Menú

Lorenzo Silva: "El Princesa de Asturias ha demostrado audacia e innovación otorgándole el galardón a Fred Vargas"

El escritor ha hablado de la actualidad literaria durante la presentación de Lejos del corazón, su última novela, ambientada en Gibraltar. 

0
El escritor ha hablado de la actualidad literaria durante la presentación de Lejos del corazón, su última novela, ambientada en Gibraltar. 
El escritor Lorenzo Silva | Cordon Press

Ocurrió como una entrañable casualidad. Lorenzo Silva se encontraba presentando Lejos del corazón (Destino), su última novela protagonizada por el subteniente Bevilacqua y la sargento Chamorro, cuando saltó el anuncio de que el Princesa de Asturias de las Letras de este año había sido otorgado a la escritora francesa Fred Vargas. En un segundo, el género negro estaba de celebración en España. La pregunta, llegado ese momento, era obligada. "Es llamativo, desde luego", se atrevió a decir, "porque me acuerdo de que cuando yo escribí el primer libro de la saga, en 1995, me pasé tres años sin poder publicarlo". Su respuesta iba orientada a lavar la cara de un género que, en opinión del autor, "está estigmatizado; como si se tratase de la segunda división". Sin embargo, veinte años y dos millones de lectores después, el autor de una de las series de libros más prestigiosas de los últimos años quiso sonar esperanzador. "El Princesa de Asturias ha demostrado audacia e innovación otorgándole el galardón a Fred Vargas. Me atrevo a decir que tres o cuatro autores de novelas negras se han merecido el Nobel, y no lo ha logrado ninguno. Este es un ejemplo más que nos demuestra que, pese a su mala fama, el sistema nacional de premios literarios es muy innovador… Al fin y al cabo, yo gané el Nadal hace años, y no fui el primero de los que cultivamos este tipo de literatura en conseguirlo".

Lejos de robarle el protagonismo, el anuncio no hizo más que avivar una presentación que tenía tintes de aniversario. Junto al escritor, el Teniente Coronel Juan Rodríguez, jefe del departamento telemático de la Guardia Civil, y el Teniente Coronel Jesús García, jefe del departamento de delincuencia especializada y drogas, hicieron de anfitriones y abrieron las puertas de la sede de la Unidad Central Operativa (UCO) a la prensa. "Queríamos traeros a la casa de Bevilacqua, casi parece que podríamos encontrárnoslo en uno de estos pasillos", mencionó Silva. Y es que la nueva novela mantiene las pretensiones de las anteriores, y continúa con esa labor incansable que, de manera tangencial, muestra la verdadera labor de un cuerpo de seguridad "mal conocido, pero que lucha por el bien común y por proteger a los más indefensos". De esa manera, los ya veteranos protagonistas de Lejos del corazón deberán hacer frente a los retos que las nuevas tecnologías han sacado a la palestra. "Antes de ponerme a escribir sigo un protocolo. Mi objetivo es analizar la realidad, pero también debo evitar repetirme. En este libro me centro en tres factores interesantes: por un lado el ya conocido narcotráfico en el estrecho, con todas sus peculiaridades, por otro, he introducido un problema que cada vez preocupa más a la población, que es la ciberdelincuencia. Por último, en vez de narrar la investigación de un homicidio, he preferido hacerlo de un secuestro, que es algo que se conoce menos".

Así, tanto Bevilacqua como Chamorro investigarán el secuestro de un brillante joven, con antecedentes por delitos informáticos, en la zona del Campo de Gibraltar. A lo largo de la narración se irá mostrando la intrincada red del narcotráfico en el mediterráneo, además de las dificultades que tienen los investigadores a la hora de perseguir los delitos cibernéticos. "El título de la novela viene de una canción italiana que se llama ‘Lejos de los ojos’. Hace referencia a un dicho popular que es ‘Lejos de los ojos, lejos del corazón’, que sería el equivalente al español ‘Ojos que no ven, corazón que no siente’. Creo que es la frase que mejor define el cibercrimen, porque es mucho más fácil estafar a la gente a base de 'clics', sin conocer ni siquiera su aspecto físico", ha dicho Silva. Por su parte, el Teniente Coronel Rodríguez ha querido añadir un mensaje a colación: "La UCO vive un momento dulce últimamente con la resolución exitosa de varios casos mediáticos… Sin embargo tenemos la espinita clavada por todos aquellos que no hemos conseguido resolver. Además, también vivimos un momento negro en ciberdelincuencia, cada vez más en auge y más difícil de combatir".

Bevilacqua y Chamorro, en su mejor momento

Veinte años después, los queridos protagonistas de la saga no muestran síntomas de agotamiento. El lector ha podido seguirles a través de más de una decena de aventuras, y ha conocido de cerca sus éxitos y sus tragedias. Ahora, pasado el ecuador, parecen encontrarse en su mejor momento, pese a todo. "Están donde deben estar, y lo saben", ha asegurado Silva. "Cuando empezó todo yo decidí que mis personajes envejecerían a tiempo real. Eso me ha permitido ir mostrando muchos episodios de sus vidas. Han vivido crisis severas, en ocasiones, pero eso les ha llevado a donde están hoy, que yo considero que es su momento de madurez". Preguntado por el futuro que les espera, el autor no ha podido aclarar nada, "porque no lo sé. No tengo prisa por decidir. A Bevilacqua aún le quedan algunos años en el cuerpo, que pienso aprovechar, y a Chamorro más. Después, no sé, existen otros sectores, como el privado, aunque no termino de verle de detective. También hay más personajes. Puede coger el relevo su hijo… quién sabe".

Por último, Silva ha querido explicar su proceso de creación, y agradecer a los miembros de la UCO, "unos profesionales increíbles, que siempre me traen unas historias apasionantes", su ayuda a la hora de dotar de mayor consistencia a sus relatos. La labor de sus novelas, y del género negro en su conjunto, ha explicado, "es analizar el mundo en el que vivimos y mostrar de una manera cruda la realidad más íntima del hombre. En ese sentido, los investigadores son los que tienen más sabiduría". Además, ha asegurado que lo esencial, a la hora de investigar antes de escribir, "es pisar el terreno. Abrirse a todos los detalles para poder encontrar la verdad, como decía Stendhal".

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios