Menú

¿Cuándo empieza el verano?

El verano es la estación más esperada del año por todos, ya que las vacaciones son más largas. Pero ¿Cuándo empieza realmente?

¿Cuándo empieza el verano?
Playa llena de gente en verano en Brasil | EFE

Lo primero que debemos saber sobre el verano es que este empieza en el solsticio de verano y termina con el solsticio de otoño. Normalmente, siempre que estemos en el hemisferio norte, el verano empieza el 21 de junio y finaliza el 22 de septiembre.

Ahora, para seguir avanzando hay que conocer los significados del término verano. Tiene varios dependiendo de la ciencia que lo nombre, sin embargo, en Libertad Digital solamente nos interesan en verano astronómico y el verano meteorológico.

Por una parte, el verano astronómico es la época del año que va que desde el solsticio de verano hasta el equinoccio de otoño. Por otra parte, el verano meteorológico, según la climatología y la meteorología, es el periodo de tiempo que va desde el 1 de junio hasta el 31 de agosto. El verano meteorológico comprende estos tres meses porque porque su comportamiento es más similar entre sí.

Solsticio de verano 2022

Antes de conocer cuándo se lleva a cabo el solsticio de verano debemos saber qué significa solsticio. La palabra solsticio viene del latín ‘sol sistere’, ‘solstitium’ y sol quieto tiene todo el sentido que este nombre esté relacionado con la astronomía y la posición del sol porque está hablando exactamente de eso, de la posición del Sol con el ecuador.

Con el solsticio de verano sabemos que comienza la estación más calurosa del año, el verano y para conocer el momento exacto en el que comienza, tenemos que examinar la posición del Sol y la Tierra.

Sabiendo que la Tierra está en constante movimiento, sabemos que se trata de un solsticio cuando el Sol tiene una declinación meridional donde en el hemisferio norte llegando a un grado de +23º 27′ y cuando en el hemisferio sur se encuentra a -23º 27′ respecto al ecuador.

Cuando se produce el solsticio, el día o la noche alcanzan su máxima duración. En el caso del solsticio de verano, es el día el que alcanza su máxima duración. Por su parte, es la noche la que tiene su curso mayúsculo durante el solsticio de invierno.

Más luz solar no implica más calor

En el solsticio de verano, el hemisferio norte recibe más luz solar que en cualquier otro día del año, pero esto no significa que el primer día de verano sea el más caluroso.

La atmósfera y el océano de la Tierra actúan como barrera para el calor, absorbiendo y reradiando los rayos solares. Aunque el planeta absorbe gran cantidad de los rayos solares en el solsticio de verano, se necesitan varias semanas para liberar esa energía. Como resultado, los días más calurosos del verano normalmente coinciden en julio o agosto.

Motivo de antiguas celebraciones

Los antiguos egipcios, por ejemplo, construyeron las grandes pirámides de forma que el Sol, visto desde la esfinge, se situase exactamente entre dos de las pirámides en el solsticio de verano.

La cultura inca celebraba su correspondiente solsticio de invierno con una ceremonia llamada Inti Raymi, que incluía ofrendas de comida y sacrificios de animales e incluso de personas.

Recientemente, los arqueólogos han descubierto restos de un observatorio astronómico en una ciudad maya enterrada en Guatemala, en la que los edificios estaban diseñados de modo que se alineaban con el Sol durante los solsticios. Durante esos días, la población de la ciudad se resguardaba en el observatorio para contemplar a su rey dando órdenes a los cielos.

Y quizás el más famoso, el monumento de Stonehenge en Reino Unido, ha sido asociado con los solsticios de verano e invierno durante más de 5.000 años. Los observadores en el centro de estas piedras pueden contemplar el amanecer del solsticio de verano sobre Heel Stone, que se encuentra justo en el exterior del círculo principal de Stonehenge.

Temas

En Chic

    0
    comentarios