Menú

Las guerras internas de 'Sálvame': las disputas (reales) detrás de las cámaras

Belén Esteban o Rosa Benito mantienen disputas con responsables del espacio.

Chic
0
Belén Esteban o Rosa Benito mantienen disputas con responsables del espacio.
El equipo de Sálvame | Telecinco.es

Lo sucedido estos días con Rosa Benito, hablando no precisamente bien de los responsables de Sálvame, se añade a otros dramas tras las cámaras del popular espacio de Telecinco. Aunque la audiencia sigue pidiendo más, no pocos colaboradores han manifestado su cansancio o incluso su abierta enemistad con sus compañeros.

Rosa Benito no vive sus mejores momentos televisivos. Al menos con los compañeros del programa que le dio más fama. Hace tiempo que la colaboradora de Sálvame dijo adiós a su habitual cita en el plató, y desde entonces sus más y sus menos con los excompañeros de trabajo han sido constantes. De hecho, su relación con David Valldeperas, actual director del programa de tarde de Telecinco, es peor que mala.

Ambos han caído en un cruce mutuo de declaraciones a raíz de las habituales intervenciones de Rosa en Ya es mediodía, el espacio que conduce Sonsoles Ónega. El origen de todo podríamos calificarlo de anécdota: Kiko Hernández, excompañero de Sálvame, se cruzó por los pasillos de Telecinco con la ex de Amador Mohedano y ninguno de los dos se saludó. Valldeperas salió al paso de este tema y aseguró que, si estuviera en su mano directamente "preferiría no cruzársela".

Ella no se ha cortado un pelo y ha contestado en redes sociales que en ese programa sienten "obsesión" por ella, y que además sí que ha pasado página. "No fue mi época dorada... Mi época dorada es ahora", dijo, muy orgullosa de su adiós a Sálvame. Todo viene del intento de Valldeperas de que Benito quemase sus alianzas en directo, cosa que no hizo iniciando una guerra con el programa que sigue coleando aún hoy.

Belén Esteban y Raúl Prieto

La situación de Belén Esteban no llega al extremo de la de Rosa Benito, pero tal y como publicó Pronto esta semana, sus mejores tiempos en la cadena de Vasile parecen haber pasado. La apodada "princesa del pueblo" siente que sus compañeros le han retirado gran parte de su apoyo y que, en general, la cadena ha prestado más atención a otros personajes de su ya extensa galería.

Además de ciertos problemas personales con su ex, Fran Álvarez, que se niega a otorgarle la nulidad matrimonial que permitiría a Belén casarse por la Iglesia con Miguel Marcos, y del cansancio provocado por Toño Sanchís, pese a un largo proceso judicial favorable a la colaboradora, se añaden sus supuestas tensiones con Raúl Prieto, actual director de Viva la vida y una de las mentes creadoras del propio Sálvame.

Prieto, ahora en otro programa, no ha cesado de dar protagonismo a "enemigas" declaradas de Belén, ya se trate de María José Campanario, Olvido Hormigos o incluso Ángela Portero, con quien ya ha tenido rifirrafes incluso judiciales. Si a ello añadimos cierta tirantez con quienes antes eran sus aliados más cercanos, la situación para Belén es algo más difícil de lo habitual.

Un alud de problemas

No es la primera vez que un colaborador sale espantado de Sálvame por una situación de bullying. Anteriormente, Kiko Matamoros dijo adiós al espacio, como también lo hizo hace ya tiempo Karmele Marchante, en su caso desapareciendo para siempre de la faz del programa. Recientemente, también Raquel Bollo dijo basta, cansada de las tensiones que se derivan de un programa diario tan exigente.

Este mismo verano Carlos Lozano, tan versado en realities como Supervivientes o GH VIP, probó en sus propias carnes lo difícil que es encajar en el formato conducido por Jorge Javier Vázquez, acusando al programa de "mentir" en su relación con Miriam Saavedra. Lozano arremetió duramente contra redactores del programa y también de El Programa de AR.

El cisma de las Campos

El caso de Terelu Campos también merece un apartado propio. Lo de la presentadora, enemistada con todo el reparto al completo del programa, parece no tener ya vuelta atrás. Ni ella ni su hermana Carmen Borrego, como tampoco la propia matriarca del grupo, María Teresa Campos, han salido contentas del programa y ahora mismo se encuentran en una suerte de "impasse" en Mediaset.

La veterana periodista, además, vio cómo hace poco por fin finalizaba su contrato con Mediaset, quedando liberada de obligaciones contractuales que tan poco gustaban a quien fuera conductora de ¡Qué tiempo tan feliz!. Un espacio que le fue arrebatado para crear otro distinto, el Viva la vida de Toñi Moreno.

Un tartazo a Carmen Borrego en Sálvame Okupa destapó la caja de los truenos, con la hija de María Teresa Campos diciendo adiós al programa de la tarde. Su hermana Terelu fue después, cansada de las críticas del resto de los colaboradores. Desde entonces las pullas han sido constantes y variadas desde los dos bandos. Ahora mismo parece imposible que alguna de las Campos regrese a ese plató.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios