Menú

Cuatro consejos para superar el impacto emocional de una catástrofe natural

Cada persona tiene una manera de enfrentarse a las cosas pero hay situaciones que requieren acciones conjuntas. LD te cuenta cómo superar catástrofes.

0
Cada persona tiene una manera de enfrentarse a las cosas pero hay situaciones que requieren acciones conjuntas. LD te cuenta cómo superar catástrofes.
Erupción | Unsplash/Alain Bonnardeaux

Las catástrofes naturales son fenómenos que de vez en cuando sacuden el planeta y en ellas muchas familias en cuestión de horas ven como todo lo que han conseguido a lo largo de su vida se hace añicos. Además de eso está la incertidumbre de cuánto tiempo durará, esto genera ansiedad en la sociedad.

Perder la vivienda y los recuerdos de toda una vida, incluso el trabajo, supone además de una odisea personal un fuerte shock para quien lo sufre y puede derivar en estrés postraumático que dure años. Todos y cada uno de los fenómenos naturales, que la humanidad no puede controlar, causan problemas psicológicos y cuadros de ansiedad, ataques de pánico y depresión secundaria.

Partiendo de la base de que no se puede luchar contra un fenómeno como una inundación, un tsunami, un volcán o incluso un terremoto, lo primero que debe hacerse es entender y asumir dicha situación. Por ello, desde la Fundación Salud y Persona te quieren dar cuatro consejos básicos a la hora de enfrentar de la mejor manera posible este tipo de situaciones.

  • Maneja la desinformación

Justo después de cualquier desastre, independientemente de que sea natural o humano, se ve como en las redes sociales se vuelcan las opiniones y valoraciones de la gente, que solamente generan desinformación y estrés para quien lo sufre. Por ello una de las cosas más importantes que hay que hacer es acudir solamente a fuentes oficiales para evitar que las informaciones, vídeos o fotografías que puedan generar confusión o sean falsos se difundan y generen más incertidumbre y estrés.

  • Aceptar ayuda

Sufrir un desalojo, perder casi todo lo que se posee, de sus medios de vida a sus recuerdos más personales, es algo realmente traumático que tiene un impacto brutal en la salud mental de quienes lo están padeciendo. De hecho, como norma general el no ser consciente de ello puede provocar un colapso y sufrir ataques de pánico o ansiedad después de la tensión durante horas o días.

  • Respeta a las personas

Diferentes personas se enfrentan de manera diferente a estas situaciones, por lo que es importante escuchar sin juzgar lo que te están contando. Esto significa que cuando lo haces, te aseguras de demostrar que te preocupas, tienes paciencia cuando sientes que la persona no está preparada para abrirse, y usas preguntas que le permiten a la persona reflexionar e intentar afrontar, con sus propias herramientas, lo que está viviendo.

  • Primeros auxilios psicológicos

De acuerdo con el manual de Primeros auxilios psicológicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son tres los principios básicos:

Observar. Significa verificar la seguridad y las personas que necesitan atención de urgencia. Debemos prestar atención a las personas que tienen más probabilidades de necesitar atención especial (niños, personas con discapacidad o mujeres embarazadas).

Escuchar. Ayudar a la víctima a comprender que estamos ahí para ayudarle y que el riesgo ya ha pasado. Acompañar a la víctima y orientarla en la toma de decisiones y la ejecución de las acciones más urgentes para afrontar la situación.

Vincular. Esto ayuda a las personas a recuperar el control de la situación, es importante conectarlos a lugares donde puedan obtener necesidades básicas y compartir con ellos información sobre el estado de la crisis para que se sientan bien informados sobre lo que está sucediendo.

Fuente: Fundación Salud y Persona

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia