Menú

El polémico beso con lengua de Bar Refaeli

El spot de la Super Bowl de GoDaddy, que incluía un apasionado beso de la modelo israelí, ha molestado a muchos espectadores. 

Chic
11
El spot de la Super Bowl de GoDaddy, que incluía un apasionado beso de la modelo israelí, ha molestado a muchos espectadores. 
Bar Refaeli y el beso de la discordia

De todos los spots emitidos en la pausa publicitaria de la Super Bowl, uno de los mayores escaparates mundiales por el precio al que se paga cada segundo de publicidad, sin duda ha destacado el protagonizado por la modelo israelí Bar Refaeli para la firma GoDaddy.com, empresa dedicada al registro legal de vídeos y contenidos en internet.

El anuncio, de poco más de medio minuto de duración, mostraba a la supermodelo besando apasionadamente y en un primerísimo primer plano al orondo actor Jesse Heiman, un recurrente de series televisivas y películas en Estados Unidos.

El objetivo del anuncio será resaltar las dos facetas de GoDaddy, que tiene un lado atractivo y sexy, representado por la modelo, y otro inteligente, que sería el correspondiente a Heiman. "Juntos son perfectos", asegura la narradora del spot, antes de que comience el apasionado beso.

Tal ha sido la polémica que muchos espectadores lo han considerado "escandaloso", como también la CBS, cadena que emitió el partido, y que censuró otras versiones del mismo anuncio por ser más explícitas que la finalmente emitida. Y es que Heiman y Refaeli tuvieron que repetir la toma hasta 45 veces, razón por la cual el joven actor aseguró a la prensa que se sintió ganador del "campeonato de los hombres".

Beyoncé y los plomos

Por otro lado, la cantante Beyoncé y un inesperado apagón fueron los otros protagonistas del domingo de la Super Bowl, la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), donde también hubo emoción contenida con la actuación del coro de la escuela de Newtown, que sufrió en diciembre una matanza que conmocionó a EEUU.

Ese coro, formado por 26 niños de la escuela primaria Sandy Hook, fue el encargado de abrir la ceremonia previa al partido con la canción America The Beautiful, al lado de la actriz y cantante Jennifer Hudson.

Después le tocó el turno a Alicia Keys, quien al piano y con un sexy vestido rojo de tirantes interpretó el himno nacional estadounidense en el SuperDome de Nueva Orleans, donde los Ravens de Baltimore se impusieron a los 49ers de San Francisco.

La actuación musical del descanso, la más esperada siempre, correspondió este año a Beyoncé y llegó precedida de la polémica después de que la estrella admitiera que cantó el himno nacional en falso directo, sobre una canción pregrabada, durante la ceremonia de la segunda investidura presidencial de Barack Obama.

La artista cantó como si tuviera algo que demostrar, con mucha fuerza y sin dejar de bailar sobre un escenario con fuegos artificiales y luces con la forma de su rostro y su larga melena.

Llevaba un conjunto de cuero negro de Rubin Singer, con guantes a juego y botines de tacón, y acompañada de más de 100 bailarines repasó algunos de sus éxitos como Love on Top, Crazy in Love, Baby Boi y Till the End of Time.

Se unieron a ella después Kelly Rowland y Michelle Williams, sus compañeras en el ya disuelto grupo Destiny's Child y vestidas también de negro. Las tres cantaron y bailaron sincronizadas Independent Woman y Single Ladies (Put A Ring On It).

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation