Menú

Jiménez Losantos, Herrero y el retorno de la derecha

Federico Jiménez Losantos ha acudido a En casa de Herrero para hablar de su último libro: El retorno de la derecha.

Entrevista a Federico Jiménez Losantos

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Federico Jiménez Losantos ha acudido a En casa de Herrero para hablar de su último libro: El retorno de la derecha.
Federico Jiménez Losantos y Luis Herrero | LD

Esta tarde, en En casa de Herrero, Luis Herrero ha querido entrevistar a Federico Jiménez Losantos por su último libro: El retorno de la derecha (Espasa). Se trata de un proyecto que se ha prolongado dos años y que le ha costado escribir a su autor "Dios y ayuda", en sus propias palabras. "De los nueve líderes políticos que había cuando comencé, sólo quedan dos: Ayuso y Abascal. Todos los demás han muerto o desaparecido", explica en antena él mismo. Pero la idea de fondo continuó y pudo concretarse finalmente, para llegar ahora a las librerías.

Esa idea pasaba por analizar exactamente la metamorfosis que ha sufrido la derecha política española en los últimos años, "sobre todo desde la aparición de Vox". "La derecha española siempre ha tenido un punto suicida", comenta. Siempre ha estado acomplejada, pero no se sabe muy bien por qué. "La derecha considera que sus ideas son mejores que las de la izquierda. Defiende la propiedad privada, el libre mercado, la tradición, la sensatez. Pero se considera peor que ella. Y es una cosa curiosa porque la clase política de la derecha siempre ha sido, por lo general, bastante mejor que la de la izquierda".

Para explicar el fenómeno, Jiménez Losantos incide en dos puntos: "Por un lado, sus líderes políticos nunca han entendido a su base social; y por el otro, ha estado sometida a ese arriolismo equivocado que consideraba que España es sociológicamente de izquierdas". "¡Qué va a ser España de izquierdas!". "En realidad, todo es una herencia de la Guerra Civil". La cosa se entiende mejor si se comprende el trauma que supuso el franquismo, la Guerra Civil y el terror rojo durante la Segunda República. "La derecha franquista tenía muy marcada la experiencia de la república, que fue un régimen contra media España; y tenía muy marcada la experiencia de la guerra, que fue deseada por la izquierda y ganada milagrosamente por la derecha, cuando partía con todo en contra para hacerlo".

Para comprender lo que ocurrió se puede observar cómo "los dos grandes partidos de la derecha se unieron a Franco desde el primer momento. Era media España que se levantaba, porque la estaban matando. Las primeras checas ya llevaban tiempo funcionando antes del 36. En realidad, el terror rojo comenzó en el 34". Y es que, según añade, lo que pasó aquí es equiparable a lo que había pasado antes en Rusia. "La diferencia es que allí ganaron los rojos y aquí, afortunadamente, los blancos".

Jiménez Losantos cree que en la manera de recordar ese episodio, y de utilizarlo políticamente, es en donde la derecha no ha querido competir con la izquierda. "Yo tengo abuelos de los dos bandos, y no me avergüenzo de ninguno de ellos. Lo que les debo ambos es respeto. Por eso, la única vez que yo he votado a Vox es cuando sacaron a Franco de la tumba. La derecha tiene que defender al bando nacional, porque es su bando. Sin que eso signifique atacar al otro más allá de en lo que hace mal".

La derecha y sus líderes

Analizando a los diversos líderes de la derecha en la democracia española, Jiménez Losantos se detiene en Aznar. "Todo esto que hemos hablado, esto que explica parte de lo que es la base social de la derecha, fue el primero en entenderlo más o menos. Sobre todo cuando estuvo en la Oposición, cuando recuperó una idea de país libre, que protegiese la propiedad y defendiese el libre mercado. Lo que nunca entendió es la naturaleza guerracivilista de la izquierda. Porque el PSOE nunca ha aceptado el turnismo y nunca ha querido aprender". Después de él llegó Zapatero, y después "Rajoy, que fue un traidor. No cumplió nada de lo que había prometido y no hizo nada a favor de su base social".

"El problema de Casado", por su parte, "es el mismo que el de Rivera: su falta de rigor moral. Porque si tú pides que te sigan, luego no puedes pedir también que te señalen el camino. Casado, detrás de la máscara, no tenía nada. Por eso era rehén de sus vicios: de sus celos contra Ayuso, de la dominación de Teodoro o de las manipulaciones de Almeida. De eso y de funcionar con un equipo de tercera división".

En medio de ese panorama, Vox surgió "como un movimiento patriótico de rectificación nacional". "Creció, sobre todo, después del golpe de Estado en Cataluña del 1 de Octubre". Y creció debido "a la inutilidad del PP de Rajoy, que no hizo nada por detener aquello". "Vox nació de DENAES. Era el PP". Todos venían de allí y querían rectificar el rumbo nacional que había abandonado el partido. Después llegaría a la formación un grupo de personas que venían de fuera de la política, gente que "se identificaba más con Trump, con Le Pen y con Alternativa para Alemania. Pero Vox en realidad no tiene nada que ver con eso". "La derecha española no es racista. Es católica".

Jiménez Losantos describe la base social de la derecha en España como heredera de una tradición muy concreta. "Es imposible leer a los clásicos, entender la historia de España, y ser racista", por ejemplo. "En la cultura tradicional católica española, además, la propiedad es sagrada". Todo se explica por la historia propia del país del que surgieron las primeras aproximaciones filosóficas y jurídicas a los derechos humanos, enraizadas en un humanismo católico que también desarrolló, "de forma muy elaborada", la idea de la dignidad del individuo a través de su libertad en el mercado. "Todo viene de España, y ese pensamiento que defiende la propiedad, la familia y la tradición está muy arraigado en su base social". "Lo que pasa es que la base social de la derecha no cree en la política". Y los políticos que dicen representarla "no la entienden". "Por eso cambia de partidos. Para ella los partidos son instrumentales. No es como la izquierda, que sí que es fundamentalmente política".

Una secta a la derecha de Vox: El Yunque

El libro también tiene un apartado periodístico, que es el resultado de la investigación que el autor ha emprendido acerca de ciertos grupos a la derecha de Vox. "Yo empecé la investigación", dice Losantos, "después de la polémica enorme que tuvimos en esta casa con los bebelejías. Porque la derecha en España nunca ha sido violenta. Ha sido irónica, combativa, pero no violenta. Y sin embargo, estos lo eran. Estaban organizados. Parecían podemitas". Losantos explica que fue el propio Santiago Abascal quien le advirtió de que se estaba formando un partido a la derecha de Vox, alrededor del canal de televisión 7NN.

El Yunque es una formación de extrema derecha surgida en México y aterrizada hace un tiempo en España. "Se trata de una secta diabólica, que se ha apoderado de diversos movimientos sociales que surgieron contra Zapatero, como Hazte Oír". "Es una secta violenta, terrible, que dice querer traer el reinado de Cristo en la tierra". "Hace cosas verdaderamente siniestras. No hay más que ver su juramento iniciático, en el que le dice a sus miembros que no han elegido ellos estar allí, sino que han sido elegidos". Por alguna razón, "Abascal no quiere que surja ningún partido a la derecha de Vox. Sinceramente, no sé muy bien por qué. Pero yo no creo que sea de El Yunque", sentencia Losantos. Se trata, en cualquier caso, de "una historia oculta, sombría, de la derecha en España. Y era algo que había que investigar y contar", como ha hecho él mismo en el libro.

El fenómeno Ayuso

Herrero ha querido preguntarle, también, por una cuestión que se desprende de la lectura. El hecho de que trate a Feijóo como un líder al que hay que tener en cuenta, desde luego, pero como uno más, al fin y al cabo, y que coloque a Ayuso como el verdadero fenómeno de la derecha. "Es que Isabel es un fenómeno", responde Losantos. "Hay cosas que son difíciles de explicar". "Ella ha adquirido su liderazgo a base de bofetadas, pero cuando le llegó la oportunidad estaba preparada. ¿Por qué es tan popular? ¿Qué hace que una cosa lo sea y otra cosa no? No se sabe. Pero ella es popular. Es una belleza antigua, como de española de las de antes. Tiene algo misterioso, que atrae especialmente a la masa. La gente confía en ella". Y eso es lo que la hace especial.

"Yo digo que tiene un liderazgo natural", concreta. "Feijóo es el liderazgo orgánico, junto con Abascal. Pero Ayuso es un liderazgo social que nació, además, no sólo enfrentado a la izquierda, como era de esperar, sino también a su propio partido". Que después de haber sobrevivido a todo eso "vaya a volver a conseguir una mayoría aplastante en Madrid es de un mérito asombroso". Y se explica principalmente porque "ella sí que entiende a su base social. La representa. Y eso sí que es una novedad en la derecha española".

En Cultura

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro