Opinión
Noticias y opinión en la red
En espiral

Cuando ser abierto es lo correcto

Entre las razones que Steve Jobs ha usado para explicar por qué los dispositivos móviles de Apple no soportan Flash, destaca que "no sea abierto". Dicho por el líder de la empresa que se caracteriza por controlar desde el hardware hasta el software de sus dispositivos, y que cada semana es noticia por los erráticos criterios que usa para aprobar las aplicaciones que se incluyen en la App Store.

Jobs, para defender que Apple sí es abierto, se basa en su contribución a WebKit, el motor de Safari, Chrome y la mayoría de los navegadores de teléfonos móviles. Que es como si Ramoncín defendiera que es un compositor porque hace treinta años retocó alguna canción, pero es significativo que Jobs lo destaque. Claro que por su parte Adobe, que vive de software cerrado como Flash y Photoshop, también presume de tecnologías abiertas como Flex.

Hemos pasado de "esto del software libre no es fiable, algo hecho por cuatro locos, que nadie puede usar en serio" a que cualquier empresa de tecnología tenga a gala su apertura y su contribución a la comunidad.

Incluso Microsoft, después de años de lucha a muerte, lleva algún tiempo haciendo aproximaciones al software libre. Lo último ha sido aportar código a Joomla!, uno de los gestores de contenidos web más populares, para que funcione mejor en su servidor web. Microsoft, como hace Jobs ahora, empezó por defender los estándares abiertos, al menos de palabra, para explicar por qué no era tan importante que su software fuera libre como que pudiera trabajar con tecnologías de otros fabricantes. Ahora ya no solo usa software libre internamente (lo lleva haciendo muchos años), sino que apoya proyectos que no compiten frontalmente contra sus propuestas y que pueden ampliar su base de usuarios.

¿Quiere esto decir que hemos alcanzado la última fase de la guerra? Ya saben, aquello que dijo Gandhi de "primero te ignoran, luego te ridiculizan, luego luchan, después has vencido". Sinceramente, no creo que podamos echar tan pronto las campanas al vuelo. Pero cuando "ser cerrada" se ha convertido en una de las peores acusaciones que puede hacer una empresa tecnológica a su competencia, no cabe duda de que algo ya ha cambiado.

Borja Prieto es autor del blog Desencadenado.