Menú

Ada Colau pide perdón porque operarios municipales borraron un mural contra Juan Carlos I y a favor de Pablo Hasél

Separatistas y antisistema claman contra la alcaldesa, que promete que revisará "el protocolo de borrar pintadas".

0
Separatistas y antisistema claman contra la alcaldesa, que promete que revisará "el protocolo de borrar pintadas".
El mural borrado por operarios municipales de Barcelona y que ha llevado a Ada Colau a pedir perdón, publicando esta imagen. | @AdaColau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se encuentra en un verdadero aprieto con la parte más entusiasta de su parroquia, los antisistema, y con los separatistas. Unos operarios municipales borraron un mural en el que se llamaba ladrón a Juan Carlos I y se pedía la libertad del rapero Pablo Hasél, que debe ingresar en prisión en breve para cumplir una condena de nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona debido a que tiene numerosos antecedentes penales.

Colau considera que el personal municipal se excedió, que no deberían haber borrado el mural con la cara del Rey emérito y ha prometido que revisará "el protocolo de borrar pintadas". Sin embargo, las excusas no han aplacado a los críticos, que llegan a pedir incluso la dimisión de la alcaldesa y la acusan de "blanquear" la monarquía. En las redes sociales circula una versión del mural en el que la cara de Juan Carlos I se ha sustituido por la de Colau.

La alcaldesa se ha sumado a los artistas que reclaman la libertad de Pablo Hasél y en su cuenta de Twitter ha afirmado que "hay que reformar ya el Código Penal para evitar más vulneraciones de la libertad de expresión". Precisamente el Gobierno ha anunciado que despenalizará delitos como el enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, las injurias a la Corona, los delitos de odio y contra los sentimientos religiosos". A la petición de libertad para Hasél se han sumado personajes como Pedro Almodóvar y Joan Manuel Serrat.

El rapero Hasél, antaño partidario de Podemos y amigo de Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias, se ha declarado en numerosas ocasiones partidario de los Grapo y de la ETA y es un elemento recurrente en disturbios protagonizados por antisistema y separatistas. Entre sus "hazañas" más sonadas consta la ocupación durante varios días del rectorado de la universidad de Lérida, un suceso de 2016, cuando ya acumulaba denuncias y visitas a los juzgados por su trayectoria "política".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia