Menú

Una jornada de reflexión marcada por el acoso a las sedes del PP

El 13 de marzo de 2004 quedará para la historia de España como el día en el que se saltaron toda la ley vigente para la jornada de reflexión.

4

Tal día como hoy, 13 de marzo, pero de 2004, Libertad Digital continuaba, por tercer día consecutivo, dedicando toda su portada a los atentados del 11-M. Aquel sábado de marzo los medios de comunicación seguían inmersos en que se supiera la verdad de los atentados antes de que se celebraran las elecciones. En el diario El Mundo, Mariano Rajoy dejó claro que "hay datos que, en mi fuero interno, me hacen pensar que se trata de ETA. Y es que, además de lo que me dicen, yo tengo la convicción moral de que es así".

La campaña emprendida por los medios del grupo Prisa fue secundada por el PSOE, Izquierda Unida y los nacionalistas vascos. El PP criticó que la celebración de una rueda de prensa de Rubalcaba y de Josu Jon Imaz en plena jornada de reflexión vulneraba la legislación existente. El candidato socialista insistió en que los ciudadanos reclamaban información. Imaz, por su parte, descartó la participación de ETA en los atentados y exigió a Aznar "que diga la verdad". Desde IU del País Vasco reclamaron la dimisión del presidente del Gobierno, del ministro del Interior y de Rajoy "o por incompetencia o por ocultar información".

El ministro del Interior compareció pasado el mediodía para reiterar que el Gobierno "ni ha tergiversado información, ni ha ocultado pruebas" y puntualizó que no había ninguna pista "nueva" en relación a Al-Qaeda. Una de las hipótesis que manejaba Interior era una posible colaboración de organizaciones terroristas. Aún así, Acebes dijo que la investigación sobre la autoría de los atentados "avanza en las dos vías que están fijadas", pero insistió en que la banda terrorista ETA era la "prioridad".

La Cadena SER ya aseguraba entonces que fuentes del CNI habrían asegurado que se trabajaba "al 99 por ciento de las posibilidades" con la hipótesis de la vía islámica y que la de ETA ya no era la principal. Jorge Dezcallar, director del CNI, declaró que "no es cierto y no tiene sentido lo que se ha afirmado en la Cadena SER de que hayamos abandonado totalmente una línea de investigación en beneficio de otra o de otras".

Las primeras detenciones

El ministro del Interior volvió a comparecer en rueda de prensa para anunciar la detención de tres marroquíes y dos hindúes, relacionados con la venta y falsificación del móvil y la tarjeta encontrados en la mochila de Vallecas. Acebes explicó que se trataba de "una operación abierta, que no ha hecho nada más que empezar". El titular de Interior apuntó que "alguno podría tener relación con grupos extremistas marroquíes pero es muy pronto para establecer una determinación precisa del grado y vinculación de los atentados".

Acoso a las sedes del PP

Mientras el ministro del Interior informaba de las detenciones, más de tres mil personas estaban concentradas frente a la sede el Partido Popular. Rajoy denunció como "ilegal e ilegítimas" las concentraciones que se produjeron frente a las sedes de su partido por todo el territorio español y pidió a los ciudadanos que no las secundaran. A la organización ‘Cultura contra la guerra’, una de las convocantes con el célebre ‘pásalo’, le exigió que las desconvocara de inmediato. El líder del PP denunció también que las declaraciones de dirigentes de ciertos partidos políticos influyeran en el hecho de que varios miles de personas se concentraran en el número 13 de la madrileña calle Génova. Allí se escucharon gritos de "PP, ilegalización" o "vosotros fascistas sois los terroristas", tan coreado en las manifestaciones proetarras.

Mariano Rajoy no pasó por alto tampoco que las concentraciones se estaban celebrando en la jornada de reflexión con el "objetivo de influir y coaccionar al electorado" por lo que sentenció: "Esta manipulación no la vamos a consentir". A continuación, expresó un deseo que él mismo creía difícil de cumplir a tenor de cómo se estaban desarrollando los acontecimientos: "Esperemos que las detenciones conduzcan al rápido esclarecimiento y que mañana los ciudadanos acudan a las urnas a votar sin sentirse coaccionados como mejor respuesta al terrorismo".

Minutos después de la respuesta de la Rajoy al acoso de las sedes del PP compareció en rueda de prensa Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces vicecoordinador electoral del PSOE. Durante todo su discurso obvió la situación que se estaba viviendo en las sedes del Partido Popular. Sólo al final apuntó que los ciudadanos deben "mantener la serenidad" en el día de reflexión y que su partido no había convocado concentración alguna.

Rubalcaba también mantuvo las mismas tesis que sostenían los manifestantes y dijo que "el crimen no admite el juego político, reiteramos la convicción de que este momento exige limpieza en el juego político". Por último pronunció una frase que ha quedado en la memoria de aquel 13-M: "Los ciudadanos se merecen un gobierno que no les mienta".

Pasada la medianoche, Ángel Acebes volvía a comparecer ante los medios de comunicación para decir que Interior estaba investigando la autenticidad de un comunicado que la Policía recogió en una papelera cercana a la Mezquita de la M-30. Un comunicante anónimo llamó a Telemadrid para avisar que había dejado una cinta de vídeo en ese lugar. Tras una primera visión del vídeo, Acebes explicó que se veía a un hombre hablando en árabe que se denominaba portavoz militar de Al-Qaeda en Europa. Esa identidad no había sido acreditada por los servicios de inteligencia ni españoles ni extranjeros por lo que aseguró que "continuamos con esta colaboración para determinar si existe esta persona".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios