Menú

Champions League

El Real Madrid gana su décima Copa de Europa

Godín adelantó a los colchoneros, pero Ramos empató en el descuento. Bale, Marcelo y Cristiano marcaron en la prórroga.

128

La Décima, por fin. Se ha hecho larga la espera, pero ha merecido la pena. Doce años ha aguardado el Real Madrid, desde aquella volea mágica de Zidane en Glasgow -una perenne obra de arte-, para conquistar la ansiada décima Copa de Europa, que parecía haberse convertido en una obsesión. Y la ha conseguido tras derrotar al Atlético de Madrid en la prórroga de una vibrante final disputada en el lisboeta Estadio Da Luz, a la que se llegó gracias a un descomunal gol de Sergio Ramos de cabeza en el tiempo de descuento. Antes, en la primera mitad, Godín, el héroe colchonero que dio a los suyos la Liga en el Camp Nou, había adelantado al Atlético al aprovecharse de una horrible salida de Iker Casillas.

En el tiempo extra, con el Atlético fundido, no hubo color. El Madrid acabó aplastando a su rival con los tantos de Gareth Bale, Marcelo y Cristiano Ronaldo de penalti en la segunda mitad. Al conjunto rojiblanco se le acabó escapando la Orejona. Como hace 40 años, cuando se vio superado por el Bayern de Múnich en la repetición de la final disputada en Heysel.

En realidad, la final de Lisboa ya se había comenzado a disputar desde unos días antes con el juego del gato y el ratón al que se apuntaron los dos técnicos, Carlo Ancelotti y Diego Simeone. La placenta de yegua pareció obrar el milagro y Diego Costa fue titular. Pero el hispano-brasileño sólo aguantó en el campo nueve minutos, el tiempo que tardó en ser sustituido por Adrián. Arda Turan, que sí apuntaba al once, ni siquiera se vistió de corto. En el otro bando, Benzema y Khedira fueron titulares. La titularidad del alemán fue un palo en toda regla de Carletto a Illarramendi, a quien había venía señalando desde hacía unas cuantas semanas como el sustituto natural del sancionado Xabi Alonso.

Error con Diego Costa

La lesión de Diego Costa -tremendo error de Simeone, que metió en el campo a Adrián por el hispano-brasileño- fue el primer golpe para un Atlético que, como cabía esperar, saltó al césped jugando con mucha intensidad. Esperaban atrás los de Simeone a un Madrid que tenía la pelota pero no encontraba espacios para derribar una muralla difícilmente expugnable. Aún así, la primera ocasión fue blanca: Bale se aprovechó de un regalo en el medio campo para conducir la pelota, internarse en el área y probar fortuna con un disparo que salió desviado.

Y de lo que pudo ser el 1-0, sólo tres minutos después se pasó al 0-1. Se adelantó el Atlético gracias a un tanto de cabeza de Godín, que ganó en el salto a Khedira y, sobre todo, se aprovechó de la infame salida de Casillas. La pelota entró. Llorando, pero entró. Jarro de agua fría para el Madrid, que trató de reaccionar antes del descanso pero no encontró huecos.

El pundonor de Ramos

El Madrid volvió a intentarlo después del paso por vestuarios, pero no veía la forma de hincarle el diente a los colchoneros. Cristiano lo intentó en una falta, pero lanzó muy centrado y desvió Courtois. Se le escapaba la Copa al Madrid hasta que Ancelotti, a la hora de partido, supo reaccionar y dio entrada a Isco y Marcelo por Khedira y Coentrao. Y vaya si reaccionó el Madrid. Ganó en profundidad el equipo blanco, que en la recta final de los 90 minutos reglamentarios pasó a encerrar a su rival en el área.

También movió ficha Simeone con la entrada en el campo de José Sosa por Raúl García. Isco, pura magia, tuvo en sus botas el empate tras realizar un control estratosférico dentro del área, pero se le acabó escapando la pelota. Como también Bale, que lo intentó por dos veces en apenas cinco minutos, o Cristiano, con una volea dentro del área que salió por encima del larguero. En las filas rojiblancas, Filipe Luis se rompió a diez minutos del final y en su lugar entró Toby Alderweireld, que pasó a jugar como lateral izquierdo. Todo el Atlético se defendía con orden. Y a ello contribuyó David Villa, generoso en el esfuerzo para tratar de guarnecer su portería.

Pasaba el tiempo y al Madrid se le escapaba la Champions. Hasta que en el minuto 93, cuando el permisivo árbitro Bjorn Kuipers se preparaba casi para señalar el final del partido, apareció ese derroche de pundonor, ese ser que es todo testosterona y que se llama Sergio Ramos. El central, corazón de Camas, orgullo de Andalucía y de España, se elevó en el área tras un córner sacado por Modric para mandar de cabeza el balón al fondo de la red, sin que nada pudiera hacer Courtois en su estirada. El Madrid igualaba una final que tenía perdida e iniciaba así la remontada hacia la Décima.

El Madrid fue mejor en la prórroga

Se llegó inexorablemente a la prórroga, en la que el Madrid fue mejor. El Atlético estaba fundido, casi muerto, y era cuestión de tiempo que los blancos acabaran pasando por encima de su adversario. Después de una primera parte sin ocasiones, el equipo de Ancelotti asestó tres puñaladas mortales a su rival en apenas diez minutos. Di María apareció como una exhalación por la banda izquierda, dejó atrás a Juanfran y puso un centro al segundo palo. Tocó Courtois la pelota, que se elevó, y Bale apareció en el segundo palo para mandarla de cabeza a la red.

Game over. Todo visto para sentencia. Y más aún cuando Marcelo, siete minutos después, batió a Courtois con un disparo desde la frontal del área grande, mientras que Cristiano, ya con la final agonizando, estableció el 4-1 al transformar un penalti que él mismo provocó. La Décima, doce años después, ya es realidad. La Primera del Atlético, por contra, tendrá que esperar. Llegará, seguro, pero no de momento. Eso sí, será más temprano que tarde. Simeone y sus chicos la merecen.


Ficha técnica

Real Madrid, 4: Casillas; Carvajal, Varane, Ramos, Coentrao (Marcelo, m.58); Khedira (Isco, m.58), Modric, Di María; Bale, Cristiano y Benzema (Morata, m.78)
Atlético de Madrid, 1: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis (Alderweireld, m.82); Tiago, Gabi, Raúl García (Sosa, m.65), Koke; Villa y Diego Costa (Adrián, m.9)

Goles: 0-1, m.35: Godín; 1-1, m.93: Sergio Ramos; 2-1, m.110: Bale; 3-1, m.117: Marcelo; 4-1, m.120: Cristiano, de penalti
Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Mostró tarjeta amarilla a Raúl García (m.26), Miranda (m.52), Villa (m.72), Juanfran (m.73), Koke (m.86), Gabi (m.99) y Godín (m.120), del Atlético; y a Sergio Ramos (m.27) y Khedira (m.45+1), Marcelo (m.118), Cristiano (m.121) y Varane (m.122), del Real Madrid
Incidencias: Final de la Liga de Campeones disputada en el Estadio Da Luz de Lisboa ante 60.976 espectadores. En el palco se encontraban los Reyes de España; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; los ministros José Ignacio Wert y José Manuel García-Margallo; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, entre otras autoridades

Lo más popular

0
comentarios

Servicios