Opinión
Noticias y opinión en la red
Libro del día 5

El general implacable

Para muchos españoles, el caso Pinochet se ha convertido en un paradigma de las dictaduras hispanoamericanas y en un epítome del terror relacionado con las mismas. A esa circunstancia han contribuido factores tan poco claros como el que el general chileno derribara a un gobierno socialista –de comportamientos bien antidemocráticos, dicho sea de paso– o el que el juez Garzón pretendiera juzgar al dictador. Entre los resultados de semejante distorsión histórica y política ha estado el hecho de que la peor dictadura suramericana de la época, la argentina, ha terminado pasando a un segundo plano e incluso ha caído en el olvido. Se trata de una circunstancia lamentable porque, al fin y a la postre, su acción, sus huellas y sus resultados fueron mucho peores que en el caso Pinochet.

Es cierto que, como en el caso chileno, el golpe de estado vino impulsado por una situación de desorden social intolerable. Sin embargo, a diferencia de lo acontecido en Chile donde la represión fue considerable en los inicios y luego fue aminorando, en Argentina la acción de los militares –que inicialmente contó, no lo olvidemos, con un apoyo mayoritario de una población cansada de violencia callejera– se transformó en un modelo represivo que no sólo se perpetuó en la brutalidad sino que además actuó como un ente dedicado al saqueo y la pésima gestión de las riquezas del país. Ésa fue otra de las grandes diferencias entre las dos dictaduras militares. Mientras que la de Pinochet implicó cambios económicos que, en no pocas ocasiones, resultaron positivos, en Argentina, se perpetuó –y empeoró– la mala situación económica nacional.

La presente biografía de Videla constituye un libro cargado de interés –y de documentación– que se lee con la misma amenidad que si se tratara de una novela. El personaje, desagradable hasta la saciedad, que se va perfilando ante nuestros ojos, aparece como una mezcla de cosmovisiones añosas y poco eficaces, de falta de escrúpulos y de carácter despiadado. Rodeado de compañeros y colaboradores terribles, no pocos creyeron que Videla era el lado humano de la dictadura. En realidad, era el producto más acabado de una visión liberticida e ignorante que durante años se mantuvo en el poder gracias al ejercicio desnudo y brutal del terror.

María Seoane y Vicente Muleiro, ”El dictador. La historia secreta y pública de Jorge Rafael Videla”, Editorial Sudamericana, 2001, 639 pp.