Menú

¿En qué consiste el método Chi Kung?

El Chi Kung es una terapia medicinal de origen chino basada en el control de la respiración. Elimina las tensiones y el estrés. ¿Cómo se practica?

El Chi Kung es una terapia medicinal de origen chino basada en el control de la respiración. Elimina las tensiones y el estrés. ¿Cómo se practica?
mujer, yoga, aptitud física | Pixabay/CC/AndiP

Cuenta la leyenda que los habitantes de la antigua China observaron el cielo cada día y advirtieron los ritmos con los que la luz se deslizaba del mediodía a la tarde, del crespúsculo al anochecer, y de la noche profunda y estrellada de vuelta al día. Esta armonía y precisión inspiraron su idea de que existe una energía que mueve todo el Universo a la que ellos llamaron ‘chi’. Gracias a su poder de observación también descubrieron que el movimiento celeste se reproducía en cuatro ciclos estacionales y que influían en los cambios de la naturaleza. Este movimiento celeste trazaba círculos, elipses y espirales como las caracolas o los anillos que se producen en el tronco de los árboles, las órbitas de los planetas y las ondas de un estanque al tirar una piedra. Y finalmente, se dieron cuenta de que el 'chi' coordina el organismo de los humanos y lo mantiene a temperatura constante, facilitando que los sistemas funcionen.

Por ello, el Chi Kung, también conocido como Qigong, es una práctica ancestral china que integra movimientos físicos, técnicas de respiración y meditación para cultivar y balancear el Chi o energía vital, dentro del cuerpo. Este método es una terapia medicinal de origen chino que pertenece al mismo grupo que otras terapias como el taichi o el reiki. Todas ellas proceden de la tradición oriental y sustentan sus principios en la importancia de canalizar de forma adecuada la energía vital a través de los diferentes meridianos que recorren el cuerpo.

Según dichos principios, el buen estado de la salud de cada uno dependerá de su capacidad para conseguir el correcto equilibrio entre la mente y el cuerpo; y dicho bienestar se logra, principalmente, a través de la meditación y del control de la respiración. De hecho, la traducción literal de chi kung vendría a ser ‘el trabajo de la respiración’, ya que este método terapéutico incide especialmente en la importancia de que la respiración sea consciente y acompañe a cada uno de los movimientos y pensamientos.

En qué consiste el Chi Kung

  • Integración de cuerpo, mente y espíritu: El Chi Kung se basa en la armonía entre el cuerpo físico, la mente y el espíritu. A través de ejercicios suaves y fluidos, técnicas de respiración profundas y meditación, los practicantes buscan alcanzar un estado de tranquilidad y equilibrio interno.
  • Cultivo y flujo del Chi: El objetivo central del Chi Kung es cultivar, fortalecer y equilibrar el Chi o energía vital que fluye a través de los meridianos del cuerpo. Se cree que una circulación fluida y sin obstrucciones del Chi es clave para mantener la salud y prevenir enfermedades. Los movimientos y posturas específicas ayudan a abrir y limpiar estos canales, facilitando el correcto flujo de energía.
  • Prevención y curación: Aunque el Chi Kung es preventivo por naturaleza, también se utiliza como método de curación. Practicantes y maestros afirman que puede ayudar a tratar y aliviar condiciones crónicas, reducir el estrés, mejorar la función inmunológica, aumentar la vitalidad y promover la recuperación de lesiones.
  • Accesibilidad y practicidad: Una de las grandes ventajas del Chi Kung es su accesibilidad. El motivo es que no requiere de equipo especial ni de un espacio amplio para su práctica, haciéndolo ideal para realizar en casi cualquier lugar. Además, sus técnicas pueden incorporarse fácilmente en la rutina diaria, ofreciendo una herramienta poderosa para el manejo del estrés y el bienestar general.

Cómo se practica el Chi Kung

La esencia del chi kung o qi gong es la sincronización armónica de los tres procesos vitales, esto es, cuerpo, mente (corazón) y respiración. La tradición oriental se refiere a estos tres procesos como los "tres tesoros". Por ello, la práctica de esta terapia requiere, a su vez, de tres pasos. El primero es el control del cuerpo, esto es, la relajación. Es importante relajar, en este orden, la mente, la respiración y, por último, el cuerpo. La finalidad de esto es que, al hacerlo, se abren los canales por los que circula la energía vital permitiendo que ésta fluya de forma correcta. El siguiente paso es regular la respiración hasta que se consiga que se realice de forma constante y tranquila. A la hora de practicar este proceso, el chi kung recomienda la utilización de ocho palabras clave, o formas de respirar, que ayudarán a modo de guía a lograrlo de forma satisfactoria. Son las siguientes:

  1. Sosegada
  2. Suave
  3. Profunda
  4. Larga
  5. Continua
  6. Uniforme
  7. Lenta
  8. Delicada

Y en último lugar estaría el control de la mente o corazón. Este paso es intrínseco a los dos anteriores, es decir, si se logra relajar el cuerpo y la respiración con éxito, la mente o corazón se relajarán y estarán en paz.

Además, hay que tener en cuenta que la práctica del chi kung puede ser tanto estática como en movimiento. En cualquiera de los dos casos, es muy importante estar bien apoyado, es decir que el cuerpo esté en una posición equilibrada y en contacto firme con el suelo. Para lograr que ese apoyo sea estable, el consejo que suele darse a quienes se inician en la práctica del chi kung es que, como si de árboles se tratara, imaginen que de su cuerpo o de sus pies nacen unas raíces invisibles, como una prolongación que los une firmemente a la tierra.

Beneficios del Chi Kung

Llamada también "Fuente de la Juventud", es un manantial inagotable de paz, salud y vitalidad y un método idóneo para mantenerse en forma y protegerse de la tensión y el estrés cotidiano. Numerosas investigaciones han demostrado que la práctica del Chí Kung es un ejercicio muy completo que beneficia a todos los órganos y sistemas del cuerpo.

  • Sistema Cardiovascular: Disminuye las pulsaciones del corazón y aumenta su irrigación y volumen, mejorando la función ventricular. Aumenta la circulación periférica y cerebral, y regula la presión arterial.
  • Sistema Respiratorio: Regula el ritmo respiratorio. Aumenta el volumen de ventilación pulmonar y alveolar.
  • Sistema Digestivo: Mejora la función gastrocólica, regula y fortalece la peristalsis, acelera la evacuación y elimina gases. Tonifica el hígado y el páncreas.
  • Sistema Nervioso: Protege la corteza cerebral a través de un mecanismo inhibitorio. Regula el Sistema Nervioso Vegetativo.
  • Disminuye los síntomas de la migraña.
  • Sistema Endocrino: Regula y mejora las funciones endocrinas: glándula hipofisaria, tiroides, testiculares, ováricas, suprarrenales y pancreáticas.
  • Sistema Inmune: Corrige alteraciones en el Timo, aumenta el número y capacidad de los linfocitos "T", aumenta las inmunoglobinas y el número y actividad de los macrófagos.
  • Sistema locomotor: Fortalece los huesos (evita la osteoporosis) y aumenta la elasticidad de músculos y tendones.
  • Acelera la recuperación de lesiones, operaciones y enfermedades.
  • Metabolismo: Activa y regula el metabolismo de lípidos (colesterol) y azúcares.
  • Emocionalmente, esta práctica ayuda a gestionar lo que se siente.
  • Favorece a la eliminación de toxinas.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Incrementa la energía.
  • Disminuye el nivel de estrés.
  • Facilita la digestión.

En Chic

    0
    comentarios