Menú

¿Qué es la hipocondría? ¿Cómo se presenta?

La hipocondría es una enfermedad que hace que se tenga una preocupación excesiva con las enfermedades. ¿La hipocondría hepática?

La hipocondría es una enfermedad que hace que se tenga una preocupación excesiva con las enfermedades. ¿La hipocondría hepática?
Médico auscultando a un paciente | Europa Press

La hipocondría es un trastorno de ansiedad en el que las personas están tan preocupadas por su salud que continuamente se observan e interpretan cualquier señal o cambio en el cuerpo que les confirma una enfermedad grave. Esto hace además que estén continuamente realizándose todo tipo de pruebas médicas para que les encuentren esa enfermedad que creen tener, pero, cuando van al médico, se quedan tranquilos por un tiempo aunque pronto les atrapa de nuevo la preocupación.

El término hipocondría proviene de la palabra hipocondrio que a su vez viene del griego hypokhondrion (prefijo hypo ‘debajo’ y khondros ‘cartílago’). Antaño, se creía que el hipocondrio era la base de la melancolía y, en el siglo XVII, la palabra hipocondrio se usó para hacer referencia a "espíritus inferiores" y a la "depresión". Fue en el siglo XIX cuando su significado evolucionó a "persona que cree siempre sufrir una enfermedad" y así surgió la palabra hipocondría y se llamó a quienes la padecen hipocondríacos.

¿Y según la RAE? Hipocondría es una preocupación extrema por la salud, de carácter patológico. Por su parte, en psicología, la hipocondría o hipocondriasis se relaciona con la ansiedad, ya que el principal síntoma de la hipocondría es la preocupación exagerada que la persona siente por padecer alguna enfermedad, hay casos en los que las personas sufren un temor desmedido a una enfermedad concreta o, básicamente, la persona cree que tiene todas las enfermedades, aunque esto sea una percepción irreal.

Hay que tener en cuenta que la persona hipocondríaca siente ansiedad por su salud, y, además, tiene la sensación y la certeza de que cualquier señal en su cuerpo es una enfermedad grave, aunque no tenga evidencias de ello. En el caso de que la persona realmente tenga alguna afección médica entonces los niveles de ansiedad que experimentará serán todavía mayores, en ocasiones hasta el punto de tener miedo a perder el control sobre su propio cuerpo. Por este motivo, la hipocondría, puede derivar en otro tipo de enfermedades que afectan a la salud mental, como depresión o sensación constante de frustración. Esto es debido a que los pacientes con hipocondriasis obtienen reiteradas negativas de los médicos, que indican que no padece realmente ninguna enfermedad grave, algo que los pacientes no suelen creer, creando esa sensación de malestar.

¿Qué significa ser hipocondríaco?

Sufrir trastorno de ansiedad por enfermedad implica vivir con miedo constante a adolecer una enfermedad o a tenerla y que este miedo avance y acabe por limitar la vida de quien lo padece. Por este motivo, las personas con hipocondría hacen excesivas comprobaciones del funcionamiento de su cuerpo. Por ejemplo, pueden tomarse la tensión de forma recurrente, comprobar su temperatura, verificar si el pulso es normal, revisarse la piel, las pupilas de los ojos… Además, el miedo que sienten estas personas va cambiando, es decir no se da con una única enfermedad. Un ejemplo de hipocondría es una persona que puede experimentar temor a tener un cáncer de mama, pero si de repente empieza a tener dolores de cabeza, entonces puede empezar a sufrir por tener un posible tumor cerebral.

Uno de los signos de hipocondría es recurrir con frecuencia a los médicos en busca de diagnóstico, aunque por otro lado, también hay quienes presentan evitaciones, es decir, sienten miedo de ir al médico y lo hacen lo menos posible, precisamente por la ansiedad y miedo que les da su salud. Las consecuencias de la hipocondría llegan a afectar en el día a día de una persona. Por ejemplo, puede que evite lugares con mucha gente para no contraer nada o hacer actividades que consideren que ponen en riesgo su salud. Pero hay que saber que, para poder decir que alguien es hipocondríaco tiene que manifestar esta ansiedad por la salud durante al menos 6 meses.

Síntomas de la hipocondría

Los principales síntomas que puede causar la hipocondría son la ansiedad y la preocupación excesiva por síntomas o molestias físicas del propio cuerpo. La mayoría de síntomas están relacionados con la ansiedad y pensamientos obsesivos hasta que el ciclo obsesivo se rompe al visitar al médico. Estos otros síntomas son:

  • Vértigos
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Taquicardia
  • Opresión torácica
  • Dolores musculares
  • Espasmos
  • Sudoración

Ejemplos, y causas más comunes

La interpretación catastrófica, por parte del individuo, de los signos corporales más ínfimos es el mecanismo que desencadena la hipocondría. Puede ocurrir, por ejemplo, con lunares, con pequeñas heridas, con la tos, incluso con los latidos mismos del corazón, con movimientos involuntarios o con sensaciones físicas no muy claras. Por ello, una de las características clave en los pacientes de hipocondriasis es que, al centrar su atención emocional en una determinada función biológica, es posible que se puedan formar síntomas orgánicos reales (fenómeno psicosomático), lo que hace referencia al efecto nocebo, es decir, a la aparición de un síntoma somático causado por un proceso psíquico. En cuanto a las causas que desencadenan la hipocondría se encuentran las siguientes:

  • Haber sufrido una enfermedad seria en el pasado.
  • Que un familiar o ser querido cercano haya sufrido una enfermedad grave.
  • Haber tenido padres u otros referentes demasiado sobreprotectores que centraron mucho la atención y dieron mucha importancia a problemas de salud poco graves.
  • Padecimiento de enfermedades mentales como ansiedad o depresión.
  • Sufrimiento por un evento estresante, como la muerte de un ser querido.

¿Cuáles son los síntomas de hipocondría?

  1. Síntomas cognitivos de la hipocondría

Los síntomas cognitivos son todas esas certezas de padecer una enfermedad y los estímulos que generan esta ansiedad pueden ser una revisión médica cercana, algún tipo de dolor que produce rumiaciones, estar pendiente del propio cuerpo en exceso para detectar posibles señales de que algo no anda bien, etc. Además, cuando el hipocondríaco tiene que acudir al médico tiene la seguridad de que el resultado no será positivo, que seguro que ese mareo que siente es algo más y que le van a desvelar la existencia de una enfermedad grave. Tanto es así que hay casos en los que, cuando las pruebas revelan que no hay nada grave, la persona pone en duda la profesionalidad del personal sanitario considerando que no le han dado el diagnóstico acertado y va en busca de una segunda y de una tercera opinión.

  1. Síntomas físicos de la hipocondría

Cuando aparece algún malestar o alguna señal física automáticamente se asocia siempre a algo grave. No obstante, hay que tener cuidado y no confundir la somatización con la hipocondría, aunque la diferencia sea sutil. Hay que recordar que la somatización se focaliza en síntomas físicos, mientras la hipocondría lo hace en el miedo a una posible enfermedad.

De hecho, la hipocondría genera mucha ansiedad en la persona para la que todos sus pensamientos y certezas catastrofistas en torno a su salud acaban repercutiendo en la parte física. Por ejemplo, con la ansiedad provocada se puede hiperventilar y eso puede acabar desembocando en que esa hipocondría puede producir síntomas como mareos, ansiedad estomacal, vértigos por estrés y esos síntomas físicos harán que todavía la persona se convenza más de que tiene una enfermedad.

  1. Síntomas conductuales de la hipocondría

Los síntomas conductuales por hipocondría son la evitación y las comprobaciones. En el primer caso, se trata de la resistencia a acudir al médico. En el segundo, se siguen una serie de conductas para comprobar o desmentir todo aquello que la persona cree que tiene. ¿Qué hará el hipocondríaco? Una persona hipocondríaca de forma habitual hará investigaciones por internet para "autodiagnosticarse", también preguntará a otras personas o incluso irá de forma repetida al médico y le hará muchas preguntas. El objetivo de la persona con estas comprobaciones es rebajar su nivel de ansiedad, pero en realidad lo que hace es entrar en un círculo de ansiedad. Hay que tener en cuenta que, cuando se busca información por internet y se acude al apartado de los síntomas, la información es bastante general, esa información tan general puede llevar a una persona a creer que su cuadro encaja a la perfección con esa enfermedad sobre la que se está informando.

Tipos de hipocondría

Aunque no existen distintos tipos de hipocondría, ya que este trastorno mental no se clasifica en tipos específicos, sí que puede manifestarse de diversas maneras y en distintos grados; ya sea como una preocupación persistente por tener una enfermedad grave, una atención excesiva a los síntomas físicos, o una variación en la intensidad y frecuencia de la ansiedad relacionada con la salud.

En algunos casos, la hipocondría puede ser leve, con preocupaciones ocasionales que no interfieren significativamente en la vida diaria de la persona. En otros casos, puede ser moderada, donde la ansiedad y la preocupación por la salud tienen un impacto notable en el funcionamiento diario, afectando las relaciones sociales y laborales. Por otro lado, la hipocondría grave puede llevar a una obsesión constante con la salud, con chequeos médicos frecuentes y una influencia disruptiva en casi todos los aspectos de la vida del individuo.

Hipocondriasis empática

Más allá de la hipocondriasis, se pueden dar diferentes ramas dentro de la patología, como es el caso de la hipocondriasis empática. Este tipo de afección hace referencia a la misma patología anterior, pero yendo más allá: los pacientes con hipocondría empática, sienten incluso los síntomas descritos por una persona de su alrededor. Por ejemplo, si una persona empieza a describir síntomas que padece, relacionados o no con cierta patología, la persona con hipocondriasis empática puede empezar a notar el padecimiento de los mismos síntomas descritos por el otro individuo. Hablando de sus componentes:

  • Hipocondría: más comúnmente referida como trastorno de ansiedad por enfermedad, es una condición en la cual una persona está excesivamente preocupada por tener o adquirir una enfermedad grave, a menudo interpretando erróneamente signos corporales normales o menores como prueba de enfermedad grave.
  • Empatía: la capacidad de entender y compartir los sentimientos de otro.

Por tanto, entrelazando estos conceptos, "hipocondría empática" sugeriría una situación donde la capacidad empática de una persona le lleva a experimentar ansiedad o preocupación por enfermedades basándose en los síntomas o condiciones de salud de otros. Sería como si la empatía por el estado de salud de otra persona provocase en el individuo una preocupación excesiva por su propia salud, al punto de experimentar síntomas o preocupaciones hipocondríacas.

Consejos para superar la hipocondría

  • Intentar a esos pensamientos catastrofistas darles un enfoque más objetivo.
  • Todas las personas cuando centran su atención en cualquier parte del cuerpo, empiezan a percatarse de sensaciones de las que no se habían dado cuenta y esto puede llevar a creer que son síntomas cuando no es así.
  • Las enfermedades no aparecen y desaparecen. Se puede buscar un patrón, ¿Ese dolor intenso ocurre cuando estás en horario laboral o siempre?
  • Probar a dejar de lado esas conductas de comprobar. El cuerpo tiene diversas fluctuaciones a lo largo del día y eso va a repercutir en el pulso o en pequeñas sensaciones de malestar que desaparecen sin más.

En Tecnociencia

    0
    comentarios