Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Rajoy pone como ejemplo a Sánchez y ambos se conjuran contra Rivera

Dice que hará "todo" lo que esté en su mano para sumar a Rivera al pacto. Sánchez arremete contra él y Maillo le pide que "deje a un lado los votos".

0
Rajoy recibe a Sánchez este martes en Moncloa. | EFE

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez escenificaron su unidad ante el nuevo escenario político que se abre en Cataluña e intentaron poner en un brete a Albert Rivera. En síntesis, ellos son verdaderos hombres de Estado y el líder de Ciudadanos no tanto. Posaron sonrientes ante los periodistas, se reunieron durante poco menos de una hora y emitieron un comunicado conjunto en el que proclamaron que darán una"respuesta pactada"ante el "frentista y xenófobo" Quim Torra. Lo primero, vigilar las cuentas de la Generalidad y hacer pedagogía en la UE. Invitaron a Rivera, que irá el jueves a Moncloa, a rectificar y sumarse.

La indignación con Ciudadanos es enorme en Moncloa y Ferraz. Fuentes del Ejecutivo recordaron una vez más que el artículo 155 decaerá en el momento en el que el nuevo Gobierno catalán tome posesión, "tal y como también decidió Rivera", dentro del marco legal. A partir de ahí, si Torra pasa "de las palabras a los hechos", explicaron, la maquinaria del Estado volverá a ponerse en marcha. Sería un nuevo 155 "de naturaleza distinta" y no habría tanta prisa en convocar otras elecciones, según empezaron a negociar Rajoy y Sánchez.

Tras la cita con el líder socialista, el presidente se trasladó a Génova13 para reunirse con sus barones territoriales. A micrófono cerrado, puso como ejemplo de lealtad a Sánchez y dio a entender que Rivera, al que no citó expresamente, está obsesionado con las encuestas. "Se habla con una frivolidad impropia por parte de dirigentes más o menos asentados", se quejó en el Comité Ejecutivo. "Que deje a un lado los votos y piense en España", le reclamó formalmente Fernando Martínez-Maillo. El PP espera ahora que Ciudadanos "matice" sus ataques de aquí a la reunión del jueves –el líder naranja está convocado a las 09:30h– y se sume al acuerdo de mínimos.

El coordinador general despachó telefónicamente con José Manuel Villegas, su interlocutor en Ciudadanos. Fue una conversación amistosa. Maillo le transmitió que lo importante es mantener la unidad y ya después "se entrará en el detalle" de las posibles medidas en caso de ilegalidad. "No cabe un 155 preventivo, no está contemplado en la Constitución", dijo el popular ya ante los periodistas, que evitó comprometerse al control de TV3. "Eso de decir una cosa y la contraria tiene sus riesgos, que es que te pillen", añadió sobre Rivera, y le echó en cara la hemeroteca. Alberto Núñez Feijóo, el líder regional más importante del PP, se sumó al ataque. "Seríamos mucho más duros, su deslealtad no parece tener límites, pero tenemos que pactar", expusieron en Génova.

Según su equipo, Rajoy se "muerde la lengua" en público para no entrar en el cuerpo a cuerpo con Rivera. El presidente voló a Sofía este martes por la tarde para reunirse con su homólogo búlgaro, Boiko Borisov. "Haré lo que esté en mi mano para que el señor Rivera esté en el consenso", dijo después en rueda de prensa, manteniendo el tono conciliador. Rechazó hablar de "líneas rojas" pese a las amenazas de Torra y se mostró proclive a reunirse próximamente con él. Aunque avisó: "En Cataluña sólo puede haber un presidente, una sola legalidad y unas únicas instituciones válidas que son las que establece la Constitución y el estatuto de autonomía".

Sánchez ve a Rivera "aznarizado"

Sánchez fue todavía más duro que el PP con Rivera. "El debate sobre si va a haber o no 155 está resuelto. Si el nuevo Gobierno de Cataluña toma el camino que nos está anunciando el señor Torra, es blanco y en botella. Se aplicará el 155, con contundencia, claro que", proclamó el líder de la oposición, que ofreció una rueda de prensa tras verse con Rajoy. Se reafirmó: "La legalidad se va a salvaguardar ante cualquier intento de quiebra". Torra "se va a encontrar con un muro", enfatizó.

Partiendo de esa base, el líder de los socialistas dedicó el grueso de su comparecencia a cargar contra Rivera por romper la unidad de "respuesta constitucional" . "La reflexión que habría que hacerle al señor Rivera es si considera que la mejor manera de responder a este eventual desafío del independentismo es poniendo en cuestión la unidad de las fuerzas que defendemos el orden constitucional", afirmó para después asegurar que "Rivera se ha aznarizado". "Está haciendo lo que Aznar hacía cuando estaba en la oposición, que es utilizar Cataluña como herramienta de confrontación territorial para intentar arañar algunos votos", destacó.

En Moncloa y Ferraz llegaron a la conclusión de que "los ciudadanos se están dando cuenta de que pueden confiar en los dos grandes partidos de España, que pactan cuando así lo requiere el país". Esto es, el bipartidismo está vivo pese a los augurios de las encuestas. Decidir un nuevo 155 "no puede ser fruto ni de un titular brillante ni de una crónica. Conviene que los partidos que tienen sentido común vayan juntos, todo lo demás no tiene sentido", reflexionó Rajoy ante sus barones.

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios