Menú

UPyD y Ciudadanos avanzan con recelos hacia el pacto

Las dos formaciones crean un grupo de trabajo y no descartan ni acuerdos electorales ni una fusión; UPyD pide a Ciudadanos que vote contra Cañete

106

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Albert Rivera comenta la reunión con Rosa Díez Es la Tarde de Dieter

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Albert Rivera comenta la reunión con Rosa Díez" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
Las dos formaciones crean un grupo de trabajo y no descartan ni acuerdos electorales ni una fusión; UPyD pide a Ciudadanos que vote contra Cañete
Albert Rivera y Rosa Díez tras la reunión | EFE

UPyD y Ciudadanos ya no se rechazan; van a colaborar (ya lo hacían bajo el grupo ALDE) en la Eurocámara y tendrán un grupo de trabajo conjunto para explorar nuevos acuerdos. Quienes anhelan, dentro y fuera de ambas formaciones, el acuerdo pueden agarrarse a estas realidades concretas que deja la reunión celebrada en la sede de la formación magenta en Madrid. Sin embargo, un somero repaso a la política de gestos y una lectura entre líneas de lo dicho públicamente por ambas formaciones no abona la tesis de la entente. Baste decir que Rosa Díez no ha comparecido tras la reunión, delegando en dos miembros de su Ejecutiva: el responsable de Regeneración democrática Andrés Herzog y el portavoz en Cataluña Ramón de Veciana. En una sala adjunta comparecía después ante los medios, sin saber de la ausencia de Díez en la rueda de prensa anterior, Albert Rivera, que ha recordado la postura hasta el momento contraria de UPyD al acuerdo y ha enfatizado la dimensión nacional de Ciudadanos recordando el medio millón de votos en las europeas "incluido el 5% de los votantes aquí en Madrid" la existencia de sedes de Ciudadanos en todas las provincias y la voluntad decidida de presentarse en todo el territorio nacional en las próximas citas con las urnas.

A las 12:30 aparecían en la sede de UPyD en Madrid Albert Rivera con el resto de la delegación de Ciudadanos: el secretario general de la formación Matías Alonso, el eurodiputado Juan Carlos Girauta y el diputado en Cataluña José Manuel Villegas, una de las personas de máxima confianza del líder de Ciudadanos. Por parte de UPyD flanqueaban a Rosa Díez Carlos Martínez Gorriarán, Irene Lozano, Andrés Herzog, Ramón de Veciana y Ramón Marcos. Tras una palabras de bienvenida de Díez ha intervenido Rivera, pidiendo a los presentes que, pese a ser dos formaciones distintas, a partir de ahora tengan una lealtad recíproca. Más adelante José Manuel Villegas se ha dirigido a los representantes de UPyD para preguntarles si tenían algún impedimento previo a un pacto con Ciudadanos, a lo que estos han contestado que no. En el terreno de lo concreto de la reunión se sale con un grupo de trabajo en el que estará Herzog y para el que Ciudadanos nombrará en breve representante. En cuanto a cuestiones programáticas de fondo se ha escenificado la discrepancia en materia educativa, pues UPyD es firme partidario de la devolución de competencias al Estado, mientras que Ciudadanos aboga por un gran Pacto Nacional sin que necesariamente sea necesaria esa devolución. El punto de mayor desacuerdo ha llegado cuando los representantes de UPyD le han exigido a los de Ciudadanos un compromiso concreto para el próximo 1 de octubre: el voto en contra de Miguel Arias Cañete como futuro comisario europeo de Energía. Tras la reunión Rivera ha dejado claro que "esta no es una reunión para hablar de Cañete ni de cuestiones de pequeña política, sino para buscar un acuerdo que represente la tercera vía en España".

Durante su comparecencia, Andrés Herzog y Ramón de Veciana han destacado el "excelente clima" de la reunión y han señalado que las conversaciones para un acuerdo se harán "sin agobios electorales". De Veciana, incluso, ha hablado de "segunda etapa" de las relaciones entre ambos partidos. Ambos han negado que Rosa Díez tuviese "reticencias" hacia el acuerdo, aunque poco después Rivera ha asegurado que la celebración del encuentro supone una "rectificación" de lo dicho y hecho por Díez en los últimos años. Preguntado por el "clima" el líder de Ciudadanos ha comenzado su intervención, mientras esbozaba media sonrisa, diciendo que “la temperatura era la adecuada”. Sobre una posible fusión, Rivera ha dicho que es una cuestión delicada y que él es el presidente de Ciudadanos pero "no puedo hablar por sus órganos directivos ni por sus militantes".

Durante la hora en que ambas delegaciones han estado reunidas no ha habido ni mención de las las exigencias que UPyD fijó en su Consejo Político del pasado 6 de septiembre como requisitos imprescindibles. De hecho, fuentes de UPyD admiten que tampoco son "las tablas de la Ley" y subrayan que las cosas han cambiado desde las últimas negativas al pacto.

A la espera de la primera reunión del grupo de trabajo, la próxima semana se sabrá si hay unidad de acción en el voto contrario a Cañete que ha pedido UPyD. Una postura que desde Ciudadanos no se termina de ver por las claves propias de la política comunitaria y el preocupante auge de los populismos tras las elecciones del 25 de mayo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios