Menú

Bibiana Aído dice que un feto de 13 semanas es "un ser vivo" pero "no humano"

La ministra de Igualdad echó leña al fuego al dar su visión sobre el aborto que revelaba una auténtica declaración de intenciones.

7

Tal día como hoy, 19 de mayo, pero de 2009, Libertad Digital contaba en su portada las sorprendentes declaraciones de la entonces ministra de Igualdad sobre el aborto. En una entrevista habló sobre el anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Un oyente le preguntó si un feto de trece semanas, que a él se le parece mucho a un bebé, a un ser vivo, lo es. Bibiana Aído respondió: "Un ser vivo, claro, lo que no podemos hablar es de ser humano porque eso no tiene ninguna base científica". Parece que sí existían "evidencias científicas" para que a las catorce semanas de gestación el "ser vivo no humano" pase a ser un "ser vivo humano", aunque la ministra no explicó ese cambio.

La polémica estaba servida y desde Derecho a Vivir advirtieron que las palabras de Aído eran "la mayor aberración científica" que recuerdan y retó a la ministra a que definiera "qué clase de ser vivo es un embrión humano de trece semanas". La portavoz de la plataforma dijo a Aído que "si no es un ser humano, tendrá que ser de alguna especie. ¿De cuál, señora ministra?".

Gádor Joya ironizó con que "la ministra acaba de fundar una nueva doctrina científica, que es la del ser vivo no identificado, en contra de todo lo que sabemos sobre el Genoma Humano". Siguió diciendo que la ministra "acaba de echar por tierra las evidencias que la Ciencia ha acumulado de la existencia de un ser humano individual y distinto del padre y de la madre, con su propia programación genética, desde el momento de la primera división celular posterior a la fecundación". La portavoz de Derecho a Vivir sentenció que "en el fondo, lo que hay detrás de este tipo de afirmaciones es un intento de sustituir la ciencia por la legislación y por el poder del Gobierno para decidir cuándo empieza y cuándo acaba la vida".

También le llovieron las críticas desde la Real Academia Española. Uno de sus miembros, Gregorio Salvador, dijo que un feto es un ser humano desde el punto de vista etimológico, ya que es ser "porque existe" y humano al proceder del hombre "y no del mono o del caballo". Además, advirtió de que "desde el momento de la concepción, en que se unen el espermatozoide y el óvulo, el humano empieza a ser" y añadió que eso no quitaba que cuando crezca se vuelva "inhumano" con comportamientos impropios de la condición humana.

Meses más tarde crearon el "bebé-Aído", un muñeco de cinco centímetros y réplica de un feto de 12 semanas. La portavoz de la iniciativa explicó que "queremos que la sociedad española compruebe en sus manos si un bebé de 12 semanas es o no un ser humano que ya tiene cabeza, ojos, brazos, piernas, manos, pies y corazón". Fátima Navarro-Rubio subrayó que la campaña "carece totalmente de ánimo de lucro" y que el dinero que se iba a recaudar estaría destinado a "difundir el 'bebé Aído' por toda España y las labores asistenciales con mujeres que sufren un embarazo con dificultad". Remitió a la ministra a varios manuales de embriología humana que aseguraban que el cigoto es ya un ser humano irrepetible.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios