Menú

Trágico adiós del Barça a la Champions

Los culés fueron muy superiores, pero se toparon con el cerrojazo de un Chelsea que jugó con diez la segunda parte. Messi falló un penalti.

0

Durísimo golpe al Barcelona, que se despide de la Liga de Campeones de la forma más cruel. Como le ocurrió en la semifinal de hace dos años, entonces contra el Inter de José Mourinho, los azulgranas se han estrellado contra la muralla de un equipo ultradefensivo, en este caso el Chelsea de Roberto Di Matteo (2-2), y no podrán defender el título logrado el año pasado en Wembley. El fútbol ha vuelto a ser injusto. Como había advertido Fernando Torres en la víspera, "no siempre gana el mejor". Quien se ha equivocado en su pronóstico ha sido Guardiola al asegurar que "no tengo dudas de que estaremos en Múnich".

A diferencia de los experimentos que realizó en el clásico del pasado sábado en el Camp Nou, el técnico de Sampedor puso esta vez en el campo a sus mejores futbolistas, entre ellos Piqué, Alexis y Cesc Fábregas, y dejó en el banquillo a los canteranos Thiago y Tello, que fueron titulares ante el Real Madrid (1-2). Sí sorprendió al prescindir de Dani Alves, apostando por una línea de tres defensas. Quien no tomó riesgos fue Di Matteo, que puso en liza el mismo once que se impuso la semana pasada en Stamford Bridge, con Drogba, autor del único gol de aquel partido (1-0), volviendo a ganar la partida a Fernando Torres. Y, como en la ida, el planteamiento fue ultradefensivo, encerrándose los blues en su campo y esperando su oportunidad al contragolpe.

Desde el pitido inicial se vio que el Barça iba a tener la pelota y a crear las ocasiones frente al atrincherado rival. La primera la tuvo Messi (m.3), aunque echó el balón fuera cuando se preparaba para fusilar a Petr Cech. No iba a ser la noche del argentino, desaparecido en combate en los dos últimos partidos. Los planes de Di Matteo se empezaban a ir al traste con la temprana lesión de Gary Cahill, que había rayado a un gran nivel en Londres, cumpliendo con nota en el lugar del lesionado David Luiz. En lugar del inglés entró Bosingwa, que actuó como lateral derecho e Ivanovic pasó al central. Messi tuvo otra clara oportunidad en un mano a mano con Cech, que ha vuelto a demostrar por qué es uno de los mejores porteros del mundo (m.19).

El juego se endureció enseguida, como le interesaba al Chelsea. Si Di Matteo sufrió un contratiempo con la lesión de Cahill, también Guardiola sufrió un inesperado revés con la lesión sufrida por Piqué. El central, aturdido, tuvo que abandonar el campo poco antes de la media hora tras haber sufrido un encontronazo con Drogba y Valdés. En su lugar entró Dani Alves. El Barça, que se movía al ritmo que marcaban Cesc e Iniesta porque Messi estaba bien tapado por la zaga visitante, seguía sometiendo a un Chelsea absolutamente encerrado en su área.

Y el gol iba a llegar en cuestión de minutos. A los 35, Alves habilitó para Isaac Cuenca y éste sirvió un buen balón a Busquets, que sólo tuvo que empujarlo para batir a Cech, marcando así el camino para la remontada. Más aún se le complicaron las cosas a los ingleses cuando, en la siguiente acción, John Terry fue expulsado con roja directa por una agresión a Alexis sin el balón en juego. El colegiado turco Cuneyt Çakir lo vio y no dudó en enseñar la roja al veterano central inglés, de 31 años, que cometió un error propio de infantiles. Pero como no hay dos sin tres, los blues recibieron otro mazazo con el gol de Iniesta al borde del descanso. El manchego recibió un buen pase al hueco de Messi y no perdonó ante Cech.

Incomprensiblemente el Barça no supo cerrar el partido a pocos segundos del descanso y el Chelsea, en su primera llegada peligrosa al área rival, acortaba distancias para volver a tener la eliminatoria de cara. Sólo dos minutos le duró la alegría a los culés. Lampard sirvió un balón al hueco para Ramires, que batió con una soberbia vaselina a un Valdés dubitativo en su salida. Un auténtico golazo y una bofetada en toda regla a los casi 100.000 espectadores del Camp Nou, que asistían atónitos al 2-1.

Messi perdona y Torres da la puntilla

El Barça siguió a lo suyo tras el intermedio y la segunda parte comenzó con un claro penalti de Drogba a Cesc que Çakir se encargó de señalar. Lo lanzó Messi, el de siempre, pero acabó mandando el balón al travesaño. Se le esfumaba al Barcelona la oportunidad más clara de la noche. No se vinieron abajo los de Guardiola, que siguieron acumulando ocasiones. Alexis Sánchez lo intentó con un cabezazo picado que se marchó desviado por poco, tras un centro de Alves desde la derecha (m.54), aunque más clara aún fue la que protagonizó Cuenca, que no supo resolver ante un segurísimo Cech, todo un porterazo (m.61).

Con casi media hora por delante, el Camp Nou empujó más que nunca, animando a los suyos para que remontasen la eliminatoria en busca de la final de Múnich. Lo intentó el campeón de Europa por todos los medios, por las bandas, por el centro y por alto, pero se estrellaba una y otra vez contra el muro inglés. Guardiola, cada vez más cariacotencido, movió el banco dando entrada a Tello y Keita por Cuenca y Cesc Fábregas, respectivamente, mientras que Di Matteo metió en el campo a Fernando Torres en lugar de un Drogba que tuvo que emplearse muy a fondo en tareas defensivas, como todos sus compañeros, teniendo que actuar más de lateral derecho que de delantero centro, su posición natural.

No cejó el Barça en su empeño de remontar la eliminatoria y tuvo dos clarísimas ocasiones en apenas unos segundos (m.82), aunque el árbitro invalidó correctamente un gol de Alexis por fuera de juego y, en la siguiente jugada, Messi estrelló un balón contra el palo. Y como el Barça perdonó, el Chelsea, sin haber hecho absolutamente nada, acabó dando la puntilla en el tiempo de descuento. Torres, que suele marcar ante los azulgranas, se llevó la pelota en una contra para plantarse solo ante Valdés, recortarle y acabar marcando a puerta vacía.

Era el 2-2 en el minuto 92, ya sin tiempo para la proeza. Después de haber perdido el clásico ante el Madrid y, salvo milagro, también la Liga, el Barça dice adiós a otro título en sólo tres días. Nuevo mazazo para el barcelonismo cuando cada vez son más fuertes las voces que apuntan a un fin de ciclo. Ahora sólo le queda la Copa del Rey, cuya final disputará dentro de un mes ante el Athletic de Bilbao. En caso de ganarla, acabaría siendo poco consuelo para un equipo que ha marcado una época en el fútbol mundial.


Ficha técnica

Barcelona, 2: Valdés; Puyol, Piqué (Alves, m.25), Mascherano; Busquets, Xavi, Iniesta, Cesc (Keita, m.73); Cuenca (Tello, m.67), Alexis y Messi
Chelsea, 2: Cech; Ivanovic, Cahill (Bosingwa, m.12), Terry, Ashley Cole; Obi Mikel, Ramires, Meireles, Lampard; Mata (Kalou, m.58); y Drogba (Torres, m.80)

Goles: 1-0, m.35: Busquets; 2-0, m.43: Iniesta; 2-1, m.45+1: Ramires; 2-2, m.92: Torres
Árbitro: Cuneyt Çakir (Turquía). Expulsó con roja directa a Terry (m.38) por una agresión a Alexis. Mostró tarjeta amarilla a Mikel (m.31), Ramires (m.44), Ivanovic (m.48),
Cech (m.59), Lampard (m.72) y Meireles (m.88), del Chelsea; y a Iniesta (m.50 y Messi (m.71), del Barcelona
Incidencias: Pa
rtido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 95.845 espectadores, entre ellos unos 3.500 seguidores ingleses. En el palco se encontraban varias personalidades, entre ellos el seleccionador Vicente del Bosque

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Todos contra Rivera: "Mentiroso, miserable, bodrio, populista..."
    2. Estupor por la última actuación desafinada de Rosa López
    3. Virulento ataque de Marhuenda al Rey: le ordena humillarse ante el separatismo e Iglesias
    4. Guerra de navajazos tuiteros entre Daudén Ibáñez y Juan Carlos Rivero
    5. Pilar Rahola, indignada por la traición de Tous al 'clan de la paella'
    0
    comentarios
    Acceda a los 56 comentarios guardados

    Servicios