Menú

Blanco pierde el juicio

Sólo Pepe Blanco y los suyos pueden reaccionar ante estos hechos tan dramáticos con unos ataques llenos de bilis y de intenciones retorcidas: pero con ello únicamente demuestran su nula catadura moral en lo político y en lo humano.

0

La cacería iniciada este fin de semana contra Esperanza Aguirre no cogerá por sorpresa a la presidente madrileña. Ya está sobradamente acostumbrada a las insidias y los ataques de los socialistas para tratar de desbancarla del poder. Sin embargo, en esta ocasión la ofensiva tiene una inquina especial y llamativa. El motivo debería ser evidente para todo el mundo: Aguirre sigue haciendo oposición al Gobierno de Zapatero y eso no se lo pueden perdonar; la presidenta madrileña no parece dispuesta a subirse al carro  del "liberalismo simpático" con el Ejecutivo y eso rompe todo el guión oficial escrito en La Moncloa para la presente legislatura.

Es cierto que los socialistas ya han dicho prácticamente de todo contra Aguirre; demasiados años de insultos, diatribas y descalificaciones como para sorprendernos por su actitud. Pero, aun así, lo que está ocurriendo ahora no tiene precedentes: el socialista Blanco ha perdido ya el poco juicio que le quedaba al reprochar a Aguirre que no aguantara hasta el final en Bombay, como si de los violinistas del Titanic se tratara.

Una pretensión absurda teniendo en cuenta que en Bombay tuvo lugar una auténtica ofensiva del terrorismo internacional, perfectamente diseñada para provocar la matanza que finalmente logró. Aguirre simplemente hizo lo que tenía que hacer: defenderse del terrorismo salvaje, a ella y a toda la delegación de la Comunidad de Madrid.

Sólo Pepe Blanco y los suyos pueden reaccionar ante estos hechos tan dramáticos con unos ataques llenos de bilis y de intenciones retorcidas: pero con ello únicamente demuestran su nula catadura moral en lo político y en lo humano. ¿Acaso sabemos qué habría hecho Rodríguez Zapatero si se hubiera encontrado en la misma situación similar? Probablemente lo mismo que Aguirre. Cuando una autoridad política se halla en medio del fuego terrorista, tiene la obligación de ponerse a salvo. Especialmente en el caso de Bombay, donde reinaba el caos y la situación estaba totalmente descontrolada.

A falta de buenas razones para hacer oposición, el Partido Socialista azuza la maldad y el resentimiento. Pretende extender las dudas sobre la actuación de Aguirre para luego cuestionar su gestión política. Una estrategia despreciable incluso para Blanco, que esta vez se ha pasado por completo de frenada. 

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Antonio Escohotado alfabetiza a Pablo Iglesias: "¿Ves alguna diferencia seria entre bolcheviques y nazis?"
    2. Los okupas llegan a los chalets de Pozuelo de Alarcón: "Ha sido una desgracia"
    3. Los tres grupos cercanos a Palomo Linares que provocarán "tensión" en el tanatorio
    4. Mila Ximénez pasa al ataque y ventila los trapos sucios de Mercedes Milá
    5. Lluís Llach amenaza con castigar a los funcionarios que no acaten la "legalidad catalana"
    0
    comentarios

    Servicios