Menú

Palomo Linares, gran torero y mejor persona

"Ser donante de órganos es un signo de generosidad que dice mucho de la persona".

Carlos Pérez Gimeno
0
Palomo Linares | Cordon Press

Sebastián Palomo Linares se ha ido para siempre ya que su corazón se había cansado de luchar. El diestro tuvo que someterse a una delicada operación el pasado viernes. En un principio, los ánimos estaban muy bien porque la operación salió de manera satisfactoria, pero esa alegría duró muy poco porque, según me comentan, a última hora del domingo la situación se agravó al sufrir un derrame cerebral y ser irreversible la situación.

Sus tres hijos -con los que no mantenía relación alguna- fueron avisados y se personaron en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde se le practicó la intervención quirúrgica.
El diestro sufrió varios infartos en los últimos años y su salud estaba mermada. A pesar de esto, siempre comentó las ganas que tenía de vivir y lo feliz que se encontraba con su nuevo amor, la abogada Concha Azuara, con la que mantenía una sólida relación desde hace algunos años y que en todo momento ha estado al lado del maestro.

palomolinares-conchaazuara.jpg
Palomo Linares y su mujer Concha Azuara

Sebastián era donante de órganos y todo parce indicar que una vez cerrado el protocolo, al ser una situación irreversible, le desenchufaron y a continuación se produjo el fallecimiento.

Ser donante de órganos es un signo de generosidad que dice mucho de la persona. Tuve la suerte de tratarle en muchas ocasiones y asistir como invitado a la boda de su hijo Miguel con Marta González, hija del también matador de toros Dámaso González. Una boda preciosa, con un triste final, a consecuencia de un temprano divorcio.

Se ha ido uno de los grandes del mundo toro y una gran persona.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios