Menú

La pésima gestión de Illa en Ceuta desborda su capacidad asistencial

El Sindicato de Médicos denuncia que las UCI están al 100% y que el Gobierno, que tiene las competencias sanitarias, no hace nada para remediarlo.

0
El Sindicato de Médicos denuncia que las UCI están al 100% y que el Gobierno, que tiene las competencias sanitarias, no hace nada para remediarlo.
Un hospital. | Alamy

Tras el levantamiento del estado de alarma el pasado mes de mayo, el Gobierno central ha eludido cualquier responsabilidad en la gestión sanitaria y ha pasado la pelota a las comunidades autónomas. Desde entonces, ha venido cuestionando especialmente la labor de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, hay dos regiones donde la sanidad depende directamente del Ejecutivo central: Ceuta y Melilla, cuyos servicios sanitarios públicos están gestionados por el Ministerio de Sanidad, a través del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), desde el año 2002. Y lo cierto es que allí la situación no es precisamente la mejor. Es más, ambas ciudades lideran algunos de los peores indicadores de esta pandemia.

Los últimos datos sitúan la Incidencia Acumulada en Ceuta en 325 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que Melilla ya supera los 500, la cifra con la que el Ministro Illa decretó el estado de alarma en Madrid. Además, ambas ciudades cuentan con una tasa de positividad superior al 25%, 15 puntos por encima de la media nacional y del límite que el Gobierno fijó en el BOE para imponer confinamientos perimetrales. Sin embargo, el indicador más preocupante, y en el que Ceuta se lleva la palma, es el relativo a la ocupación de las UCI. Según el Ministerio de Sanidad, más del 40% de las camas ya están ocupadas por pacientes covid, el porcentaje más alto de toda España, por encima incluso del de la Comunidad de Madrid que tanto preocupa al Gobierno. Y eso contando con las nuevas plazas que se han habilitado, ya que, si únicamente tuviésemos en cuenta las llamadas UCI estructurales, estaríamos hablando de una ocupación del 100%.

En declaraciones a Libertad Digital, el presidente del Sindicato Médico de Ceuta, José Enrique Roviralta, explica que, desde que hace dos años se cerró el Hospital militar, la ciudad únicamente cuenta con un centro hospitalario y siete camas UCI, que "en estos momentos están todas ocupadas por pacientes covid". Sin embargo, ante esta situación, se ha decidido habilitar 10 plazas más para poder destinarlas a la reanimación de los pacientes que son operados por otras patologías. De ahí que Sanidad hable de un 40% de camas ocupadas, a pesar de que la realidad es bien distinta: "En realidad estaríamos hablando de una ocupación del 100%, porque el resto no son UCI estructurales, insisto, son camas de reanimación".

Sólo tres intensivistas para toda Ceuta

La problemática, en cualquier caso, va más allá, porque a todo lo anterior hay que sumar que en las próximas semanas Ceuta se quedará únicamente con tres intensivistas. El equipo debería formarse por seis profesionales, una cifra ya de por sí bastante exigua ante la actual pandemia, pero uno de los médicos pasó a otras funciones en 2018, otro está de baja y un tercero ya está haciendo las maletas, porque ha solicitado un cambio de destino, sin que por el momento existan noticias de nuevas contrataciones. "Tres personas, con guardias de 24 horas y con una media, cuando se vaya este último médico, de 60 años... La previsión de futuro es aterradora", denuncia Roviralta.

El problema no es nuevo, pero en las circunstancias actuales se antoja más urgente si cabe encontrar una solución. Tal y como nos explica el presidente del Sindicato Médico, Ceuta siempre ha tenido un déficit crónico de especialistas debido, entre otras cosas, a su situación geográfica y al hecho de que la ciudad no cuenta con una facultad de Medicina. Precisamente por eso, esta organización lleva años reclamando que Ceuta sea declarada área de difícil desempeño médico, lo que implicaría toda una serie de incentivos económicos y de puntuación, que podrían atraer a profesionales de otras comunidades. "La anterior ministra, Dolors Montserrat, se reunió con nosotros y se comprometió a ello, pero hubo un cambio de Gobierno y, aunque hemos esperado pacientemente, con la pandemia esto ya es insostenible —denuncia Roviralta—. Nos felicitan, pero a la hora de la verdad no nos ponen medios, que es lo verdaderamente importante".

La situación de las UCI es la que más preocupa, pero no es la única. El colapso se extiende a las Urgencias, donde los sanitarios volvieron a manifestarse la semana pasada ante las "insostenibles condiciones" en las que trabajan: "Los profesionales están sobrecargados y agotados y eso hace que cada vez sea más difícil ofrecer seguridad y una atención de calidad a nuestros pacientes".

El ministro abdica de sus funciones

El pasado mes de julio, el Sindicato Médico de Ceuta solicitó una reunión con el ministro de Sanidad, pero la respuesta que han recibido hasta ahora es que Salvador Illa tiene la agenda completa. Roviralta, sin embargo, le recuerda que lo que pasa en Ceuta "es de su competencia", ya que ellos no pueden dirigirse a un consejero, puesto que dependen directamente del Gobierno. En este sentido, el presidente del sindicato califica de "paradójico e incongruente" que Illa se dedique a criticar la gestión de algunas comunidades, como Madrid, mientras abdica de sus funciones en las ciudades en las que él debería estar al mando. Por eso, le pide que visite Ceuta, que hable con los médicos y que ataje de una vez por todas el problema de falta de personal, especialmente en las UCI, porque, como dice Roviralta, lo que allí ocurra "puede ser la diferencia entre la vida y la muerte".

En España

    0
    comentarios

    Servicios