Menú

Liga

Claves para entender la crisis del Athletic: los 'leones' descienden en picado

El empate ante el Getafe deja a los rojiblancos en antepenúltima posición. Berizzo, más cuestionado que nunca.

0
Claves para entender la crisis del Athletic: los 'leones' descienden en picado
Momento en el que Mata chuta a puerta para empatar el partido ante el Athletic. | EFE

"El ganar no lo explica todo. Soy el primero que quiere ganar, pero no de cualquier manera". Son palabras del entrenador del Athletic Club de Bilbao, Eduardo Toto Berizzo, este domingo a mediodía en la sala de prensa de San Mamés, minutos después del empate en casa contra el Getafe (1-1). Otro partido que se le volvía a escapar a los leones: tras el gol de Nolaskoain, que había entrado al campo siete minutos antes por el lesionado Balenziaga —la cara en el banquillo de Cristian Ganea, que se estrenaba en una convocatoria, debió ser todo un poema—, Jaime Mata, absolutamente solo en el segundo palo, firmó el empate diez minutos después, con un cuarto de hora por delante.

Un tiempo en el que los leones lo pasaron muy mal porque el Getafe amenazó seriamente la portería de Iago Herrerín e incluso tuvo muy buenas ocasiones para haber firmado el 1-2, tres de ellas en el tiempo de descuento.

herrerin-joaquin.jpg

Otro tropiezo más del Athletic, que sigue sin levantar cabeza desde que ganó el partido de la primera jornada de LaLiga Santander ante el Leganés (2-1). Desde entonces, todo han sido empates (ocho) y derrotas (cuatro, curiosamente menos que un Real Madrid que lleva 5 en el campeonato) para el conjunto rojiblanco, antepenúltimo en la tabla con 11 puntos, a dos de la salvación que marca precisamente el Lega y con cuatro de ventaja sobre los dos últimos clasificados: Rayo Vallecano y Huesca.

Hay que tirar de hemeroteca —remontándonos a aquellas angustiosas temporadas 2005/06 y 2006/07, en las que el equipo coqueteó peligrosamente con el descenso—, para ver a un Athletic tan hundido en la tabla.

Lo cierto es que en el Athletic Club están con su entrenador, un Berizzo que dejó una gran impronta en Vigo y que salió por la puerta de atrás en Sevilla —despedido por la directiva nervionense, poco más de tres semanas después de que le detectaran un cáncer de próstata que, afortunadamente, dejó atrás hace ya varios meses—. "Tenemos muy buena relación. He tenido gestos de complicidad con él, queremos tener detalles y ganar por ellos, por todo el trabajo que hacen. La plantilla está al 200% con el cuerpo técnico", decía Iker Muniain, que ha renovado su contrato con el Athletic sin cláusula de rescisión, algo hasta ahora inédito en el fútbol español. Eso es, al menos, lo que venden de puertas para fuera, otra cosa bien distinta es lo que pueda ocurrir en Ibaigane.

berizzo-muniain.jpg

Mientras arrecian las críticas de no pocos aficionados hacia el técnico argentino, de 49 años, lo cierto es que el Toto ha tenido este lunes un cierto respaldo en las instalaciones de Lezama, después de que un grupo de seguidores le animasen gritándole que es "el mejor", además de exigirle que dé "caña" a los futbolistas.

El de este domingo es otro de los tantos partidos que se le ha escapado al Athletic esta temporada, después de haberse dejado también puntos en partidos que prácticamente tenía ganados, como por ejemplo ante el Huesca (ganaba por 2-0 y los visitantes terminaron empatando), el Real Madrid (Isco neutralizó el tanto inicial de Muniain), Betis (0-2 vencían los leones, que acabaron viendo cómo los locales firmaban las tablas), FC Barcelona (Munir puso el definitivo 1-1 en el 84'), Atlético de Madrid (los colchoneros acabaron ganando por 3-2 en el Wanda Metropolitano, pese a que los leones se pusieron dos veces por delante en el marcador) y ahora Getafe (1-1).

2611-isco-empata.jpg

Es decir: hasta en seis ocasiones se puso el Athletic por delante en el marcador para terminar dejándose puntos. Se repite así una situación, bastante delicada, que en Libertad Digital queremos explicar en varias claves:

1. No saber gestionar las ventajas

El plan de inicio del Toto Berizzo sólo parece funcionar durante los primeros minutos, en los que, pese al buen juego de los leones, emerge el déficit de este Athletic. No tiene gol, lo que supone una auténtica condena para equipos a los que se les supone menor nivel, y, cuando manda en el marcador, no tiene argumentos para blindar los tres puntos. Las miradas apuntan al entrenador y sobre todo a los futbolistas, incapaces de sacar a relucir el gen competitivo que requiere la situación de alarma que rodea a un Athletic al que le penaliza su impotencia.

2. Sin argumentos ofensivos

Al Athletic no sólo es que le cueste horrores hacer gol, sino también fabricar ocasiones. Y, en cuanto lo hace, parece caer en un estado de pánico que aprovechan sus rivales para crear peligrosos contragolpes y acabar empatando. El pasado domingo, tras estar agazapado durante más de una hora, el Getafe protagonizó un gran arreón final e incluso pudo acabar sumando los tres puntos en La Catedral.

3. Juego lento y previsible

Berizzo suele optar por un 4-3-3 con dos jugadores creativos en medio campo —Beñat y Muniain— y tres delanteros. Pero con eso no le da, ni tampoco con laterales profundos —De Marcos y Yuri Berchiche—. Al Athletic le cuesta mucho hilar juego, coger velocidad y ritmo en la combinaciones, lo que hace de los leones un equipo muy previsible. Fuera, con Iñaki Williams en punta, aún se libera un poco al espacio; sin embargo, en casa, con menos huecos, apenas logra vencer la resistencia rival.

4. Berizzo cambia el estilo pero no el sistema

El técnico argentino llegó avalado por su similitud con Marcelo Bielsa, adorado en Bilbao, y aún mantiene buena conexión con la grada a pesar de haber batido ya por dos jornadas el récord negativo de un entrenador del Athletic de partidos sin ganar. Son ya 12 encuentros, algo que no había sucedido en los 120 años de historia del club. El de Cruz Alta protagoniza, además, un hecho insólito: está dispuesto a cambiar de estilo, pero no de sistema. El Athletic se ha manejado mejor en el 4-4-2 (Betis, Barcelona y Atlético de Madrid, los mejores momentos de su equipo) que en el 4-3-3. Pero Berizzo insiste en este último esquema, innegociable para él. Incluso fue capaz de cambiar a Muniain y –entonces– Unai López por San José y Rico para mantener el 1-4-3-3 aún con más cemento sobre el césped.

2611-berizzo-arbitro.jpg

5. La rémora de Ziganda

La mala temporada del Athletic no es una novedad, sino la continuación del curso anterior, con José Ángel Cuco Ziganda en el banquillo, en un curso en el que los leones terminaron decimosextos en Liga con 43 puntos (10 victorias, 13 empates y 15 derrotas, con un triste golaverage de 8 goles en contra), fueron eliminados a las primeras de cambio (dieciseisavos de final) en la Copa del Rey por el Formentera y cayeron en octavos de la Europa League frente al Olympique de Marsella, a la postre subcampeón, por un global de 5-2.

6. Muchos señalados

Esta campaña empieza a haber nombres señalados: Iturraspe —empezó como relevo del recién fichado Dani García pero ya no cuenta para Berizzo—, Aritz Aduriz —aún no ha marcado un gol esta campaña—, Iñaki Williams —lleva ya casi dos años sin marcar en casa— e Íñigo Martínez —no ha hecho olvidar a Laporte y tiene en el VAR una auténtica espada de Damocles—. Muchos nombres en entredicho, a los que se les puede sumar también los de Beñat y Mikel San José. En definitiva, prácticamente la columna vertebral del equipo entera.

Los fantasmas vuelven a San Mamés ante esta peliaguada situación del Athletic. Berizzo dice sentirse "respaldado" por la Comisión Gestora que preside Josu Urrutia —el de Lequeitio dejará el cargo en las próximas semanas con la celebración de nuevas elecciones, tras siete años y medio como presidente de la entidad—, pero ya se sabe que esto del fútbol cambia de un día para otro y lo que hoy es blanco, mañana es negro...

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation