Menú

Un empresario increpa a Zapatero: "Muchas empresas se quedan en el camino"

El optimismo de Zapatero no convence a los empresarios. Uno de ellos le ha interrumpido tras un discurso para recordarle que "estamos mucho peor de lo que usted dice, muchas empresas se han quedado por el camino".

0
El optimismo de Zapatero no convence a los empresarios. Uno de ellos le ha interrumpido tras un discurso para recordarle que "estamos mucho peor de lo que usted dice, muchas empresas se han quedado por el camino".
LD (Agencias) Los argumentos que ha defendido el presidente delante de la patronal en la Conferencia Empresarial celebrada este jueves por la CEOE se han basado únicamente en deseos. En primer lugar ha señalado que confía en que los pronósticos que hablan de una recesión prolongada sean tan equivocados "como lo fueron" los que no supieron "pronosticar la crisis actual" y así se salga antes de ella.
 
Por otro lado, Zapatero ha dicho que ningún gobierno se va a conformar con esa previsión, como en su opinión, lo demuestra la reacción mundial "con una intensidad sin precedentes". Además, ha vuelto a exhibir su característico optimismo al señalar que "en pocas semanas" ha habido datos positivos como la rebaja de los tipos de interés, del euribor y de la inflación, que, según él, podrán tener pronto reflejo en la renta de las familias y de las empresas.
 
Un optimismo que no compartía buena parte de los empresarios citados en esta Conferencia y que ya sufren los efectos de la crisis. Precisamente, uno de ellos, Miguel Cantos, presidente de la Asociación de Garajes de Madrid, ha reprochado desde su butaca al presidente que estamos "mucho peor" de lo que dice. "Hay muchas empresas que no llegarán, ya se están quedando por el camino", le ha recordado a Zapatero y le ha preguntado qué hará ahora para recuperar "las que se han quedado".
 
En declaraciones a Libertad Digital, Miguel Cantos ha señalado que su intención era transmitirle al presidente "desde mi humildad, nuestras inquietudes", ya que "quizá muchos de los que estábamos allí lo hubiéramos hecho como yo, pero siempre impone levantarse en una asamblea". Ha sido, insiste Cantos, "una forma espontánea de decirle a la máxima autoridad que ahí estamos las empresas con los grandes problemas que tenemos".
 
Según recuerda D. Miguel Cantos, la situación es "es mucho peor" de "lo que dice" el presidente. Una situación, la que atraviesan las empresas, que necesita soluciones y no que Zapatero conteste "con un discurso y como principal argumento que va a poner en las empresas del automóvil 800 millones" ya que "ha quitado el plan renove y la deducción por compra de automóvil a familias numerosas".

Ante la expectación que ha generado esta intervención desde su butaca, Miguel Cantos señala que "yo no quería ser el protagonista", pero confiesa que, era una buena oportunidad para trasladarle al presidente la situación de muchas empresas en nuestro país.

Precisamente, en su intervención, Zapatero ha admitido la responsabilidad del Gobierno en las medidas y en su labor para salir de la crisis, pero también incidió en que los interlocutores sociales han de tener una intervención positiva para la aplicación de esas reformas, aunque les advirtió de que "para que sea fructífera, es necesario que sea en el menor plazo posible".

Así, señaló que se reformarán los servicios públicos de empleo, con una mejora en la intermediación laboral, con una reducción de los costes de reclutamiento del empleo y con el objetivo de favorecer el acceso al trabajo de los desempleados.

También urgió a los interlocutores sociales a que se llegue a un rápido acuerdo en la negociación colectiva, "necesario para aportar confianza a empresas y familias".

El presidente admitió que la situación económica es "difícil", al tratarse por primera vez de una crisis global, "y precipitarse con inusitada rapidez e intensidad".

Además, subrayó que España posee una economía muy sensible al desfavorable panorama internacional, "por tratarse de la segunda economía más abierta por detrás de Alemania y depender en gran medida del comportamiento del resto de países".

Zapatero destacó el especial deterioro en la tasa de paro debido a la intensiva mano de obra en un sector como el inmobiliario, a una temporalidad alta y al crecimiento elevado de la población activa, "que es positivo para la economía a medio y largo plazo, pero que ahora empeora la tasa de paro".

En cualquier caso, el presidente reiteró que el Gobierno español ha sido uno de los más activos de la Unión Europea y uno de los primeros en reaccionar ante la crisis.

Así, subrayó que desde abril ha tomado medidas para evitar el frenazo económico, con dos premisas, utilizar con determinación el margen que dan unas cuentas públicas saneadas -"con una deuda pública veinte puntos inferior a la media europea"- y coordinar las acciones con la UE para buscar la mayor eficacia posible.

Las "medidas" del Gobierno


Zapatero señaló que el Ejecutivo ha aprobado ochenta medidas, algunas de las cuales entrarán en vigor a partir de enero, con un volumen importante de recursos públicos para afrontar los problemas de liquidez.

El presidente enumeró, una vez más, las medidas tomadas por el Gobierno y confió en que serán visibles para los ciudadanos y para las empresas "en un breve periodo de tiempo".

Además, recordó que en lo que llevamos de año se han devuelto a los contribuyentes 16.500 millones de euros como consecuencia de la reducción de impuestos y de las medidas fiscales complementarias.

Esta cantidad junto con la supresión en 2009 del Impuesto del Patrimonio y la devolución anticipada del IVA hace que en dos ejercicios la reducción fiscal alcance los 20.000 millones, todo ello, insistió, sin poner en peligro la estabilidad presupuestaria y teniendo en cuenta que la presión fiscal en España está por debajo de la media europea.

Asimismo, defendió que ninguna empresa deje de llevar a cabo una inversión rentable por problemas de financiación, algo que intenta paliar "el paquete más ambicioso de ayudas del ICO".

Zapatero aseguró que otro de los objetivos próximos es la revisión del Pacto de Toledo, "de singular importancia para el sistema de protección social"

El presidente también defendió los Presupuestos Generales del Estado de 2009 porque son los adecuados para responder a la situación económica, con un esfuerzo especial en la reducción de los gastos corrientes y con un superávit pasado que ofrece un margen suficiente para afrontar la caída de los ingresos fiscales

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD