Menú

Cómo beneficia el yoga a nuestra salud

El yoga cada día es más practicado en el mundo y es normal ya que tiene muchos beneficios a nivel físico y mental.

El yoga cada día es más practicado en el mundo y es normal ya que tiene muchos beneficios a nivel físico y mental.
yoga, asana, pose | Pixabay/CC/AndiP

Es una disciplina que llega desde la India y que cuenta con más de 4.000 años de antigüedad. ¿Por qué es tan bueno el yoga? Porque combina la práctica de actividad física con la meditación para conseguir el equilibrio perfecto entre cuerpo, mente y emociones.

Todo esto tiene sentido ya que la palabra yoga, que procede de la raíz sánscrita yuj, significa "unión", "conexión". A esa conexión entre cuerpo y alma se llega a través de las asanas, una serie de posturas más o menos complicadas, combinadas con ejercicios de respiración.

Cabe destacar que esta práctica ha estado siempre muy extendida en la India, pero no se popularizó en los países occidentales hasta la década de 1950. En ese momento apareció el ‘yoga de las posturas’. Esta variante se centraba en tonificar el cuerpo, y debido a ella hay quien todavía considera que el yoga es tan solo una forma de hacer ejercicio físico.

Si embargo, el yoga es mucho más que ejercicio físico, es una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente. Esta práctica utiliza posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación para mejorar la salud general. Hoy en día la mayoría de las personas en occidente hacen yoga como ejercicio y para reducir el estrés.

Son tantos los seguidores de esta práctica que a lo largo del tiempo se han creado variantes para adecuarse a todos los gustos. Es el caso del Bikram Hot yoga, ideal para sudar y eliminar toxinas, ya que se hace en una sauna a 42 grados; el yoga dance, para los amantes del baile, o el aeroyoga, una suerte de posturas circenses realizadas en una especie de columpio, combinadas con asanas reinterpretadas y ejercicios similares a los del TRX.

Beneficios que tiene el yoga para la salud

  • Ganas fuerza y músculo

El yoga ayuda a mejorar la fuerza física de la personas que lo practican. A medida que se vaya avanzado en posturas más complicadas que impliquen trabajo de musculación, va aumentando la fuerza en todo el cuerpo, desde los pies hasta el cuello. Otro beneficio añadido es el alivio de la tensión muscular, ya que ciertos ejercicios inducen a su relajación.

  • Multiplicas tu flexibilidad

La flexibilidad es clave para practicar Yoga, pero no esencial, ya que esta cualidad se va desarrollando con el tiempo. En un primer momento percibirás rigidez en tu cuerpo, pero poco a poco los músculos tenderán a estirarse y las articulaciones tendrán más elasticidad. Lo único que se requiere para adquirir flexibilidad es paciencia y mucha práctica.

  • Mejoras tu equilibrio

Hay posturas tan conocidas como la del árbol o Vrkshasana, que ayudan a la estabilidad corporal y a tener conciencia sobre nuestro cuerpo. Para ello se necesita concentrarse en un punto fijo, que te permita controlar tu cuerpo sobre un apoyo o los que marque la propia postura.

  • Ayuda a fortalecer huesos y músculos

El yoga ayuda a evitar la pérdida de masa ósea gracias a que impide que el ácido láctico se acumule en el cuerpo si se practica de forma progresiva y constante. Es un ejercicio que contribuye a tener un cuerpo más tonificado además de aumentar la flexibilidad de las articulaciones.

  • Corriges tu postura

Muchos trabajos te obligan a estar sentado ante un escritorio durante horas, como consecuencia llegan los problemas de espalda, hombros, cuello… Lo mismo le ocurre a quienes se ponen ante el volante toda la jornada. El yoga te ayudará a corregir la postura con asanas como el árbol, la esfinge, mariposa, guerrero, puente, sol, arco o pez...

  • Reduces el estrés y la ansiedad

La práctica del yoga ayuda a disminuir la hormona del estrés, el cortisol, y a generar endorfinas, por lo que es una buena práctica para recudir el estrés. El estudio del sociólogo Ronald C. Kessler, profesor en el Harvard Medical School de Massachusetts, concluyó en que practicar yoga con regularidad ayuda a reducir estrés y ansiedad de la misma forma que lo harían los ansiolíticos. La meditación y los ejercicios de pranayama también ayudan a reducir el estrés y la ansiedad, al poner el foco en el aquí y el ahora. La mente se serena y desvía las preocupaciones y voces internas que la ponen en tensión y la agotan.

  • Mejoras tus relaciones sexuales

El Yoga contribuye a un mejor sexo para las parejas, puesto que determinados ejercicios fortalecen los músculos de la pelvis y ayudan a tener mejor apertura de caderas, tanto en hombres como mujeres. Posturas como la del Mula Bandha, cuenta con beneficios para las mujeres, ya que alivia los dolores menstruales y del parto y mejora sus relaciones sexuales. Por otro lado, muchos expertos inciden en que el yoga eleva la líbido. Sin duda, todo esto apunta a una mayor satisfacción sexual.

