Menú

Defensa cree que la mitad de sus instalaciones podrían ser "innecesarias"

Argüelles asegura que el patrimonio de Defensa no se va a "liquidar" de "manera irresponsable"

37
Pedro Arguelles, secretario de Estado de Defensa. | Archivo

El Ministerio de Defensa sigue buscando la forma de racionalizar el uso de sus bienes inmuebles, que en la actual situación de fuerte crisis económica están provocando unos gastos que influyen negativamente en las capacidades operativas de las Fuerzas Armadas, y que en muchos casos, debido al casi inexistente uso que se está dando a algunas parte de este patrimonio, su mantenimiento carece de sentido.

En el periodo 2008-2012, los gastos de infraestructuras del ministerio fueron de 976 millones de euros, de los que el 60 por ciento se destinaron a inversión y el 40 por ciento a mantenimiento. A esto hay que sumar los 48 millones de euros que durante el cuatrienio mencionado se pagaron en concepto de alquileres de instalaciones ajenas.

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, compareció este jueves en la comisión de la materia del Senado para dar a conocer los primeros datos de la Propuesta de racionalización y utilización eficiente del Patrimonio Inmobiliario, de la que se puede desprender que según los estudios del Ministerio casi la mitad de sus instalaciones podrían ser consideradas como "innecesarias".

Los responsables del estudio cifraron en 1.046 el número de instalaciones del Ministerio de Defensa, que se corresponden con 1.714 propiedades, adscritas a diferentes organismos y ejércitos. En total, 134.677 hectáreas que se reparten entre un 4,6 por ciento en bases aéreas; un 53 por ciento en centros de adiestramiento, maniobras y enseñanza; y un 24,8 por ciento en bases de fuerzas. En términos de utilización, 102 instalaciones agrupan al 80 por ciento del personal.

La fase 0 de la propuesta ya constató la existencia de 358 instalaciones calificados como "innecesarias", que ya se encuentran disponibles para ser enajenadas y puestas a disposición del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (INVIED), que será el encargado de sacarlas al mercado para su venta.

Fases de implementación

Arguelles destacó que en la fase 1 del proyecto, que se desarrollará entre 2014 y 2017, hay otras 86 instalaciones que han sido catalogadas como "innecesarias", y que sumadas a las de la fase 0 situarían el número de este tipo de emplazamientos en 444, lo que supone de forma definitiva un 42 por ciento de las dependencias actuales de Defensa.

Con el cierre de estas 86 instalaciones, y con las actuaciones que se pretenden realizar sobre otras 109, el ministerio calcula que podría ahorrarse 15 millones de euros anuales, aunque para ello habría que hacer primero una inversión de 40 millones, lo que se amortizaría en tres años.

El objetivo de estas inversiones sería aprovechar mejor los recursos y ahorrar en instalaciones, para que no se produzcan casos como los que hay actualmente, con instalaciones de Defensa con más de 2.000 metros cuadrados en los que sólo están trabajando tres personas.

Para hacer los cálculos completos de esta fase 1, habría que sumarle posteriormente el dinero que el departamento recibiría por la venta de las instalaciones que se van a cerrar, y que son fundamentalmente subdelegaciones de Defensa en el centro de numerosas ciudades españolas, cuyo personal pasaría a cumplir sus funciones a otros edificios cercanos pertenecientes también al ministerio.

La fase 2 de implementación está todavía está pendiente de cerrar, pues algunas decisiones dependerán de las decisiones que se tomen en el futuro sobre el modelo de las Fuerzas Armadas, la enseñanza militar y la acción social, aunque el número dos del ministerio adelantó algunos datos, como que al número de instalaciones "innecesarias" habría que sumarle otras 77, lo que elevaría el número hasta 521, casi la mitad de las que tiene actualmente el Ministerio de Defensa.

Además, se tendrían que hacer inversiones por valor de 807 millones de euros en otras 94 instalaciones, lo que supondría un ahorro anual estimado de 37 millones de euros, lo que haría que estas inversiones tardaran en amortizarse cerca de 22 años. Aun así, como en la fase 1, habría que sumarle posteriormente el dinero que el ministerio reciba por la venta de las instalaciones catalogadas como "innecesarias".

Las dificultades de la venta

Pedro Arguelles reconoció que la venta de todos estas instalaciones no será "fácil hoy en día" debido a la difícil situación que atraviesa el mercado inmobiliario en España, aunque apuntó que la situación tal vez podría cambiar en los próximos años, facilitando la salida de estas dependencias.

En esta línea, negó que el único objetivo del departamento sea "hacer caja" y quiso destacar que los actuales responsables del Ministerio de Defensa no tienen la intención de "liquidar" el patrimonio "de manera irresponsable", sino que se va a "gestionar de manera responsable".

Pero estas no serán las únicas instalaciones de Defensa que el INVIED tratará de colocar en el mercado. En la actualidad este órgano del ministerio tiene en venta o subasta un total de 8.170 bienes inmuebles, de los que 6.905 son viviendas y el resto son edificios completos, locales comerciales, parcelas y solares.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco