Menú

Temor ante el baile de Abel Caballero: "No respondas, Almeida. Te lo pido de rodillas"

Hoy se cumple un año de la rendición de Occidente ante los talibanes y la prensa se vuelve a acordar de Afganistán.

Hoy se cumple un año de la rendición de Occidente ante los talibanes y la prensa se vuelve a acordar de Afganistán.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida | Ayuntamiento de Madrid

El Mundo

"El divorcio de Yolanda Díaz y Podemos desemboca en guerra de listas". Qué relación tan turbulenta la de Podemos e IU. Y eso que todos provienen de la misma matriz, el partido de Anguita. Qué daño hizo Pablo Iglesias a un partido que tenía gente decente en sus filas. Pero si la cosa esa del espacio de Yolanda es Podemos con otro nombre.


"Salman Rushdie se recupera mientras las ventas de 'Los Versos Satánicos' se disparan". Julio Valdeón cuenta que "las veces que vi a Rushdie en Nueva York, en dos saraos literarios, me sorprendió su aparente despreocupación. Ahora sabemos que no iba con escolta. Había recuperado su vida en la ciudad de la libertades, con la estatua de los desposeídos y los prófugos que brilla a los pies de Ellis Island. Pero el fanatismo nunca descansa, mientras los pastores del rollo multicultural, enemigos de la palabra sin bozales, derraman ahora sus asquerosas lágrimas de cocodrilo".

Jorge Benítez se pregunta: "¿Alguien publicaría hoy Los versos satánicos?". "No es que ahora las grandes editoriales se pensarían mucho la publicación de esta novela, sino que, como diría Christopher Hitchens, el más fiel defensor que tuvo Rushdie, es que ni siquiera se lo plantearían. Por eso estamos hoy peor que en 1989. Occidente, ya rendido a la amenaza de la violencia, jamás volverá a asumir un riesgo así. Por eso Occidente cada día pinta menos". Nos hemos acostumbrado a la vida cómoda. Revilla fue una muestra el otro día cuando pidió a "este Zelenski" que se rindiera para no hacer sufrir a Europa.

Y hoy se cumple un año de otra demostración de la decadencia de occidente. La retirada de Afganistán. "La situación en el país centroasiático es, 12 meses después, alarmante. Casi la mitad de la población está en riesgo de hambruna, los servicios básicos no funcionan por la incompetencia del régimen fundamentalista y el terrorismo yihadista ha recuperado su santuario. Y quienes peor lo están pasando son las mujeres, despojadas de los mínimos derechos humanos y sin posibilidad ni de trabajar en la mayoría de los casos ni de estudiar". "Pero la vuelta al poder de los talibán tiene también una clara lectura europea" porque "obligó a los Veintisiete a que tomaran conciencia de la necesidad de forjar una política de seguridad y defensa común" al margen de EEUU.

"Aunque los Estados miembros de la UE son muy recelosos a la hora de ceder competencias sobre sus fronteras o seguridad, los planes militares de los Veintisiete tras Afganistán pasan por invertir más y mejor en tecnología y capacidades en Defensa". ¿Lo verán nuestros ojos?

El País

"Marruecos recibirá 500 millones de la UE para que controle sus fronteras". Qué bien juega sus cartas el sátrapa vecino.

El periódico sanchista lleva semanas entregado a la empresa de doblegar al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, para que se trague los sapos que le impongan los siervos de Sánchez en El País o La Sexta. El primero, que imite a Casado y desautorice y ataque a Isabel Díaz Ayuso. Ayer lo intentaron en una entrevista, y al no conseguirlo, hoy le toca al gallego la enésima catarata de ataques en el editorial. No parece que Feijóo se inmute.

"El presidente del PP desaprovechó la ocasión de emitir algún tipo de cautela sobre las exhibiciones antiinstitucionales de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que anunció su desobediencia al real decreto sobre medidas de ahorro energético". Las mismas exhibiciones que hizo el Gobierno vasco sin que haya recibido ni una sola recriminación de El País. Y las que realiza, no anuncia, ERC sin que Pepa Bueno alce jamás la voz contra ellos.

"Esquivar la enmienda a la presidenta por la vía de señalar las conductas de otros casa mal con el mensaje de moderación". Menuda gilipollez, Pepa, te has lucido con la frasecita.

Tampoco faltan las críticas por la renovación del CGPJ, el único pacto que quiere Sánchez con el PP y la obsesión de El País, y "las voces que desde su partido han conjeturado la ilegitimidad de Pedro Sánchez". Si nos limitamos a esta legislatura, es que chirría que un tío gane una elecciones prometiendo que no iba a pactar con ninguno de los socios con los que actualmente gobierna. Los que le votaron por esas promesas tienen derecho a sentirse estafados.

"Calificar el real decreto con medidas de ahorro energético como "un acto totalitario", que ayer rebajó en este periódico a "autoritario", devalúa la legítima crítica que puede merecer la gestión del decreto y alienta la hipérbole como forma de confrontación política". Gobernar a base de decretazos son gestos totalitarios. Y punto.


"Mientras tanto, las medidas económicas contra la crisis que propone su partido tienen todavía una insuficiente concreción". Menos concretas son las del Gobierno y es quien ahora mismo tiene la obligación de implantarlas. Estamos todos acojonados ante la que nos espera con este gobierno al frente.

"Feijóo tendrá numerosas ocasiones de demostrar que la moderación no es un tono de voz, especialmente cuando se está al frente de un partido que ha dado dos presidentes del Gobierno a la democracia española, ha liderado 16 años este país y acabará tomando el relevo en algún momento". Esperemos, por el bien de todos, que ese momento llegue lo más pronto posible, Pepa.

