Latinoamérica
Noticias y opinión en la red
8N: nueva cacerolada

Toda Argentina se moviliza contra Cristina

Cientos de miles de argentinos salieron a la calle este 8-N en varios puntos del país para protestar contra Cristina Fernández.

LD / Agencias

"Está muy mal, está muy mal, mentirle al pueblo por cadena nacional", coreaba la multitud concentrada al pie del Obelisco porteño, epicentro de las marchas de protesta en Buenos Aires. Hasta allí llegó una importante columna de manifestantes portando una bandera argentina de 200 metros de largo, saludados a su paso por bocinazos, golpes de cacerolas y hasta panderetas.

Aunque no aún no se han divulgado cifras sobre el número de concurrentes, medios locales hablan de cientos de miles de personas. Como ocurrió en la convocatoria del pasado 13 de septiembre, las reclamaciones volvieron a ser múltiples y se reflejaron en pancartas exigiendo seguridad, respeto a la libertad de prensa, justicia independiente o denunciando la inflación, las restricciones cambiarias y una eventual reforma constitucional que habilite a Fernández a competir en 2015 por un tercer mandato presidencial.

La emblemática avenida 9 de Julio de Buenos Aires estaba sembrada con miles de papeletas bajo el lema "8N Yo me movilizo en defensa de nuestras libertades y derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional". Cientos de vecinos saludaban el paso de la marcha desde sus balcones, batiendo cacerolas, aplaudiendo y jaleando con gritos de "Argentina, Argentina".

Más concentraciones en otras ciudades

Las masivas concentraciones, que se desarrollaron sin incidentes, se replicaron en distintos puntos de la capital y en localidades del cinturón urbano bonaerense, como Ramos Mejía (oeste) y Lomas de Zamora (sur). También fueron multitudinarias las manifestaciones en grandes ciudades del interior del país, como Córdoba, Salta, Rosario, Mendoza, Santa Fe, La Plata y Bariloche, entre otras.

Asimismo hubo protestas de argentinos en el exterior, en ciudades como Miami, Nueva York, Sidney, Viena, Varsovia, Ginebra, Berlín, Roma, Milán, París, Barcelona, Madrid y Londres.

El 8N se vivió en las redes sociales, donde surgió la convocatoria, que este jueves operaron como tribuna de discusión acalorada entre partidarios y detractores de la protesta. Sectores del oficialismo han descalificado al "8N" como un intento de la oposición para desestabilizar al Gobierno.

Lo más popular