Menú

El BCE llama la atención a España: el riesgo de la deuda es "difícil de rebatir"

El BCE no suele expresar su opinión sobre los informes de la agencias de calificación, pero la preocupante situación de España le obliga a ello. Para el organismo, el toque de atención de S&P a Elena Salgado "es difícil de rebatir". Citi dice que la rebaja será en 2010.

0
El BCE no suele expresar su opinión sobre los informes de la agencias de calificación, pero la preocupante situación de España le obliga a ello. Para el organismo, el toque de atención de S&P a Elena Salgado "es difícil de rebatir". Citi dice que la rebaja será en 2010.
El Banco Central Europeo (BCE) no discute si la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) tuvo razón en rebajar la perspectiva crediticia de España pero considera que el informe que acompaña ese aviso "es difícil de rebatir".

Así lo afirmó el miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del BCE, José Manuel González-Páramo, que invita a leer la nota de S&P sobre la economía española: "Es corta, está en internet y es para todos los públicos".

S&P rebajó ayer la perspectiva de la calificación del crédito soberano español de "estable" a "negativa", aviso que se sumó a la degradación aplicada por esta misma agencia a Grecia dos días antes.

La Bolsa reaccionó a las decisiones de S&P con bajadas, que fueron más marcadas en Grecia y en España que en otras plazas europeas pues "los comunicados de las agencias de calificación se reflejan en el riesgo país", explicó.

"Los mercados reaccionaron de distinta manera. No voy a decir si la reacción fue excesiva o insuficiente, pues eso está por ver, pero sí que es normal que cuando una agencia emite un informe como el de ayer sobre España los mercados revisen sus posiciones", señaló.

Opinó que esa revisión puede ser para bien, pues "estos avisos son escuchados con mucha atención por los gobiernos y les llevan a hacer lo necesario para restaurar la credibilidad en los mercados".

Recordó en ese contexto que S&P ha sido la única agencia que ha rebajado su calificación del Reino de España, que mantiene la triple AAA en todas las demás, lo que significa que "hay que entender el mensaje en su contexto. Las calificaciones crediticias no son una ciencia exacta".

En su mensaje, S&P se refiere a la credibilidad de una política económica orientada a mantener la estabilidad presupuestaria e insiste en que hacen falta medidas enérgicas para asegurar que en 2012 ó 2013 la situación presupuestaria está bajo control pues, según la agencia, las medidas adoptadas no son suficientes.

"Yo creo, con matices, que es difícil no estar de acuerdo con esa observación", sostuvo.

González-Páramo recordó que el informe se refiere asimismo al nivel de endeudamiento del sector privado, que calificó de "realmente extraordinario" pues ronda el 180 por ciento del PIB.

La agencia de calificación advierte que, si no se toman medidas enérgicas no sólo presupuestarias, sino en el mercado de trabajo, será difícil que el crecimiento sea vibrante "y crecimiento es lo que se necesita para hacer frente a los problemas actuales", dijo.

Al comentario de que la lectura de S&P coincide básicamente con la del BCE, González-Páramo respondió: "Pues no voy a decir que no".

Pero, según el alto cargo del BCE, la nota de S&P tiene una parte positiva y es que reconoce que la economía española entró en la crisis en una posición relativamente sólida de sus finanzas públicas, aunque advierte que esta ventaja se ha perdido en muy poco tiempo y que el esfuerzo por hacer es "muy importante".

"Estoy convencido de que las autoridades españolas comparten este análisis y harán lo necesario para evitar que la perspectiva negativa de S&P se concrete en un cambio de calificación", dijo.

Preguntado por la reacción del mercado de divisas a la recalificación de Grecia y el aviso a España, González-Páramo aseguró que las decisiones de S&P no se han traducido en una presión sobre el euro.

"El euro no está bajo presión, de modo alguno. El euro es una moneda que se basa en tres pilares y esos tres pilares están funcionando bien a mi modo de ver", subrayó.

Recordó que "hay una política monetaria considerada la más creíble del mundo, unas políticas fiscales que han respondido con la intensidad requerida y que ahora planifican el repliegue y un compromiso en el Ecofin con calendario, para cada país distinto".

"España esta comprometida con sus socios a hacer lo que tiene que hacer para que la política fiscal del área en su conjunto sea coherente con la estabilidad macroeconómica", señaló González-Páramo para quien "el euro o la sostenibilidad de este proyecto no depende de la situación económica de un país".

En Libre Mercado

    Servicios