ABC

"Kabul, año 1". "Un año después de la atropellada retirada de las tropas occidentales de Kabul se han cumplido los peores presagios", dice el editorial. "La única diferencia respecto al Afganistán que conocimos antes de la llegada de los militares occidentales es probablemente el gran coraje heroico de miles de mujeres que no se resignan a callarse ante el atropello al que se ven sometidas por el poder". Se plantea el editorial si no sería más pragmático reconocer "a los talibanes como los gobernantes legítimos". "Sin reconocimiento no hay posibilidad de negociar nada ni de abrir las embajadas. Y sin relaciones diplomáticas no se puede ayudar a los afganos". Diplomacia y talibán casan fatal.

"Por ahora, lo que han hecho muchos países, España entre ellos, es traer a países occidentales a todos los que podían ser ayudados para ofrecerles una vida nueva fuera de su país, a pesar de que ello supone privar a la sociedad afgana de los mejor educados y formados, aquellos que tal vez hubieran podido construir un futuro diferente". "Solo por esas mujeres valientes y determinadas a defender su dignidad ya vale la pena pensar en cuáles pueden ser las mejores vías para prestarles ayuda".

Ignacio Camacho compara lo ocurrido Salman Rushdie con el acoso a Mikel Iturgáiz. "A Mikel, el hijo de Carlos Iturgaiz, le han dictado una 'fatua'. Una de esas consignas de caza del hombre surgidas de la atmósfera de odio en que sigue instalada una parte de la sociedad vasca", se ponga la izquierda como se ponga.

"La condena no es a muerte pero incluye y ampara el uso de la intimidación y la violencia. La amenaza, el insulto, la presión psicológica, la coacción física, la agresión callejera", amparada por el señor que ocupa Moncloa porque necesita sus votos. "Los ayatolás que han promulgado la sentencia no llevan turbante", pero son sobradamente conocidos. Los socialistas les miran con arrobo mientras insultan a sus víctimas.

"Quizá un día Mikel Iturgaiz se canse de ser un héroe a su pesar y acepte el destierro ante la falta de eco de su ejemplo. Muchos otros lo hicieron y algunos que se empeñaron en aguantar están muertos. La única diferencia es que hoy al menos –por ahora– no existe ese riesgo, pero el asedio civil es en muchos casos idéntico en el entorno opresivo de los pueblos donde el mundo batasuno, bildutarra o como se llame en cada momento, impone su hegemonía de hecho. Y tal vez no esté lejano el instante en que de la mano del PSOE lleguen al Gobierno de la comunidad autónoma los talibanes étnicos". Al menos es el sueño de Pedro Sánchez, ya hecho realidad en Navarra.

Y José F. Peláez se ha quedado estupefacto con el baile de Abel Caballero. "Daría la vida por imitar el baile de Abel Caballero en el festival 'O Marisquiño' de Vigo, pero me temo que es imposible, esa coreografía está reservada a los dioses. No creo que un simple mortal, bípedo y áptero, pueda realizar esos movimientos de modo premeditado y mucho menos planificado". "Son unas convulsiones arrítmicas como de niño poseído". "Solo pido una cosa: no respondas, Almeida. Te lo pido de rodillas. O la cosa para aquí o nos comemos a Revilla cantando Motomami". Eso, Almeida, déjale que te gane a break dance, dale esa alegría al de Vigo. Esta vez Madrid se rinde sin luchar.

La Razón

"Primer año del califato". Dice el editorial que los rescates de afganos "no pueden borrar ni la vergüenza de la retirada, casi huida, de las fuerzas occidentales". "Afganistán volverá a ser refugio de terroristas islamistas, mercado negro de armas, drogas y personas; nido de todo tipo de corrupción y, lo que es más preocupante, un foco antioccidental en una de las zonas más inestables del planeta". Otra más. "Occidente nunca lamentará bastante la oportunidad perdida ni podrá justificar el abandono a la peor de las tiranías de todo un pueblo".

Lamentos que no servirán para nada. Como dice Marhuenda, "El drama de Afganistán interesa muy poco". Y ahora con lo de Ucrania, menos. "La crisis de Afganistán sirvió para ocupar amplios espacios en los medios de comunicación y movilizó esa solidaridad que tanto gusta a los más afortunados". Además era agosto, con la sequía informativa acostumbrada. "Estos días los medios de comunicación dedican un espacio al martirizado Afganistán, en ese ritual que representan los aniversarios, y nos lamentamos con lágrimas de cocodrilo por la tragedia. Los países ricos somos así". Y vuelve a ser agosto.

Antonio Martínez Beaumont dice que Podemos "son casi una secta de esas que dictan los más mínimos detalles a los fieles, hasta el punto de nublar su mente". Sin el casi. Pero el "«talibanismo» con el que los dirigentes del partido de Ione Belarra e Irene Montero defienden el mantra de la «igualdad» y el feminismo «empoderado» casa mal con sus hechos". Se refiere a una información de La Razón que dice que la mayor parte de los trabajadores son hombres y tienen contratos precarios, otra de las muchas, interminables, contradicciones, por no decir mentiras podemitas.

Dice Beaumont que puede que antes lograran engañar a alguien. Y que "algunos les seguirán creyendo. Aunque, a medida que pasa el tiempo, cada vez menos. Porque es imposible ocultar que el «asalto a los cielos» era pillar sueldazos públicos y moquetas ministeriales". Si alguien cree todavía a Podemos es que tiene una enfermedad mental y debe hacérselo mirar lo antes posible porque puede resultar un peligro público.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador