Menú

¿Qué cosas cotidianas podrían matarnos?

Se puede morir de muchas maneras, algunas más rocambolescas y otras por despistes. ¿Qué alimentos pueden matar? ¿Qué otras cosas cotidianas pueden?

Se puede morir de muchas maneras, algunas más rocambolescas y otras por despistes. ¿Qué alimentos pueden matar? ¿Qué otras cosas cotidianas pueden?
manzana, la mitad de la manzana, semillas | Pixabay/CC/TatsianaVusava

Siempre, tanto en la alimentación como en el cuidado personal, se ha dicho que la moderación es la clave pero a veces puede ser tan cierto como una cuestión de vida o muerte. El motivo es que hay diversas cosas cotidianas que pueden causar sobredosis o incluso la muerte, en determinadas cantidades.

Cada persona tiene un umbral del miedo y del dolor, pero hay cosas que objetivamente con ciertas cantidades pueden provocar daños a cualquiera. Lo que está claro es que hay mucha más gente que teme subirse a un avión antes que bajar unas escaleras, aunque las escaleras matan a mucha más gente que los aviones. Pero por ejemplo, es más que sorprendente el número de víctimas de resbalones en la bañera comparado con la de cualquier otra noticia en los medios de comunicación.

Por norma general, en la cotidianidad del día a día, las personas se enfrentan a diversas situaciones y objetos aparentemente inofensivos que, sin embargo, podrían representar riesgos para la salud y seguridad. Algunas de estas amenazas pueden pasar desapercibidas en la rutina diaria, otras sin embargo son más llamativas.

De hecho, el ritmo de vida frenético que se lleva actualmente en la sociedad hace que muchas personas padezcan de estrés y, en muchas ocasiones, este se cronifique. Algo que podría resultar peligroso, porque, aunque el estrés en sí mismo no parece letal, la exposición prolongada a situaciones estresantes puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardíacas, trastornos mentales y otros problemas de salud que pueden tener consecuencias fatales.

Alimentos y cosas cotidianas que pueden matar

  • Agua: Todo el mundo sabe que la deshidratación puede ser mortal, pero un exceso de agua también puede acabar causando el mismo efecto, ya que podría dar lugar a un desequilibrio de electrolitos. El motivo es que los riñones no serían capaces de procesar el exceso de agua y las células se inflamarían y, si la inflamación llegase al cerebro, sería el fin. Esto es importante y hay que tener en cuenta que los riñones son capaces de procesar cerca de 1 litro de agua por hora. Pero, ¿Cuánta agua sería necesario beber para intoxicarse? Esto es algo que depende de varios factores como el peso, el nivel de actividad y el ambiente. Pero, para hacerse una idea hay que saber que 6 litros de agua podrían acabar con una persona que pesase 75 kg.
  • Chocolate: No es algo nuevo que el chocolate es tóxico para los perros ya que contiene una sustancia denominada teobromina que también puede ser tóxica para los humanos. Pero, ¿Cuándo puede morir un humano comiendo chocolate? Si se llega a consumir 1000mg de teobromina por kilo de peso corporal puede ser mortal, esto, teniendo en cuenta que el chocolate con leche contiene unos 2,4mg por gramo, hace que sean aproximadamente 85 tabletas de chocolate la dosis mortal.
  • Naranjas: Las naranjas son deliciosas y estupendas para la salud, pues tienen una gran cantidad de beneficios como la regulación de la presión arterial, la prevención de la enfermedad renal y la disminución del colesterol. Sin embargo, es posible morir de una sobredosis de vitamina C, eso sí, la cantidad necesaria de naranjas es desorbitada para el cuerpo humano ya que harían falta 11.000 naranjas para llegar a este punto, el equivalente a 809 suplementos vitamínicos.
  • Plátanos: Los plátanos son una gran fuente de potasio, pero un exceso de ellos puede tener terribles consecuencias. Para alcanzar semejantes niveles habría que comer unos 40 plátanos en un día. Pero, ¿Cuándo y por qué son mortales los plátanos? Los plátanos son mortales ya que son una gran fuente de potasio y este, en grandes cantidades es mortal.
  • Manzanas: El problema de las manzanas, al igual que con las peras o los albaricoques, no son la fruta en sí sino las semillas. El motivo es que estas contienen amigdalina, un compuesto que produce cianuro cuando se metaboliza. Por ello, si se ingieren hay que saber que altas dosis pueden provocar mareos y vómitos, aumento de la presión arterial, insuficiencia renal, coma e incluso la muerte. No obstante, al hablar de altas dosis hay que saber que depende de la variedad de manzana, pero en términos generales, habría que consumir entre 150 y 1000 semillas para que la dosis fuese letal.
  • Ciruelas: El problema aquí no reside en la fruta en sí misma, sino en sus semillas. Las semillas de las ciruelas contienen compuestos cianogénicos que el cuerpo puede usar para crear cianuro. Tomar una o dos no nos provocará ningún malestar, pero en grandes cantidades podrían provocar graves problemas de salud.
  • Cerezas: Las cerezas son una fruta exquisita, sin embargo, sus semillas al triturarse producen un veneno llamado cianuro de hidrógeno (ácido prúsico), que puede ser realmente tóxico. Por ello, hay que saber que si uno se traga un hueso, probablemente no pase nada, pero jamás debe morderse. El motivo es que uno o dos huesos de este fruto contienen cianuro suficiente como para inhibir una enzima llamada citocromo, desencadenando un fenómeno en el que las células se vuelvan incapaces de emplear oxígeno.
  • Albaricoque: Si bien tomar la fruta como tal no entraña ningún peligro, sus semillas contienen cianuro en su interior y si se consumen demasiadas pueden causar la muerte. Lógicamente ingerir 3 o 4 semillas no es peligroso, solo si se consumen en grandes cantidades y en un corto espacio de tiempo.
  • Tomates: Los tallos y las hojas contienen glicoalcaloides, un veneno que puede causar algunos problemas graves si el cuerpo es vulnerable. Lo único que hay que hacer es no comer las hojas, ya que, en el caso de ingestión, puede provocar malestar estomacal, calambres severos y ansiedad.
  • Patatas: A pesar de poseer tallos y hojas venenosas, el envenenamiento por patata es más bien raro. La mayoría de las muertes por consumo de patata han sido provocadas por comer patatas verdes o beber té de hojas de patata.
  • Carne cruda: La carne cruda, incluida la carne roja, las aves de corral y los mariscos, así como los huevos crudos, pueden contener bacterias de salmonela, que pueden provocar gastroenteritis en humanos. Si se tiene un sistema inmune débil, incluso puede matar.
  • Pulpo: En algunas partes del mundo es costumbre comer pulpo vivo, pero esta práctica puede ser altamente peligrosa ya que las ventosas del animal pueden quedar atrapadsa en la garganta y causar la asfixia.
  • Miel no pasteurizada: La miel que se vende en las superficies comerciales o tiendas es correcta porque ha sido pasteurizada. Sin embargo, la miel no pasteurizada puede contener grayanotoxinas, que pueden provocar efectos secundarios como mareos, debilidad y vómitos. En los más pequeños la miel no pasteurizada puede ser mortal.
  • Cafeína: Muchos no pueden vivir sin cafeína, ya sea en forma de café, té o refrescos. Pero la cafeína, a pesar de sus muchos beneficios, también puede ser perjudicial e incluso letal. De hecho, consumir más de 500mg de cafeína por día sería entrar en terreno pantanoso, es más, unos 687mg por día son más que suficientes para que el riesgo de sufrir un paro cardíaco sea elevado. ¿A qué equivale eso? A que una persona de 70 kg consuma unas 71 tazas de café, más de 250 tazas de té o unas 300 latas de refrescos con cafeína.
  • Alcohol: Millones de personas consumen alcohol a diario y la mayoría saben lo mal que uno se puede llegar a sentir tras unas copas de más. Hay que saber que el nivel de toxicidad se calcula mediante los controles de alcoholemia, que permiten saber cuál es la concentración de alcohol en sangre. Por ejemplo, un nivel de alcohol en sangre de 0,05% significa que la persona tiene 50mg de alcohol por 100ml de sangre. Si la concentración supera el 0,3%, podría ser mortal. Sin embargo, resulta difícil calcular esto en términos de unidades de alcohol, ya que existen muchas variables que pueden influir en el nivel de alcohol en sangre, como el peso y el género.
  • Cacahuetes: La alergia a los cacahuetes es una de las más comunes y pueden causar anafilaxia. Los síntomas típicos son constricción de las vías respiratorias y dificultad para respirar. Si no se trata, esto puede ser fatal.
  • Almendras amargas: A pesar de estar compuestas de nutrientes saludables, las almendras, solo las amargas, no las dulces, también contienen cianuro en su forma cruda. Esta es la razón por la que las almendras amargas deben tratarse antes del consumo. Necesitan someterse a un tratamiento térmico especializado para eliminar las toxinas. De hecho, es importante saber que solo 5-10 almendras amargas crudas serían capaces de matar a un adulto.
  • Sal: Los humanos necesitan sal, pero un exceso de ella puede ser letal. ¿Cuánto, exactamente? Entre 0,5 y 1 g por kg de peso corporal. Es decir, una persona de 90 kg tendría que ingerir entre 45,5 y 90 g de sal para que esta resultase mortal. Los sobres individuales contienen unos 0,75 g de sal cada uno, esto significa que esta persona hipotética tendría que consumir al menos unos 61 sobres de sal.
  • Azúcar: Unos 13,5 g de azúcar por 0,45 kg de peso corporal son más que suficientes para acabar con alguien. Esto equivale a que una persona de 80 kg consuma 2,44 kg de azúcar de una sentada.
  • Nuez moscada: La nuez moscada es tremendamente venenosa en altas dosis o si se administra mediante inyección. Los casos de envenenamiento por miristicina se deben al consumo excesivo de nuez moscada. Vómitos, alucinaciones, ansiedad o comportamiento irracional son algunos síntomas. Pero, ¿Qué sería una dosis alta de nuez moscada? Se considera una dosis altas 10 gramos o más. El motivo es que esta especia contiene unos componentes químicos que afectan al sistema nervioso central y a los neurotransmisores que funcionan de una forma muy similar a las anfetaminas.
  • Temperatura corporal: Las temperaturas extremas también pueden acabar con las personas. Una temperatura corporal de más de 40°C puede ser mortal. De igual forma, una temperatura corporal por debajo de 35°C desencadenaría una hipotermia, lo que también puede provocar la muerte.
  • Ser muy alto: Esto no es algo que se consuma, pero medir más de 2,70 m podría matarte. El estadounidense Robert Wadlow (1918 – 1940) está registrada como la persona más alta de la historia con 2,72 metros. Y toda esa altura le trajo muchos problemas, como un grave estrés en el sistema circulatorio y presión en la estructura ósea. Los investigadores creen que cada 2,5 cm, después de los 1,52 m, restan 1,3 años de vida.
  • No dormir: Mantenerse despierto durante dos semanas puede ser letal. Los científicos no saben con precisión cuánto tiempo soporta un ser humano sin dormir, pero algunos estudios con ratones muestran que estos animales soportan hasta dos semanas. No obstante, el récord de tiempo sin dormir para un humano es de 11 días, pero la persona no murió ni presentó consecuencias en su salud hasta que finalmente el sueño lo venció.
  • Aceites esenciales: Los aceites esenciales están muy de moda en la actualidad, pero tan solo 5 ml ya pueden ser mortales para un niño. En el caso de los adultos, una dosis de entre 5 y 15 ml también puede ser letal, si bien depende del tipo de aceite esencial que se consuma.
  • Bótox: El bótox es una proteína neurotóxica que puede usarse para varios fines, entre ellos los estéticos. Para que resultase letal, se necesitarían unos 68 nanogramos. Pero no hay peligro en un poco con fin estético ya que por cada frasco de 100 unidades hay 0,73 nanogramos de bótox. De media, la gente se inyecta unas 10 unidades por sesión.
  • Aguantar la respiración: Probablemente la mayoría de la gente ha probado a ver cuánto aguanta sin respirar, aunque seguro que casi ninguno ha llegado a hacerlo hasta correr peligro. Pasar 4 minutos sin oxígeno puede provocar daños cerebrales y más allá de los 6, la probabilidad de morir es muy alta
  • Música: A muchas personas les gusta escuchar música a todo volumen y, de hecho, suelen disfrutar de ella en los conciertos y discotecas. No obstante, se haría bien en asegurarse de que no supere los 185 decibelios si no se quiere sufrir una embolia que llegue al corazón y provoque la muerte o que la presión del aire haga que estallen los pulmones.
  • Altitud: El cuerpo humano deja de aclimatarse a la escasez de oxígeno a unos 8000 metros sobre el nivel del mar. En el mundo del alpinismo, a esta altura se la conoce como la "zona de la muerte", tanto es así que pasar entre 16 y 20 horas en ella (a veces incluso menos) puede ser mortal.
  • Aceleración: Las altas velocidades tampoco son algo que le siente bien al cuerpo humano. La fuerza g es una unidad de medida que se usa para determinar la aceleración. Si una persona se sometiese a más de 9 g, podría morir, de hecho, a 14 g de aceleración lateral, los órganos se saldrían de su sitio.

En Chic

    0
    comentarios