Menú

Cómo aplicar el 'wu wei' en la vida diaria para ser feliz

Existen métodos para todo, el ‘wu wei’ es la no acción para ser feliz. Significa dejar que las cosas sigan su curso sin la necesidad de controlar todo

Existen métodos para todo, el ‘wu wei’ es la no acción para ser feliz. Significa dejar que las cosas sigan su curso sin la necesidad de controlar todo
Mujer estresada por los exámenes. | Pixabay/CC/silviarita

Nadie duda que la cultura del ajetreo en la que vive inmersa desde hace años la sociedad tiene un efecto tóxico en las personas. El motivo es que una vida ajetreada aboca al estrés, que es factor de riesgo de muchas enfermedades. Y el estrés no solo provoca infelicidad y roba salud, sino que también bloquea mentalmente e impide que se saque todo el potencial que uno tiene. A menudo, trabajar mucho y angustiarse por todo no es sinónimo de éxito o de lograr más cosas en la vida. ¿Y si se deja que las cosas sucedan de forma natural sin necesidad de controlarlo todo? ¿Y si no hiciera falta preocuparse tanto por todo porque las cosas ocurrirían igual?

Pero, si hacer un gran esfuerzo, ¿Se puede cambiar algo para que el estado mental mejore? Esto es lo que el método Wu Wei propone ya que se basa en la no acción, o en el fluir natural. El objetivo que persigue es que se entiendan los problemas de otra manera, desde otro punto de vista o perspectiva. Esta filosofía china tiene dos mil años de antigüedad y puede llevar a tener vidas más equilibradas y exitosas.

Mucha gente siente que la presión del trabajo o los estudios o problemas familiares o de salud pueden con ella y buscan en diversos métodos la serenidad y la paz interior. Para eso la filosofía oriental tiene siempre muchos métodos y opciones. El Wu Wei en este caso es sencilla de aplicar y, además, se relaciona con el bienestar psicológico y tiene beneficios para el día a día.

Qué es el Wu Wei

Wu Wei es un concepto central en la filosofía china, particularmente en el taoísmo, que se traduce como "no acción" o "acción sin esfuerzo", pero su significado es más profundo y complejo. Implica alinearse con el flujo natural de la vida en lugar de resistirlo o intentar cambiarlo forzosamente. Más concretamente, es como dejar que las cosas sigan su curso natural sin interferir demasiado, es algo así como dejar fluir.

Lo bueno de este método es que requiere casi cero esfuerzo, pero eso no quiere decir que simplemente haya que sentarse y holgazanear. Sino que el Wu Wei consiste en permitir que las cosas sucedan naturalmente y dejar de lado la necesidad de controlarlo todo. Esta filosofía hace hincapié en tomar medidas o actuar cuando sea necesario, pero sin forzarse a uno mismo con un esfuerzo o tensión excesivos. Además, la investigación ha demostrado que este método puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, al tiempo que aumenta la satisfacción y el bienestar general.

Para comenzar a practicar el Wu Wei, es fundamental aprender a soltar el control excesivo y la resistencia a las circunstancias que no se pueden cambiar. Por tanto, en lugar de forzar las cosas, hay que aprender a adaptarse a las situaciones y encontrar la armonía con lo que está sucediendo en el presente. Además, es esencial cultivar la confianza en uno mismo y en el universo. Es tan sencillo como que creer en que las cosas se resolverán de la mejor manera posible, incluso si no se puede ver en el momento, ayuda a liberarse del miedo y la preocupación constante.

Un buen ejemplo con el que se explica mejor la forma de actuar que sigue el Wu Wei está en el crecimiento de una planta. Esta crecerá mediante inacción y no se puede forzar de ninguna manera su crecimiento. De esta forma, la planta se seguirá desarrollando hasta que se convierta en un árbol. Parece fácil, pero no lo es: lo cierto es que resulta muy complicado no hacer nada.

Los pasos para aplicar el Wu Wei

Practicar el Wu Wei es adentrarse en una filosofía de vida que va en contra de lo que se impone en la sociedad. Es un concepto derivado de la filosofía taoísta, que invita literalmente a fluir con la vida, a no imponerse en contra de lo que resulta natural, para encontrar la serenidad y la felicidad a cada momento. Su aplicación como modo de vida permite lograr un nivel superior de calma mental, a nivel filosófico y emocional al mismo tiempo, y es ideal para estos tiempos de estrés y preocupaciones permanentes.

  • Hay que aceptar las cosas como son. En lugar de obsesionarse con cada detalle y angustiarse pensando que algo va a salir mal, hay que relajarse e intentar comprender que las cosas pueden no salir exactamente como se planean. Esto es algo que vale tanto para el trabajo como para las relaciones sociales o si se está preparando algo concreto. El motivo es tan sencillo como que no se puede controlar todo porque hay elementos naturales que escapan al control del hombre.
  • Practicar la aceptación y el desapego. Aceptar las cosas tal como son, sin juzgarlas o desear que fueran diferentes, libera de la tensión y permite encontrar la paz interior. Aprender a desapegarse de los resultados también es fundamental, ya que muchas veces uno se aferra a expectativas y se frustra cuando las cosas no salen como se espera. Dejar ir el apego a los resultados permite vivir con mayor serenidad y disfrutar del proceso en lugar de obsesionarse con el resultado final.
  • Aceptar la imperfección. Hay que partir de la base de que nada es perfecto, así que hay que dejar que las cosas se desarrollen de forma natural, sin forzar el resultado. Hay que entender que es normal cometer errores y más si se está aprendiendo algo nuevo, además, de los errores se aprende. No hay que fijarse solo en lo que se ha hecho mal, sino que hay que ser flexible y amable con uno mismo.
  • Practicar la atención plena. Es la mejor técnica para que la lista de tareas pendientes y el estrés no devore día a día. Consiste en concentrarse completamente en lo que se está haciendo en ese momento. Esa atención plena hace que no se piense en otras cosas y ayuda a vivir el momento sin angustiarse por lo que preocupa. Si cuesta conseguirlo, se puede hacer el ejercicio de fijarse en los sonidos de alrededor cuando se va caminando, en el tacto del volante del coche, en el sabor del alimento que se está masticando...
  • Desarrollar la atención tranquila. Según Lao Tzu, para aplicar el Wu Wei hay que estar más quietos, atentos y dispuestos a aprender. Esa actitud permitirá escuchar tanto la voz interior como las voces que provienen del entorno, pero sin interferir en ellas, o sea, sin juzgarlas ni criticarlas.
  • Escuchar la intuición. Aplicar el Wu Wei en el día a día también demanda dejar de confiar únicamente en la mente lógica para prestar más atención a la intuición. A menudo esa intuición ayuda a fluir indicando el curso y la acción más espontánea, natural y sin esfuerzo, adecuada en tiempo y lugar, que favorece la armonía y el equilibrio.
  • Aprender a fluir con el tiempo y el ritmo natural de la vida. En la sociedad moderna, se vive constantemente apresurado y preocupado por el futuro, lo que puede generar ansiedad y estrés. Al practicar el "wu wei", se aprende a estar presente en el aquí y ahora, sin preocuparse demasiado por el pasado o el futuro. Esto ayuda a disfrutar plenamente de cada momento y a estar más conectado con uno mismo y el entorno.
  • Aprender a no preocuparse. Aplica el viejo principio "Si tiene solución, por qué te preocupas. Si no tiene solución, por qué te preocupas". No se trata de ignorar los problemas sino de verlos con perspectiva para poder actuar en consecuencia. En vez de preocuparse, algo que no conducirá a nada, hay que trazar planes de acción ante las contingencias. Con ellos uno se siente mejor, más seguro y confiado.
  • Aprender a confiar. Hay que confiar en el curso de la vida y en las capacidades de cada uno, solo así se podrán aprovechar las oportunidades cuando se presenten. Si no se confía en uno mismo, el temor al fracaso hará fracasar, de hecho, se convertirá en una profecía autocumplida. También hay que aprender a confiar en el curso de la vida. Muchas personas desaprovechan las oportunidades solo porque, inconscientemente, creen que no son merecedoras de ellas.

¿Pero es lo mismo la inacción que la pasibilidad?

Cuando se quiere seguir la disciplina del Wu Wei es bastante habitual incurrir en la pasividad, aunque no tiene nada que ver con la inacción. El Wu Wei no defiende en ningún caso la pasividad, más bien lo contrario: lo que se busca es que se hagan las cosas de manera natural, espontánea, pero que no se deje llevar ni por la impaciencia, ni por la inquietud o el desasosiego. De hecho, una de las bases principales de la disciplina es tal que así: "No dejes nada sin hacer." Eso sí, hay que buscar una manera de seguir las metas con el mínimo desgaste posible de energía. Para cambiar la forma de ver las cosas hay que centrarse en dos pilares básicos:

  1. Aprende a confiar en las situaciones y buscar las partes positivas de todo lo que está por venir.
  2. Aprovechar las oportunidades que se presentan, ya que puede que tan sólo vengan una vez en la vida.

El Wu Wei no implica que uno renuncie a sus sueños, pero sí que hay que considerar que para llegar a ellos habrá que enfrentarse a una larga serie de desafíos. Hay que estar alerta ante cualquier oportunidad que se presente, ya que así se podrá llegar a la meta sin malgastar energía.

¿Qué beneficios tiene el Wu Wei en el día a día?

Aplicar el Wu Wei en la vida cotidiana puede tener numerosos beneficios para el bienestar y la calidad de vida. Esta filosofía está directamente relacionada con aspectos psicológicos, por tanto, aplicarla sería una manera de invertir en el bienestar para poder alcanzar una mayor plenitud. Los beneficios de aplicar el Wu Wei al día a día son:

  • Reducción del estrés
  • Mayor claridad mental
  • Mejor relación con los demás
  • Aumento de la creatividad
  • Mayor bienestar emocional

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso