Menú

Puñalada definitiva a Zapatero en 'El País' y furor contra Pedro J. en 'Público'

Zapatero haría bien en no abrir hoy los periódicos. Son mayoría los que lo dan por finiquitado.

MERCEDES R. MARTÍN
0

Tres diarios -El Mundo, La Vanguardia y Público-, recogen las declaraciones textuales de un alto cargo del Gobierno que lo tiene claro: "El candidato será Rubalcaba". El diario de Roures lo incluye en su edición con un comprensible poco entusiasmo y un tono casi resignado: "El mensaje de que será candidato se viene difundiendo con insistencia en los últimos días desde círculos cercanos al presidente". El Mundo y el diario catalán lo llevan a la primera página y hablan de un plan en el que estarían trabajando ya el PSOE y el Gobierno para hacerle sucesor. El diario de Pedro J. dice que "no es descabellado pensar que hay quienes están actuando de espaldas al presidente con el propósito de crear una dinámica de hechos consumados". Y abronca a Zapatero por haberle dado en bandeja el poder en el Gobierno. Apunta incluso a un enfado entre ambos: "No sería extraño que hubieran surgido ya las primeras fricciones entre Rubalcaba y Zapatero, que podría estar molesto por el creciente protagonismo de su vicepresidente y ministro del Interior, que ayer respondió a todas las preguntas de la oposición en el Congreso y cosechó los aplausos de la bancada socialista".

Pero no es este el mayor disgusto que el presidente se encuentra hoy en la prensa. El País, que en esta ocasión no es portavoz de la rumorología en torno a su favorito, incluye un demoledor artículo de Josep Ramoneda que termina de derrumbar la imagen de Zapatero. Dice que ya se le advirtió a Zapatero de que debía hacer reformas en el ya lejano 2008 pero que el presidente no las ha acometido hasta ahora porque ya se "ha dado cuenta de que su descrédito es tal que su reelección sería imposible aunque lloviera dinero sobre España". Por ello, según el columnista, "ha decidido renunciar a la reelección y reformar todo lo que le pidan", con la esperanza de que se le reconozca como el presidente reformista en algunos años. Para Ramoneda, el problema estriba en que, como no va a presentarse, "lo que le ocurra al PSOE en 2012 ya no es su principal preocupación". Y habría un divorcio total con su partido ya que sus "intereses ya no coinciden". Zapatero, insiste, "quiere pasar a la historia" y el partido, "salvar los muebles".

El "furor reformista" de que hablaba Ramoneda pasa ahora por la tan comentada reforma de las pensiones que, según El País, está a punto de caramelo. "Por voluntad o necesidad", dice, las posturas se están acercando. En Público también destacan a toda página que están a "un paso del pacto social" pero hay cierto escepticismo. En ABC, mientras, se centran en el nuevo giro del presidente, que a fuerza de repetirse deja ya de ser noticia. En el editorial, recuerdan que el Ejecutivo, en este tema como en otros, "quiere jugar a todas las barajas" y "lanza un mensaje y su contrario", entreteniendo a la opinión pública "con apariencias de consenso". Por su parte en La Razón apuntan a otro dilema económico: la precaria situación de las cuentas de la Seguridad Social. Dicen que ministerios y ayuntamientos le deben 272 millones.

El 11-M, gracias a Javier Arenas, ha vuelto a las primeras páginas para alegría de unos y ensañamiento de otros. En El Mundo celebran que González Pons se haya comprometido a buscar hasta "la última verdad" sobre el 11-M. En Público, el espíritu es totalmente contrario y de hecho, sus columnistas centran sus ataques en el director de su competidor, Pedro J. Dice Ignacio Escolar que los dirigentes del PP han regresado a este "pantano" por "cobardía", arrastrados "del ronzal por su temido Pedro J., pero ya es hora de que la derecha deje la conspiranoia y pida disculpas por mentir". Mientras, Manuel Rico afirma en la misma dirección: "Hay que ser muy insensible para jugar con los muertos con el único propósito de arañar unos votos o de seguirle el juego a un periodista que se dedicó durante un par de años a vender periódicos manipulando el atentado".

Y en La Gaceta, vuelven a apuntar a José Bono. El motivo en esta ocasión, los viajes de dudoso destino organizados por el presidente del Congreso reconvertido en justiciero de los ciudadanos molestos con sus privilegiadas señorías. Según el diario, varios parlamentarios se desplazarán a Guinea para ver al dictador Obiang "a instancias del Gobierno" para "apoyar a los empresarios españoles que trabajan en la zona". La foto es para otra imagen, la de los hosteleros rebelados en Palencia portando en algún caso una pegatina antigobierno que regaló el diario hace unos días.

Temas

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios