Menú

Así es el nuevo Milan que amenaza con volver a conquistar Italia y Europa

El club rossonero, que pasa a manos chinas tras el adiós de Berlusconi, están tirando la casa por la ventana para intentar volver a ser el que era.

0
El club rossonero, que pasa a manos chinas tras el adiós de Berlusconi, están tirando la casa por la ventana para intentar volver a ser el que era.
El nuevo dueño del Milan, Li Yonghong (c); junto a su brazo derecho, David Han Li (i); y el administrador delegado, Marco Fassone. | Cordon Press

Casi 200 millones de euros en fichajes este verano, y se espera que el gasto sea todavía mayor en las próximas semanas. El AC Milan, que desde hace tres meses está controlado por el consorcio chino Rossoneri Sport Investment Lux, tras completar el grupo Fininvest —propiedad de Silvio Berlusconi— la venta de la entidad por valor de 740 millones de dólares, está tirando la casa por la ventana para volver a ser el gran dominador del fútbol mundial. Después de muchos años de travesía por el desierto —su último gran éxito a nivel internacional data de 2007, cuando ganó la séptima y última Copa de Europa con un equipo en el que brillaban los Kaká, Shevchenko, Pirlo, Maldini, Nesta y compañía—, el club rossonero está construyendo un proyecto que, cuando menos, puede calificarse de "ilusionante".

El objetivo no es sólo salir de la mediocridad en la que se había instalado el Milan en los últimos años —en las cuatro últimas temporadas, el equipo finalizado la Serie A en octava, décima, séptima y sexta posición—, muy lejos de sus grandes logros pasados, sino volver a ser aquel equipo que dominó el fútbol europeo con mano de hierro entre finales de los 80 y principios de los 90 con Arrigo Sacchi y Fabio Capello, y más tarde, con Carlo Ancelotti como entrenador, conquistando sus dos últimas Orejonas en 2003 y 2007.

Ahora el técnico es Vincenzo Montella, que aterrizó en el banquillo rossonero en junio de 2016, y a su plantilla han llegado de momento hasta nueve caras nuevas: Franck Kessié y Andrea Conti (Atalanta), Ricardo Rodríguez (Wolfsburgo), Mateo Musacchio (Villarreal), André Silva (Oporto), Hakan Çalhanoglu (Bayer Leverkusen), Lucas Biglia (Lazio), Fabio Borini (Sunderland) y el fichaje estrella, el central Leonardo Bonucci (Juventus), éste por un traspaso que ronda los 40 millones de euros.

1407LEONARDOBONUCCI.jpg
Leonardo Bonucci, fichaje estrella para el Milan 2017/18.

A ellos se les puede sumar en las próximas horas el nombre de Álvaro Morata. Según informa La Gazzetta dello Sport, el Milan está dispuesto a pagar 70 millones de euros al Real Madrid por el traspaso del internacional español, al que ofrecería un sueldo de 10 millones anuales netos durante cinco temporadas. Sería la guinda al pastel de un Milan en cuya órbita también figuran los nombres de otros jugadores como Andrea Belotti (Torino), Pierre Emerick Aubameyang (Borussia Dortmund) o Renato Sanches (Bayern de Múnich). Aún queda mucho para el cierre del mercado en Italia (31 de agosto) y todo puede suceder.

"Llegará un jugador entre Belotti, Morata y Aubameyang", dijo hace unos días Marco Fassone, que desde el pasado mes de abril ejerce como administrador delegado del Milan en sustitución de Adriano Galliani. Y, de esa terna, es el delantero español quien más papeletas tiene para acabar como jugador milanista la próxima temporada.

Hay portero con Donnarumma

A todo ello hay que unirle otro golpe sobre la mesa que ha dado en los últimos días el Milan como es la renovación del portero Gianluigi Donnarumma. El joven guardameta de 18, cuyo representante es el polémico Mino Raiola, firmó la semana pasada un nuevo contrato con el Milan por cuatro temporadas más, hasta 2021, por el que percibirá seis millones de euros netos anuales, acabando así con un culebrón que incluso dejó al futbolista a los pies de los caballos ante la propia afición rossonera, que llegó a calificar al futbolista de "traidor" y "pesetero" ante una posible marcha a un grande de Europa, entre ellos el Real Madrid (Dollarumma, le llamaron en Italia, haciendo un juego de palabras con su nombre). Una ampliación de contrato que, de paso, dejaba al vigente campeón de Europa sin el portero de futuro con el que soñaba.

Donnarumma.jpg
Gianluigi Donnarumma, una de las estrellas del Milan de Montella.

Más allá de la larga lista de fichajes y la renovación de Donnarumma, el Milan también ha trabajado de lo lindo en el capítulo de salidas y, entre los jugadores que no renuevan sus contratos o que se se van traspasados o cedidos, hay que contabilizar por el momento hasta 15 bajas. Así, el próximo curso a las órdenes de Montella no estarán futbolistas como Diego López, Keisuke Honda, Andrea Poli, Lucas Ocampo o Gerard Deulofeu. Este último terminaba su período de cesión a cargo del Everton, y hace apenas tres semanas fue recomprado por el Barcelona a cambio de 12 millones de euros.

A todos estos nombres se les podrían unir en las próximas horas los del exsevillista Carlos Bacca, que no cuenta para Montella, y el lateral Mattia De Sciglio, que parece estar cerca de fichar por la Juventus de Turín tras el adiós de un Dani Alves que acaba de fichar por el París Saint-Germain.

El "misterioso" Mister Li

Pero, ¿quién está detrás de este nuevo y poderoso Milan? Si Marco Fassone es el brazo ejecutor del club en su calidad de administrador delegado —asumiendo el papel que Adriano Galliani, amigo personal de Florentino Pérez, había desempeñado en el club durante las tres últimas décadas—, la cara quizá menos visible del proyecto es la del millonario chino Li Yonghong, bautizado por la prensa italiana como Mister Li y calificado por la agencia AFP de "personaje misterioso".

La pasada primavera se acabó la era Berlusconi en el Milan. Fue en concreto el pasado 14 de abril cuando se formalizó la venta del club a a Rossoneri Sport Investment Lux por valor de 740 millones de dólares. Il Cavaliere ponía así fin así a más de tres décadas al frente del club, con más luces que sombras en el plano deportivo —un total de 29 títulos, entre los que destacan cinco Copas de Europa—, y un buen puñado de polémicas en el institucional.

"Tenemos una gran responsabilidad ante los tifosi y queremos estar a la altura de sus expectativas", dijo Mister Li cuando aterrizó en Milán, queriendo tener también unas palabras de agradecimiento a su antecesor en el cargo. "Quiero sobre todo agradecer aSilvio Berlusconi y a Fininvest la confianza depositada en nosotros. El Milan es un club top a nivel mundial, con 118 años de historia gloriosa (fue fundado en 1899). En los últimos 30 años el club ha obtenido numerosos éxitos. Todos estos éxitos y las estrellas que han jugado aquí hacen que los tifosi esperen un regreso del club a la cima de Europa", dijo Li Yonghong ante los medios.

"Nadie en China sabe quiénes son esas personas", dijo Marcello Lippi, que desde el año 2012 trabaja en el fútbol chino —primero como entrenador del Guangzhou Evergrande, uno de los clubes más poderosos del país (2012-2014), y luego como seleccionador nacional del gigante asiático, cargo que ejerce desde octubre de 2016—, en referencia a Li Yonghong. Y es que, en efecto, poco se sabe de Mister Li. Este empresario nació en 1969 en la provincia de Guangdong (sur) y desde 1994 vive en Hong Kong, según el portal en internet chino Netease.

fassone.jpg
Marco Fassone, el nuevo hombre fuerte del club.

Su brazo derecho es Marco Fassone, un experimentado dirigente del fútbol italiano que, antes de desembarcar en el Milan, ha trabajado en otros de los tres grandes clubes de Italia, bien como director general o como director deportivo: Juventus de Turín, Inter de Milán y Nápoles.

Además de dotar al Milan de un gran equipo competitivo que pueda luchar en 2018 por el título de la Serie A —no lo gana desde 2011, cuando en sus filas había jugadores como Ibrahimovic, Robinho, Alexandre Pato, Inzgahi, Pirlo, Seedorf o Gattuso, bajo la batuta de Massimiliano Allegri— y, a medio plazo, por su octava Copa de Europa.

Estadio propio y salida a bolsa

Eso a nivel deportivo. Porque el nuevo Milan no se queda ahí y también quiere tener su estadio propio. El club rossonero y el Inter comparten titularidad del estadio Giuseppe Meazza —se llama así oficialmente a partir de 1980— desde hace ya siete décadas. Un recinto, con capacidad para 80.500 espectadores, que es arrendado por ambos clubes a la municipalidad de Milán.

"Queremos dar al AC Milan un estadio a corto plazo", dijo Fassone a los periodistas el pasado 15 de abril, un día después de que el consorcio chino liderado por Li Yonghong completara la compra de la entidad. Al poseer su estadio propio, la entidad lombarda obtendría nuevos fondos mediante el control de los ingresos del estadio por la venta de entradas, publicidad y márketing. En definitiva, más dinero sin tener que depender de terceros ni de instituciones.

Además, Fassone también dejó caer una posible salida a bolsa del club. Dijo que podría ser uno de los objetivos a corto plazo, pero tampoco quiso dar más detalles.

Un proyecto deportivo ambicioso, estadio propio y salida a bolsa. Ingredientes más que suficientes para pensar que los nuevos dueños del club van muy en serio y que no es una quimera pensar en el Milan de antaño, aquel que arrasaba en el planeta hace ya más de un cuarto de siglo.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios