Menú
La prensa de un vistazo

'El País' rebautiza la amnistía: se llamará "alivio judicial"

Se acerca la segunda parte de este carajal en el que nos ha metido Sánchez con la investidura en el aire.

Se acerca la segunda parte de este carajal en el que nos ha metido Sánchez con la investidura en el aire.
Los diputados de Junts, Josep Maria Cruset, Miriam Nogueras y Eduard Pujol I Bonell, a su llegada para presentar sus credenciales en el Congreso. | Europa Press

El Mundo

"Feijóo busca estrategas de primer nivel para reforzar su equipo". "Barones 'populares' piden volver al plan inicial del líder gallego y primar las propuestas «en positivo»". Andan más perdidos que el barco del arroz.


Dice el editorial que "ahora el partido debe reflexionar sobre sus posibles errores de diagnóstico y tomar cuanto antes conciencia de que se enfrenta a un bloque que tiene como principal objetivo aplicar al constitucionalismo social un cordón sanitario que lo expulse del debate público e institucional y le coloque un estigma antidemocrático. Para llevarlo a cabo, necesariamente lo acompañará de una fuerte estrategia de polarización. La legislatura será con seguridad durísima".


"El partido representa a muchos millones de ciudadanos que creen en la Constitución y sus valores. Para que su espacio social no se resigne ni se desmoralice, debe exhibir un plan alternativo e ilusionante, que no se limite a la resistencia y la confrontación pero que tampoco las rehúya". Y, como diría Luis Ventoso, el PP necesita una tele. El poder mediático de la izquierda es inmenso, poderosísimo, sin una televisión que le guarde las espaldas las telesánchez le destruirán.

El País


El periódico ultrasanchista se ríe de nosotros. "Sánchez asume que debe buscar un alivio penal al ‘procés’". ¡Ha llegado el mesías del separatismo, alabado sea Sánchez! Que no lo hace por la poltrona de Moncloa, que conste, lo hace por aliviar el dolor separata, Su Sanchidad es así, generoso, empático, siempre pensando en el bien ajeno. A los constitucionalistas de Cataluña, las auténticas víctimas del procés, que les den. Tienen más cara que espalda.

"Las caras lo decían todo: un festival de carcajadas, besos y abrazos en la bancada del Gobierno, frente a un funeral de muecas apesadumbradas en la del PP". Llevan así desde el jueves, un regodeo continuo.


Al margen de dar vueltas y revueltas a la amnistía que todo el mundo sabe que se producirá, Cué y Hermida anuncian que Santos Cerdán viajará a Waterloo. "Y hay otro punto importante: el reconocimiento político a Puigdemont. La posibilidad de que alguien del PSOE al máximo nivel —Cerdán es el más probable— tenga que viajar a Bruselas para encontrarse con él es un asunto muy delicado, pero no se puede descartar en las próximas semanas". No hay nada delicado para Sánchez. Hará lo que le venga en gana.


El editorial rebautiza la amnistía oficialmente. "Alivio judicial". Al contrario que el líder popular Alberto Núñez Feijóo, ha sido Pedro Sánchez quien hasta ahora ha demostrado mayor capacidad para forjar acuerdos no solo dentro del bloque progresista sino fuera de él. Acuerdos de calado, aunque muchos de ellos lo son de procedimiento. Hay algunos que podrán resultar más complejos, como el alivio judicial para los acusados del procés". Ya tenemos palabro para disfrazar la amnistía.

"Con el fin de proteger las negociaciones, es previsible que las conversaciones que Sánchez mantenga para asegurar su investidura sean discretas". Si lo hiciera el PP sería secretismo, ocultismo y falta de transparencia. Como lo hace el PSOE, es discreción.


"El objetivo sería lograr una investidura fructífera, esto es, con capacidad para traducirse en un pacto de legislatura que no solo confiera estabilidad al país desde el punto de vista de las políticas públicas —como ha ocurrido en la anterior etapa— sino también desde el punto de vista emocional —y este no ha sido el caso de la anterior—. España necesita afrontar sus problemas lejos del alarmismo interesado de la derecha, pero necesita hacerlo con claridad y haciendo partícipes a los ciudadanos del trayecto y del objetivo último de reforzar la convivencia". Claro, y eso se consigue con el asesinato civil de once millón y pico de españoles.


Dice Pepa Barroso que "no es una buena noticia que algunos" de los socios de Sánchez "hayan manifestado su negativa a reunirse con el Rey". Como si no lo supiera o fuese la primera vez. Es que resulta que los socios que Sánchez ha elegido quieren cargarse la Constitución y la Corona. Pero también lo sabía Sánchez.


"Hay que exigirles a los partidos que eviten cualquier tipo de presión sobre el Monarca para acudir a la investidura, y también a los nacionalistas e independentistas que reconozcan y respeten los procedimientos constitucionales". Jajajaa. Para partirse la caja. Exigir a los nacionalistas e independentistas que respeten la Constitución del un país al que odian y del que quieren irse. Esto es de cachondeo.


"Es tiempo de reforzar el prestigio de las instituciones y afrontar desde la lógica de los consensos los grandes desafíos que presenta el cambio climático y un contexto internacional marcado por la guerra y la incertidumbre". Idos a freír espárragos. Que hablen de consensos los que quieren apartar de la vida política al partido más votado.

ABC


"Altos cargos del PP piden cambios que mejoren la relación con Vox". De verdad, no hay quien los entienda. "Alcaldes, presidentes y líderes autonómicos y provinciales defienden a Feijóo pero piden rebajar la tensión". "La dirección nacional demanda tranquilidad, consciente de que hay «nervios» en el partido tras los resultados del 23J y porque una parte defiende una estrategia y otros otra. ¿Cómo relacionarnos con Vox sin limitar el crecimiento propio? Esa es la pregunta que sigue atravesando al PP. El debate va para largo. En Génova piden tiempo tras no alcanzar el poder a la primera: «No debemos perder la calma. Los pasos que estamos dando son los adecuados»". En el otro lado del frente no tienen tantos melindres, así que tranquilos, que tiempo van a tener. Una eternidad.


Ángel Expósito nos recuerda que "Frankenstein es un monstruo y no un divertido muchachuelo. Los socios de Sánchez no son progresistas ni reformistas por mucho que se vistan de marcas y diseño. Los herederos de ETA y los golpistas son los sucesores de la banda terrorista y los mismos del 1-O. En concluyendo: Frankenstein es una bestia, no es un dulce gatito".


"Esta España nuestra es un país de contrastes. Y de injusticias. No puedes contratar con la administración pública si no estás al corriente con Hacienda. No puedes ser tertuliano de RTVE si no certificas que cumples con la Hacienda pública.

Y a la vez, si huyes del Tribunal Supremo tras dar un golpe de Estado resulta que puedes negociar el Gobierno de España. Y todo, mientras te pegas la vida padre en un casoplón en Bruselas, sin dar un palo al agua y cobrando de nuestros impuestos. Llámame loco... pero es una puñetera vergüenza". Gracias, Expósito, con tanta propaganda ya hemos interiorizado que esto es normal.


La Razón

"Sánchez quiere ir a una investidura «pronto»". Lo que diga el señorito. "El presidente se ve reforzado tras la elección de Armengol: "Es la mayoría del Gobierno". El PSOE no quiere presionar al Rey en su decisión de designar un candidato el martes". ¿Y cómo llama a esto?
"El PSOE y Pedro Sánchez siguen instalados en la montaña rusa que supusieron la campaña y la misma noche electoral del 23J. Abonados a la ciclotimia, siguen transitando de la euforia a la angustia con la facilidad y la cadencia a la que se desarrollan los acontecimientos". "«La Mesa es una pantalla, la investidura es otra historia», aseguran en el entorno del líder socialista, donde no quieren dar nada por sentado". Debe ser el agotamiento de haber convocado dos elecciones seguidas en pleno verano, porque los demás vemos claramente que Puigdemont les dará sus votos.


El periódico de Marhuenda no lo tiene tan claro. "A tenor de las declaraciones de los portavoces del partido que lidera Carles Puigdemont, como las que ha hecho la diputada y mano derecha del fugado de Waterloo, Mirian Nogueras, en las que, junto con los delirios habituales sobre el mal trato de España a Cataluña, señala, textualmente, que cualquier acuerdo con el PSOE «hay que cobrarlo por adelantado» y que ellos no están ahí para elegir un presidente español, sino para conseguir la independencia, permite abrigar las dudas sobre quién marca en realidad los tiempos políticos, si La Moncloa o Waterloo".


"Muchas de las cuestiones en liza tienen un complicado encaje legal, cuando no chocan directamente con la Constitución, y van a obligar a los proponentes a hacer verdaderos encajes de bolillos jurídicos". Vamos, que Puchi no puede cobrar por adelantado. Seguro que les hace un préstamo. No es tan difícil, tiene en su mano la llave de la moción de censura.


Marina Castaño define lo que nos pasa a muchos en estos momentos. "Atravieso la última estación de estas vacaciones con una mezcla de indiferencia, estupor y desprecio hacia lo que pasa a mi alrededor. Que quien se cargó las islas baleares mientras las gobernó y ahora aparezca como tercera autoridad del estado, me importa un bledo. Que Puigdemont ordene, mande y haga saber a Sánchez y a sus 178 apoyos, me importa un bledo. Que los malditos de Vox no vayan a arrimar el hombro por intentar lo imposible y que se estén desintegrando a pasos agigantados, me importa un bledo". Vamos a necesitar una sesión conjunta de terapia de grupo entre políticos y periodistas.

En España

    0
    comentarios