Menú

La oposición se une contra la Ley Wert y eleva el tono de sus amenazas

Rubalcaba, Mas, Urkullu y Lara alertan a Rajoy de graves consecuencias si no retira la última reforma del sistema educativo.

LIBERTAD DIGITAL
71

Algo debe tener la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que José Ignacio Wert llevó este viernes al Consejo de Ministros. A algunos les gustará más que a otros, pero ha tenido la sorprendente virtud de unir a todos los opositores del Gobierno en un frente común. No es sencillo registrar este nivel de unanimidad.

PSOE, IU, CiU y PNV han aprovechado este domingo para atacar con dureza la normativa. Y no sólo ha sido una crítica política, más o menos habitual. Los cuatro partidos han coincidido en amenazar a Mariano Rajoy con los más diversos males si no retira inmediatamente la LOMCE. Públicamente, los caballos de batalla son la lengua y la asignatura de la religión, pero por debajo subyace un desacuerdo mucho más profundo sobre los fundamentos del sistema educativo español.

El Ministerio quiere recuperar los principios de mérito y capacidad, algo para lo que la principal novedad está en la implantación de las reválidas y las limitaciones a los alumnos con suspensos para que pasen de curso. Además, quiere que el Gobierno central tome más decisiones, tanto desde el punto de vista curricular como organizativo.

Enfrente, socialistas y comunistas quieren mantener el esquema igualatorio de la Logse y los nacionalistas no permitirán nada que toque su intocable política lingüística. Las cartas están sobre la mesa. Wert será sometido a una intensa presión. Su dimisión es el objetivo principal de la oposición. Desde este domingo parece claro que el combate no será sólo al primer tocado.

El PSOE y la Santa Sede: la amenaza de Alfredo Pérez Rubalcaba es la más curiosa, porque no se dirige sólo al Gobierno o a la Ley, de la que ha dicho que la retirará en cuanto ganen las elecciones. Además, el PSOE se dirige por elevación contra la Iglesia Católica a la que amenaza con suspender el Concordato que rige las relaciones entre España y la Santa Sede.

"Hemos gobernado muchos años con ese acuerdo pero había un cierto consenso y si el PSOE cuestiona el acuerdo con la Santa Sede será una posición irreversible, lo haremos para siempre y la cambiaremos cuando gobernemos", ha advertido el dirigente socialista. Rubalcaba ha vinculado la reforma educativa con las aprobadas por el Gobierno para el mercado laboral o la anunciada sobre la ley del aborto y que suponen, a su juicio, "romper el consenso" entre los dos principales partidos del país dado que supone "cambiar las reglas del juego". En lo que hace referencia a la reforma educativa "gana la Iglesia" e introduce cambios profundos un sistema educativo construido durante muchos años "y que empezaba a mejorar" lo que llevará a que "cualquier gobierno" la paralice "en poco tiempo".

IU y su obsesión laica: en las filas comunistas, Cayo Lara centra todas sus críticas en la vuelta de la religión como asignatura evaluable. Aunque no será una materia obligatoria y los expertos apuntan a que no tiene sentido perder el tiempo con algo que luego el alumno sabe que no contará para la nota final, a la coalición de izquierdas le parece inaceptable que exista esta opción en la escuela pública.

Por eso, según el dirigente de IU, "el acento hay que ponerlo en lograr una educación pública, laica y aconfesional". Además hay que "acabar con el Concordato, que es preconstitucional", sí o sí. "No son cuestiones chalaneables" aseguró Lara que también lanzó un dardo a Rubalcaba que, en su opinión "ha vuelto a meter la pata como nos tiene acostumbrados últimamente". Tras reiterar que el ministro Wert equipara "con los mismos puntos saber el Ave María con las Matemáticas o la evolución de la especie humana", Lara ha insistido en que "llevar la fe a las escuelas nos retrotrae a la época del nacional-catolicismo".

CiU se ‘desconecta’ de España: desde que se comenzó a preparar el proyecto de Ley, estaba claro que los nacionalistas catalanes serían uno de sus principales escollos. Después de tantos años incumpliendo las sentencias del Tribunal Supremo, no iba a resultar sencillo que CiU o ERC aceptarán con facilidad algo tan revolucionario como que se pueda dar clase en castellano en todo el territorio nacional.

Por eso, este domingo, Artur Mas ha aprovechado un acto en homenaje al poeta Jacint Verdaguer para lanzar una nueva proclama en defensa de una lengua catalana que cree amenazada. Por eso, ha advertido que la Ley Wert y otras decisiones del Gobierno están generando entre los catalanes una "cierta desconexión emocional" con España. El presidente del Ejecutivo regional ha dicho que en Cataluña, tanto entre los que hablan catalán como castellano, "hay una unidad muy grande" para defender lo que consideran básico y fundamental. "Que no se equivoquen, la lengua catalana es patrimonio de todos y cada uno de los catalanes y de las catalanas, de 7,5 millones de personas, y todos la defenderemos, los que llevamos apellidos catalanes y los que llevan apellidos que no son de Cataluña", ha remarcado.

PNV y el retroceso: en un domingo complicado para el ministro de Educación, quizás haya sido la intervención de Íñigo Urkullu la que ha mantenido un tono más sosegado. El lehendakari ha asegurado que "lo que nos proponen no sirve en Euskadi porque no solo invade competencias, sino que es una ley que pretende atajar un problema que no existe en el sistema educativo vasco", ha dicho Urkullu en referencia a que el índice de fracaso escolar en el País Vasco supone la mitad que la media española. Según el lehendakari, aplicar en Euskadi la reforma educativa supondría "un retroceso" de la educación vasca.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios