Menú

Rigau comparece en la sede de la Generalidad y relega el castellano ante la prensa

La consejera catalana no quiso comparecer en el Ministerio y fueron los periodistas los que le pidieron que también respondiera en castellano.

0
La consejera catalana no quiso comparecer en el Ministerio y fueron los periodistas los que le pidieron que también respondiera en castellano.
Irene Rigau en su comparecencia de este jueves en Madrid | EFE

El Ministerio de Educación y la Generalidad de Cataluña mantienen sus discrepancias sobre la enseñanza en catalán en la reforma educativa y no consiguieron aproximar posturas, aunque se emplazaron este jueves a seguir negociando sobre esta cuestión.

Así lo puso de manifiesto el ministro José Ignacio Wert después de la reunión, de más de dos horas de duración, que mantuvo su secretaria de Estado, Montserrat Gomendio, con la consejera catalana, Irene Rigau. Wert se incorporó al final del encuentro, pues estaba presidiendo una reunión del Patronato de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, según fuentes del Ministerio de Educación. La cita se enmarca dentro de la ronda de contactos que está realizando el Departamento de Educación con las comunidades autónomas para analizar el proyecto de reforma educativa. Sobre la mesa, el famoso borrador de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Y de fondo, el pacto entre la Generalidad, los partidos nacionalistas y el PSC acordado tan sólo un día antes para no cumplir dicha ley.

Según comentó el ministro, en rueda de prensa en el Ministerio, no hubo "avances materiales" en esta cita, en la que se mantuvo una "discusión sosegada" y sí se consiguió identificar el "núcleo de diferencias" entre ambas administraciones. Wert insistió en que el texto sigue "abierto" a incorporaciones y propuestas, aunque subrayó que los puntos de distancia con Cataluña sobre las competencias del Estado en la definición de los contenidos de las materias troncales y las evaluaciones nacionales al final de cada etapa son para el Gobierno temas "medulares" de la reforma que no va a cambiar.

En cuanto a la cuestión lingüística, el ministro indicó que durante la reunión hubo un "intercambio amplio" de posturas dispares sobre cómo tiene que aplicarse la jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre la lengua vehicular en la enseñanza. "En este asunto tampoco ha habido aproximación", afirmó Wert, no sin advertir que cuando una ley entra en vigor, "lo hace con todas las consecuencias" y que sólo se podrá recurrir al Tribunal Constitucional.

Preguntado por los plazos que su departamento prevé para la tramitación de la LOMCE en el Congreso de los Diputados, Wert reiteró que todavía faltan "muchos pasos": la aprobación de la Conferencia Sectorial de Educación, la lectura del Consejo de Estado y la aprobación del Consejo de Ministros. "Una ley siempre es modificable hasta que se convierte en ley", concluyó.

La 'peculiar' comparecencia de Rigau

Por su parte, la consejera catalana volvió a organizar una escenografía particular. Evitando el caos que se produjo en la última Conferencia Sectorial, en la que plantó al ministro, Irene Rigau decidió esta vez comparecer en la sede de la Generalidad en Madrid, eludiendo así aparecer con el escudo de España y el logotipo del Ministerio detrás. Pero no sólo eso. La consejera comenzó su discurso en catalán y, únicamente, cuando fue interrumpida por una periodista (de una cadena nacional), accedió a expresarse en castellano. "Contesta a esta pregunta en castellano y continúa en catalán. Al final le podréis hacer más preguntas en castellano los que queráis", indicó, no obstante, su jefa de prensa.

En la misma línea que el ministro, Rigau calificó la reunión de "seria" y de "intensa". Subrayó la consejera catalana que había acudido al encuentro para trasladarle a Wert "la posición catalana", ya no sólo del gobierno de la Generalidad sino del "país". La consejera, que anunció que habría más encuentros, insinuó que ve difícil alcanzar un acuerdo con Educación porque las posturas están muy enfrentadas tanto en lo que respecta a la enseñanza del catalán y del castellano como a la "invasión competencial" que supone ampliar el porcentaje de asignaturas que dependen del Estado en detrimento de la Generalidad.

"Ese apartado (el lingüístico) debe retirarse", afirmó, ya que, según ella, "no genera los problemas que algunos dicen que genera" ni tampoco "responde a ninguna realidad" en Cataluña. 

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD