Menú

La Comunidad Judía de Madrid homenajea a los asesinados en Francia

La Sinagoga de Madrid acogió este domingo un emotivo acto de homenaje a los 17 asesinados en los atentados islamistas de Francia.

0
La Sinagoga de Madrid acogió este domingo un emotivo acto de homenaje a los 17 asesinados en los atentados islamistas de Francia.
Un momento del acto | C.Jordá

Diecisiete velas se encendieron este domingo en la Sinagoga de Madrid: una por cada uno de los asesinados en París. Fue el momento más emocionante de una ceremonia en la que la Comunidad Judía de la capital rindió homenaje a los fallecidos, "entre los que había ateos, cristianos, musulmanes y judíos", como bien recordó Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España.

El acto contó con la presencia del embajador de Israel, Alon Bar; del consejero de Transportes, Infraestructura y Vivienda de la Comunidad de Madrid, Pablo Cavero; Cyrille Rogeau, Ministro Consejero de la Embajada de Francia; y de los presidentes de la Comunidad Judía de Madrid, David Hatchwell, y la Federación de Comunidades Judías de España, el ya mencionado Isaac Querub.

La ceremonia comenzó con un servicio religioso en el que se rezó por las almas de los 17 fallecidos. A continuación, en lo que probablemente fue el momento más emocionante del acto, 17 estudiantes franceses encendieron, una a una, otras tantas velas en recuerdo de los asesinados tanto en la revista Charlie Hebdo como en los posteriores ataques a un policía y en un supermercado judío.

Duros discursos

Finalmente, tomaron la palabra algunos de los presentes, empezando por David Hatchwell, que hizo un discurso muy duro en el que empezó por afirmar que "Francia, Europa y los judíos llevaremos mucho tiempo esta cicatriz", recordando que "no es posible separar las acciones de las ideas que las inspiran", en referencias al integrismo islámico.

Hatchwell reclamó "una política de tolerancia cero" para los que "incitan a la violencia" y señaló también que era necesario no sólo "denunciar el terror", sino también "el silencio y la cobardía".

Más diplomático fue el discurso del embajador Alon Bar, que señaló que "nuestro enemigo no son el islam o los musulmanes" sino los extremistas y pidió que se aísle a los que utilizan el lenguaje del odio, cosa que no se va a lograr "ignorando sus discursos pero tampoco utilizando su mismo lenguaje del odio".

El Ministro Consejero de la Embajada de Francia, por su parte, recordó que los asesinados lo habían sido por defender el "valor supremo" que es la libertad, "no los olvidaremos", aseguró, prometiendo también que "nuestros amigos judíos pueden contar con la protección de la República Francesa".

El acto lo cerró Isaac Querub con una breve intervención en la que pidió a los gobiernos occidentales "unidad y firmeza" y "a los pueblos libres que no se asusten, que no bajen la guardia, que se mantengan vigilantes y que resistan". Pesimista, auguró que "estos acontecimientos se repetirán mientras el terrorismo islámico no sea controlado o vencido, se llame IS, Al Qaeda, Boko Haram, Hezbolá o Hamás, pues todos son una misma cosa".

No obstante, su última frase sí fue para la esperanza: "Lo queramos reconocer o no estamos en guerra, los bárbaros retrógrados no pasarán y nosotros venceremos de nuevo".

En España

    0
    comentarios

    Servicios