Menú

Rosa Díez intenta atajar los primeros conatos de rebelión interna en UPyD

La líder de UPyD debatirá en el Consejo de Dirección con dirigentes como Álvaro Anchuelo e Irene Lozano, que ya han dado las primeras voces de alarma

22
La líder de UPyD debatirá en el Consejo de Dirección con dirigentes como Álvaro Anchuelo e Irene Lozano, que ya han dado las primeras voces de alarma
Acto de fin de campaña de UPyD.

Una cita en su perfil de Twitter de Winston Churchill -"El éxito no es definitivo; el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar"- es el último pronunciamiento público de Rosa Díez anoche tras sufrir uno de los más duros reveses desde que lidera UPyD. La candidatura encabezada por Martín de la Herrán apenas pudo alcanzar los 76.000 votos, 50.000 menos que hace tres años y de nuevo sin representación en el Parlamento andaluz. Un resultado "malo sin matices" como ayer lo calificó, también en Twitter, el diputado Álvaro Anchuelo, quien esta tarde tendrá ocasión de exponer sus argumentos cara a cara con Díez en la reunión del Consejo de Dirección. Los dardos de Anchuelo en las redes sociales han sido redifundidos por la también diputada Irene Lozano, quien en los últimos tiempos, mientras crece su perfil público por intervenciones sonadas en el Congreso, ha comenzado a mostrar cierto distanciamiento en privado con la presidenta de la formación magenta.

Pero antes de la reunión a puerta cerrada será la propia Díez quien comparezca en rueda de prensa para fijar la postura del partido en este difícil trance. La presidenta de UPyD tendrá ocasión de contestar a las palabras anoche del triunfal Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, cuando afirmó que los andaluces, entre otras cosas, habían votado "actitudes", una inequívoca alusión a las frustradas negociaciones entre ambos partidos del pasado otoño.

La convocatoria de la rueda de prensa de Díez, comunicada a los medios pasadas las 10 de la mañana, ha sido una medida de última hora, como prueba que algunos de los miembros del Comité de Dirección se hayan enterado por los periodistas. En conversación con Libertad Digital, uno de ellos asume el fracaso en Andalucía y reconoce que la salida de Francisco Sosa Wagner a final de 2014, tras pedir un acercamiento a los de Albert Rivera, tiene mucho que ver con la crítica situación actual del partido. Al mismo tiempo, sostiene que el éxito de Ciudadanos responde a una "profecía auto cumplida" después de las encuestas que durante este primer trimestre del año han señalado un crecimiento exponencial de los de Rivera y reconoce que UPyD ha estado todo este tiempo demasiado ocupado de "asuntos internos".

Del movimiento en las redes sociales de Anchuelo y de Irene Lozano se deduce que las críticas esta tarde irán por ese camino, y que quizá se llegue incluso a poner en cuestión la puerta cerrada a Ciudadanos, aunque quizá sea ya demasiado tarde para que desde el otro lado se vea atractiva esa posible entente. Conviene recordar que Lozano fue una de las dirigentes que más hirientemente atacó a Sosa Wagner en septiembre y, si bien luego le pidió perdón por algunos comentarios, el sábado seis de septiembre, en los pasillos del Hotel Colón de Madrid, durante la celebración del Consejo Político extraordinario que precipitó la salida del eurodiputado, mostró toda su saña contra él, tildando de "patética" su intervención ante un nutrido corrillo de periodistas.

Al coro de voces críticas se ha sumado esta misma mañana el líder de la formación magenta en Asturias y diputado en el Principado, Ignacio Prendes, quien ha solicitado un "cambio de rumbo" tras el fracaso andaluz. Prendes, que ya en su día abandonó el Consejo de Dirección por su discrepanacia con el portazo a Ciudadanos, ha acusado a la actual dirección de llevar a cabo una "estrategia equivocada" que ha conducido a UPyD a la "irrelevancia".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios