Menú

Seis consejos para que el cambio de hora no afecte a los más pequeños

Ya ha llegado la primavera y, con ella, la cita habitual con el cambio de hora. 

Virginia Pérez
0
Seis consejos para que el cambio de hora no afecte a los más pequeños
Niña durmiendo | Pixabay/CC/dagon_

El cambio horario se produce para ahorrar en el consumo energético y poder aprovechar más horas de luz durante el día, por lo que tendremos la sensación de que las tardes son más largas. Un cambio que suele gustar pero nos afecta, sobre todo a los niños, que son los más sensibles debido a su "puntual" reloj biológico.

Trastornos en el sueño, cansancio e irritabilidad pueden ser algunos de los aspectos en los que el cambio horario puede afectar a los niños, aunque también dependerá del carácter y forma de ser de los más pequeños, por lo que afectará a unos más que a otros.

¿Cómo podemos preparar a los niños?

Los niños verán principalmente afectados sus horarios de comidas y de sueño alterando así sus rutinas, tan fundamentales para ellos. Los pediatras aconsejan prepararles unos días antes de que se produzca el cambio para que puedan ir adaptándose poco a poco al nuevo horario.

Unas pautas que puedes seguir para hacerles más llevadero este cambio son:

  • Adelantar de 10 a 15 minutos los horarios tanto de irse a la cama como de despertarse. En cuanto a los bebés, es mejor que, cuando oigas que se despiertan, no acudas corriendo a su llamada y esperes un poquito. Cuando se vaya acercando el momento de irse a la cama se lo puedes ir anunciando para que el cambio entre estar con gente o jugando a verse sólo y metido dentro de su cuna o cama no sea tan drástico.
  • Las siestas también conviene adelantarlas y evitar que sean muy largas.
  • Adelantar 10-15 minutos el horario de las comidas y cenas.
  • Cerrar ventanas y cortinas una hora antes de que se vaya a ir a dormir para que él sienta que ya es de noche.
  • Darles de cenar algo más ligero mientras que los desayunos deberían ser más completos para recuperar energía.
  • Evitar que estén en contacto con aparatos electrónicos antes de ir a dormir, bebidas gaseosas o con cafeína y que estén realizando actividades muy enérgicas.

En dos o tres días tu hijo probablemente se habrá acostumbrado al cambio y ya sólo tocará disfrutar de esta nueva estación en la que hemos entrado.

¡Bienvenida PRIMAVERA!

Temas

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation