Menú

Una comisión investigará el arranque erróneo de la nave Soyuz antes de regresar a la Tierra

Una comisión especial investigará el misterioso arranque de los motores de propulsión de la nave Soyuz TMA-2 poco antes de su partida hacia la Tierra desde la Estación Espacial Internacional (ISS). Los tres astronautas que viajaban en la nave, entre ellos el español Pedro Duque, han asegurado que ninguno de ellos tuvo nada que ver con el arranque ni saben por qué se produjo.

L D (EFE) El imprevisto arranque de los motores provocó una inclinación de 25 grados de la ISS y el consumo de combustible tanto de la estación como de la nave para volverla a la posición correcta. En la nave viajaban el ruso Yuri Malénchenko, el estadounidense Edward Lu y el español Pedro Duque. Malénchenko indicó que "la conexión de los motores no tuvo serias consecuencias, pero hay que entender lo que ocurrió", y para ello se ha creado una comisión especial.

Los astronautas ya fueron interrogados por sus instructores para aclarar los detalles de lo que ellos vieron en aquellos momentos y que "luego se puedan olvidar", explicó Duque. "La tripulación de la nave no pulsó los botones ni impartió ordenes de conexión de propulsores antes del desenganche con la ISS", dijo el comandante de la nave Yuri Malénchenko. Añadió que "nadie de la tripulación vio como se conectaron los motores" ni sintió el arranque: "Para nosotros lo ocurrido es incomprensible", remarcó.
 
Pedro Duque fue más preciso al describir lo ocurrido:"Todo ocurrió cuando estábamos en la estación. Al encender el panel, cuando debíamos controlar el estado de la nave, nos dimos cuenta de que algo había ocurrido", explicó. De inmediato, "informamos de ello a la Tierra y recibimos la orden de corregir la situación", dijo Duque.
 
A la espera de la caja negra
 
El astronauta español expresó su confianza de que lo ocurrido se aclarará gracias a la "caja negra", que graba todo lo que pasa a bordo de la nave. Aunque para ello habrá que esperar, pues el módulo en que regresaron a Tierra Duque, Lu y Malénchenko aún permanece en Kazajistán, cerrado y precintado, y no llegará a Moscú hasta el próximo lunes.
Los astronautas aseguraron que el aire a bordo de la ISS "es muy bueno" y el fallo del analizador estadounidense, que provocó alarma en la Tierra, tiene poca importancia, ya que, según precisaron, "todos los equipos de la estación están doblados y aún hay otros de reserva". "El análisis del aire es permanente", precisó Malénchenko. Tanto él como Lu, que vivieron en la ISS durante 185 días, aseguraron por experiencia propia que "la atmósfera es buena" y la "sensación es siempre la de respirar aire fresco".

También desmintieron que el nivel de ruido a bordo de la ISS sea excesivo y moleste a los habitantes de la estación. El astronauta norteamericano admitió que "hay ruido", pero precisó que es "igual que en cualquier avión de pasajeros, pero es normal, se puede hablar sin problemas". En resumen, la ISS puede seguir acogiendo expediciones duraderas, y para mantenerla en funcionamiento es suficiente la presencia permanente de dos personas, como lo hicieron él y Lu, dijo el astronauta ruso.

Temas

En Sociedad

    0
    comentarios