  • Evitas lesiones

El yoga es como una vacuna contra las lesiones. Si eres deportista, lo más recomendable es hacer estiramientos tras el entrenamiento y los que propone el yoga son ideales, puesto que la mejora de la flexibilidad ayuda a prevenir dislocaciones, esguinces y torceduras, entre otros. Si estás haciendo rehabilitación, practicar yoga favorecerá una recuperación más rápida.

  • Mejoras tu circulación sanguínea

Gracias a la ejecución de posturas invertidas o al yoga dinámico, se mejora la circulación sanguínea y la oxigenación a nivel celular, que llega a todos los órganos de nuestro cuerpo. Además, el yoga refuerza el sistema hormonal y el linfático.

  • Aumentas tu concentración

Con tan solo una sesión de 20 minutos de yoga al día, el nivel de concentración de una persona aumenta considerablemente. Pero no es la única mejora, también aportará mayor coordinación, tiempo de reacción y memoria. Las asanas que más te ayudarán a aumentar la concentración son el águila, el rezo, guerrero 2, el libro, el cuervo…

  • Estás más joven

Sabemos por multitud de estudios que el deporte ayuda a prevenir los achaques del envejecimiento y que ralentiza el mismo, ya que una buena masa muscular y unos huesos sanos son vitales para llegar a la vejez lo mejor posible. Con el yoga y la meditación conseguimos además revertir el proceso de envejecimiento gracias a su acción directa sobre la telomerasa, la enzima que protege los telómeros. Cuando estos se acortan, el envejecimiento llega con más rapidez. Por eso es tan importante que la telomerasa actúe y los alargue, lo cual vaticina una vida también más larga.

  • Aprendes a respirar bien

Las técnicas de respiración se dividen en respiración abdominal, torácica y clavicular. Cuando conseguimos realizar todas de manera correcta hablamos de respiración completa. La respiración en el yoga nos aporta muchos beneficios, como una reducción del estrés y ansiedad, una mejora de la tranquilidad y la paz mental, un aumento de la capacidad pulmonar, un mejor control de las emociones, una mayor resistencia física…

  • Adelgazas

Son muchos los que se han sumado al yoga para adelgazar. Está comprobado científicamente que hacer yoga ayuda a perder peso. Por ejemplo, se ha calculado que el vinyasa yoga tiene un gasto calórico de unas 7 kilocalorías por minuto. Si haces una hora de esta actividad habrás quemado unas 507 calorías por hora. Ideal como complemento a una dieta de adelgazamiento o para mantener la báscula a raya.

  • Duermes mejor

El yoga ayuda a regular los ciclos del sueño, ya que consigue elevar los niveles de serotonina, que nos relajan y nos permiten controlar el estrés, facilitando el sueño. Existen algunos estudios sobre este hecho, como el realizado por la Fundación para la investigación del Yoga Swami Vivekananda que concluyó en que la práctica de yoga puede incrementar el número de horas de sueño hasta 1 hora más (promedio por noche). Asimismo, las personas del estudio que hacían yoga tardaban 10 minutos menos en quedarse dormidas que las que no lo hacían.

  • Mejoras tu salud cardiovascular

Si practicas yoga habitualmente conseguirás este beneficio que no por ser el último es el menos importante. El yoga también ayuda a controlar la presión arterial y a obstaculizar la acumulación de la grasa en las arterias. Como resultado: menores posibilidades de tener un accidente cardiovascular (infarto coronario o cerebral).

Estilos de yoga

  • Ashtanga o yoga de poder. Este tipo de yoga ofrece un ejercicio más exigente. En estas clases, se cambia rápidamente de una postura a otra.
  • Bikram o yoga caliente. Se hace una serie de 26 poses en una habitación con una temperatura entre 35°C y 37.8°C. El objetivo es calentar y estirar los músculos, ligamentos y tendones, y purificar el cuerpo a través del sudor.
  • Hatha yoga. En ocasiones, este se utiliza como un término general para el yoga. Normalmente incluye tanto respiración como posturas.
  • Integral. Un tipo suave de yoga que puede incluir ejercicios de respiración, cánticos y meditación.
  • Iyengar. Un estilo que pone mucha atención a la alineación precisa del cuerpo. También puede mantener las posturas por períodos prolongados de tiempo.
  • Kundalini. Enfatiza los efectos de la respiración sobre las posturas. El objetivo es liberar la energía de la parte inferior del cuerpo de manera que pueda trasladarse hacia arriba.
  • Viniyoga. Este estilo adapta posturas a las necesidades y habilidades de cada persona, y coordina la respiración y las posturas.

Temas

En Chic

    0
    comentarios