históricas con tal de que no le ensucien el patio de casa. Eso último es la real politik. Un asco pero es así".

También Felipe González sigue de actualidad. A su pesar... o no. De eso habla precisamente Ernesto Ekaizer, dolido con la sinceridad del presidente. En Público, le reprocha de forma nada velada que intente hacer daño a Zapatero a cuenta de la guerra sucia. Dice que su confesión "ha sorprendido" sobre todo "porque permite salpicar con campañas a un gobierno que nada tuvo que ver con aquellos hechos y que siempre hizo un esfuerzo por desmarcarse". "¿Una jugada del inconsciente de González?", se pregunta. En La Gaceta, hay más novedades de este asunto. Cuenta el diario que Narcís Serra dio al entonces presidente los informes sobre la posibilidad de liquidar a la cúpula de ETA. Y en la portada de este periódico está quizás la foto más sorprendente del día en que arranca la campaña catalana. José Montilla aparece comiéndose unas judías verdes y el diario titula que el presidente "se traga el sapo de las catalanas".

Temas

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios