Menú
La prensa de un vistazo

"Sánchez hunde al PSOE: la legislatura pende ya de un hilo"

Fin de la pesadilla de la campaña gallega. La prensa, con alguna excepción, exhala un largo suspiro de alivio.

Fin de la pesadilla de la campaña gallega. La prensa, con alguna excepción, exhala un largo suspiro de alivio.
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta, José Ramón Gómez Besteiro (d), durante el cierre de la campaña electoral del PSdeG-PSOE, en el Pavillón Fontiñas, a 16 de febrero de 2024, en Santiago de Compostela, La Coruña, Galicia (España). | Europa Press

El Mundo

"El PP arrasa en Galicia y Sánchez conduce al PSOE al desastre". Qué envidia dan los gallegos. Ellos sí que saben votar. "Galicia castiga a Pedro Sánchez y sume al PSOE en el "hartazgo": "Que esto (la amnistía) acabe cuanto antes"". "Fracaso total de Yolanda Díaz en el primer examen de Sumar y Podemos se hunde por detrás del Pacma". Qué titulares tan bonitos.

"Adiós al 'síndrome del 23-J': "La legislatura de Sánchez pende ya de un hilo. Y le toca reflexionar"", dice Lucía Méndez. "Galicia le ha dado la Xunta a Alfonso Rueda, que adelantó las elecciones precisamente para esto, una gran alegría a Alberto Núñez Feijóo, una alternativa de futuro a Ana Pontón, un escaño de colores a Jácome, un importante disgusto a Pedro Sánchez y también le ha dado la espalda ostensiblemente a dos líderes nacionales, Yolanda Díaz y Santiago Abascal". Lo del disgusto a Sánchez es música celestial, Lucía.

"El síndrome del 23-J es el que espera la sorpresa continua, las gestas épicas de Sánchez, el fiasco de las encuestas, los golpes de efecto de la campaña, las meteduras de pata de Feijóo, la identificación del PP con Vox. El síndrome del 23-J es dejarse llevar por las expectativas sin pensarlo dos veces. Lo padeció el PP en las generales, con gran trauma posterior. En esta ocasión, el síndrome 23-J ha equivocado a la izquierda nacional". "El síndrome del 23-J era tan potente que incluso comparamos la campaña de generales de Feijóo con la del 18-F. La izquierda subrayó que eran los mismos errores y que este mes de febrero asestaría un golpe definitivo al liderazgo de Feijóo. Ya estaban preparando las reacciones a los desayunos madrileños de las próximas semanas de Isabel Díaz Ayuso. En esta cesta puso todos los huevos Sánchez. Y su partido se ha quedado con 9 escaños". Pero qué listos son los gallegos. Hoy me encantaría ser gallega. "Si Feijóo hubiera tenido que reflexionar de perder la Xunta, igual le toca hacerlo a Sánchez". ¿Sánchez? ¿Ese chulo indecente? Ni lo sueñes.


Federico Jiménez Losantos dice que "la izquierda, es decir, el PSOE y Podemos-Sumar, prácticamente ha dejado de existir electoralmente". "El hundimiento del Partido Socialista supone, o debería suponer, un cambio de paradigma ideológico para el PP. Su enemigo ya no es el PSOE. Probablemente, no lo sea nunca más". "La palabra mágica que caducó ayer, aunque parezca que triunfó, es gestión. La única gestión que a partir de esta misma semana se espera del PP es cómo hace frente al golpe de Sánchez, dispuesto a amnistiar a los aliados de Putin, el atroz asesino de Navalni, a los terroristas buenos y a los malversadores de fondos públicos. La huida hacia delante de Sánchez no es sólo el camino de un Gobierno. Es también el único camino que la deriva criminal del PSOE le ha dejado a la izquierda. ¿Se enterará la derecha?". El más difícil todavía.

"Galicia tenía ayer en sus manos la posibilidad de entregarse al conflicto nacionalista que proponía el «bloque plurinacional» de Pedro Sánchez bajo el liderazgo del BNG, o bien apostar por la estabilidad y los consensos constitucionales que el PP sostiene ya en solitario en la región". Pues bien, "Galicia ha dicho no", un NO como una casa a las intenciones de Sánchez "en su apuesta rupturista", dice el editorial. Ojalá sea el principio del fin de este psicópata.


"Es un logro incontestable que, sin duda, le confiere peso como barón popular y que, al mismo tiempo, implica un notable impulso para Feijóo desde el punto de vista del liderazgo interno, pero también como dirigente de la oposición. El presidente del PP se jugaba mucho en estas elecciones anticipadas en su feudo y es evidente que las ha superado. Por ello, Feijóo dispone ahora de un importantísimo caudal político que está obligado a aprovechar sin miedo ante un Gobierno que de manera irrevocable ha sacrificado la convivencia entre españoles para mantenerse en el poder". Sánchez no es invencible, Feijóo, a por él, somos muchos más de los que piensa.


Y menuda leche se ha pegado el PSOE gallego por culpa de Sánchez. "El candidato José Ramón Gómez Besteiro era la apuesta personal de Sánchez. Y su campaña ha sido decidida desde Ferraz, con un movimiento inédito en la historia del PSOE: sus estrategas han trabajado abiertamente en favor del BNG". Otro cadáver que deja Sánchez por el camino para sobrevivir él.

De la Yoli ni hablamos, ni el ridículo de ir en tacones a recoger plastiquitos le ha servido de nada. "Con la exclusión de Sumar del Parlamento, la vicepresidenta queda señalada personalmente. La absoluta irrelevancia de Vox también es un golpe importante para Santiago Abascal: su partido no solo ha protagonizado un rotundo fracaso sino que, en su intento de robar electorado a Rueda, ha puesto en riesgo la mayoría absoluta del PP, finalmente sin éxito". Es para lo único que sirve Vox, para poner en riesgo al PP. A ver si tenemos suerte y desaparece Abascal al mismo tiempo que Sánchez y podemos volver a vivir en paz.

Para Jorge Bustos, "desde que lo echaron y tuvo que reventar la cerradura para volver, Pedro mantiene con el PSOE una relación instrumental, puramente hedónica, como la del señorito con la criada. No lidera un partido sino un bloque plurinacional de enemigos del centroderecha español. Por eso decidió liquidar las opciones del PSdeG para apostarlo todo al BNG en la esperanza de golpear a Feijóo donde más podía dolerle. Su cálculo ha fallado con estrépito: sacrificó la honra a la utilidad y ha perdido ambas. Muchos socialistas se preguntarán hoy si merece la pena seguir destruyendo federaciones territoriales en el exclusivo provecho del secretario general y sus tóxicas alianzas. Pero se lo preguntarán en voz baja, claro". O se quedarán sin nómina.


"Que Feijóo sale reforzado es algo que pudieron discutirle los tertulianos sanchosféricos antes de convertir esta cita en un examen final a su liderazgo. Pero lo hicieron de forma obsesiva hasta el domingo mismo: suya era la consigna del carácter existencial del 18-F para Feijóo. Hace falta ser muy cínico para salir ahora con que la absoluta se daba por descontada (lo harán)". Por supuesto, los todólogos sanchistas no tienen la dignidad de reconocer una equivocación. Aquí ya nos conocemos todos.

Eso dice también Rafa Latorre. "El oficialismo pretendió instalar la idea de que en Galicia era Feijóo quien se lo jugaba todo. Si se lo jugaba todo, es de suponer que ha ganado mucho". "Puede que Feijóo se jugara todo Galicia y eso sólo da la medida del drama del socialismo, que nada se jugaba aquí porque todo lo había perdido ya". "Sánchez está desangrando al partido en una continua autotrasfusión de las federaciones a Moncloa Distrito Central". Merecido se lo tienen por cobardes. El PSOE es hoy "un proyecto unipersonal, un esfuerzo colectivo al servicio de un plebiscitario sin escrúpulos".

El País

"El PP conserva la mayoría absoluta". Y ya. Del PSOE mejor no hablamos. Con la campaña que hemos hecho para que ganara el BNG, dirán los ultras del sanchismo. "Si las elecciones gallegas se habían presentado como una prueba para Alberto Núñez Feijóo, el liderazgo en el PP del político gallego ha salido incólume del envite", reconoce Xosé Hermida. "El BNG hace historia con su mejor resultado, pero la izquierda no suma". Ohhhhhh, les falta decir. La izquierda, si consideramos izquierda a PSOE y Sumar no es que no sume, es que se han pegado un batacazo histórico.


"PSdeG se hunde con su peor resultado histórico, arrollado por un BNG al alza. Los socialistas pierden cinco escaños tras una campaña en la que no fueron capaces de quitarse de encima la condición de subalternos de los nacionalistas". Hay que tener cara. El País hizo campaña por el BNG.

La mezquindad del sanchismo mediático aparece en el propio editorial. "Feijóo quiso convertir la cita del 18-F no solo en la ocasión de plantar cara a Sánchez, sino también en el momento de afirmar su poder dentro del partido cuando arreciaban las críticas a su liderazgo. La mayoría absoluta de este domingo supone una reválida para él, que ve reforzada su posición en Génova". Los que quisieron convertir el 18-F en un plebiscito para Feijóo fueron Sánchez, que se llevó a Galicia a todos sus ministros, y sus indignos periodistas, que estrujaron hasta la náusea la tontería de Feijóo con Puigdemont, que ni de coña era como lo contaban. Menuda cloaca.

"Pese a sus buenos resultados, la Galicia que ha vuelto a encumbrar al PP no es la misma que inició su larga serie de mayorías absolutas. Lo demuestra el empuje del BNG de Ana Pontón, cuyo ascenso llevó a sembrar la duda entre los populares, que centraron sus hiperbólicas críticas en la candidata nacionalista". ¿Hiperbólicas críticas? Todavía estoy oyendo a Patxi López berreando que Feijóo es un rehén de Puigdemont. Y a Zapatero diciendo gansadas.


"El fracaso más rotundo entre los grandes partidos lo ha cosechado esta vez el partido socialista". Esta vez y varias veces más. Bien merecido se lo tiene. "Parte de esta debacle puede deberse al ímpetu con que el BNG arrastró a parte de sus votantes hacia el voto útil, pero lo que ha quedado al descubierto es la ausencia de una estrategia del PSOE en esta comunidad, la falta de un nítido proyecto autonómico del PSdeG y el baile permanente de candidatos a la Xunta". Y fundamentalmente, que la candidata de su jefe y de sus medios, como El País, era la chica del BNG y no Besteiro. Pero en lugar de reconocer esta verdad, que hasta ayer era desvelada hasta en el propio diario ultrasanchista, hoy dicen, sin despeinarse, que "José Ramón Gómez Besteiro no hizo una mala campaña, pero por fuerte que fuera el apoyo y la presencia de Sánchez y del resto del Gobierno, su liderazgo no tuvo tiempo de echar raíces y se vio lastrado por un PSOE nacional al que puede empezar a pasarle factura el desgaste del tenso arranque de la legislatura en torno a la ley de amnistía". Bueno, mira, que mientan lo que quieran, esta basura ya solo la leen los sanchistas y los que no tenemos más remedio.

"Otro fracaso inapelable ha sido el de Sumar, una fuerza que ha perdido el empuje que llegó con las Mareas y con el Podemos que galvanizó aquella energía". La Yoli no levanta cabeza.

"Feijóo salva el punto de partido y recupera la autoestima", dice Elsa García de Blas, que ha torturado a Feijóo durante toda la campaña con una saña que parecía algo personal. "La sensación en el PP es de profundo alivio. El partido ha resistido el envite en Galicia y conserva el poder en su feudo histórico con una quinta mayoría absoluta, lo que permite a Alberto Núñez Feijóo acallar las voces que le estaban esperando para cuestionar su estrategia y, de postre, su liderazgo. El líder del PP, que se la jugaba en su tierra, salva el punto de partido y sale reforzado a la interna". Bueno, esas voces eran las de los periodistas y tertulianos sanchistas, que son abrumadora mayoría.


Elsa tiene una fuente que dice ser del PP que si yo fuera Feijóo trataría de localizar para ponerle de patitas en la calle. Parece un infiltrado. ""Hemos estado 10 días hablando de Arnaldo Otegui, parecíamos un miniVox de saldo. Le hemos regalado al BNG el marco de las propuestas de sanidad, de educación, de políticas sociales…Cuando llevamos cuatro legislaturas gobernando. El PP de Galicia es un PP diferente al de resto de España, más transversal", se lamentaba esta fuente". ¿Un miniVox de saldo? Elsa dice que es una fuente, pero como no da nombres, podemos deducir que ella es esa fuente.

"Las elecciones generales son un mundo aparte", dice Carlos Cué, el periodista de cámara de Sánchez. "El PSOE y Sumar tienen un problema territorial muy serio, que ha hecho que el PP pueda tener el mayor poder autonómico de su historia. Y eso alienta las esperanzas de la oposición de debilitar al Ejecutivo hasta lograr sacarle de La Moncloa en las próximas elecciones". Mola ese análisis, Cué, que así sea.

"Además, Pedro Sánchez confiaba en un fiasco del PP para terminar de debilitar a un líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, al que el PSOE llegó a ver en la cuerda floja esta semana. No sucederá. Feijóo sale reforzado después de salvar con comodidad esta bola de partido y sacará todo el partido posible a este pésimo resultado del partido de Sánchez, que se volcó en la campaña. Aún así, el líder del PSOE confía en poder explotar el error en plena campaña de Feijóo, cuando admitió que estudió la amnistía durante 24 horas y que estaría abierto a un indulto siempre que Puigdemont aceptara arrepentirse del procés". A ver, que me pierdo, ¿es Feijóo quien ha pactado con Puigdemont o es Sánchez? Es Sánchez, ¿no? Pues ya está, por mucho que quieran los ultrasanchistas mediáticos darle vueltas al tema.

ABC

"El PP exhibe músculo en Galicia y frena el ascenso nacionalista". "El PSOE paga los pactos de Sánchez". "Feijóo se reivindica con una victoria total ante un PSOE hundido y un Vox ineficaz". Fue una noche gloriosa.

José Peláez, tras acordarse de las risotadas de Zapatero, dice que "el PSOE fracasa sin paliativos, se hunde por completo y hace el ridículo ante un PP que no es que le cuadriplique en número de diputados, sino aún más. Y ante un BNG que casi les triplica". Eso sí, "Feijóo se está ganando a pulso una imagen de hombre no del todo fiable con un micro delante. Y aunque el resultado tapará las voces críticas, harían mal en cerrar la crisis en falso". Ay, ay, Feijóo, tienes que poner los pies en Madrid de una vez y tener cuidado con la prensa sanchista, que son una banda muy peligrosa.

Mientras, "Sánchez es una máquina de perder y de hundir a su partido en los territorios". "Sánchez es un lastre para la marca PSOE y una herropea en el tobillo de los líderes territoriales". Es que no gana unas elecciones aunque tenga a todas las teles a su servicio. "Su apuesta por los bloques es buena para él mismo, pero un desastre para el partido". Pero si ya no hay partido, sólo hay Sánchez. "Yolanda Díaz fracasa en su propia casa, se queda por detrás de Vox y, más que un apoyo, comienza a ser un problema para Sánchez". Pero un problema gordo, porque además, la tía tiene muy mal carácter.

"El PSOE es un muerto que solo respira gracias al PSC. El legado de Sánchez, me temo, será solo tierra quemada y ya solo queda esperar al escándalo que tengan preparado para tapar este desastre, una nueva cortina de humo que haga olvidar la verdad: que Sánchez es tóxico para su partido. Lo confirmaremos de nuevo en las Europeas. Y cuando el barco se hunda, ya saben lo que pasa". Uy, Peláez, sería maravilloso.

El editorial dice que "la victoria del Partido Popular en Galicia ratifica el inmenso poder que los de Feijóo atesoran a nivel autonómico y con el que están llamados a servir de contrapeso al Gobierno central dada la fragilidad parlamentaria del PSOE". "Esta es la enésima ocasión, desde que Sánchez asumió la presidencia del Gobierno, en la que el PSOE cosecha un sonoro fracaso. Salvo en Cataluña, que es un feudo electoralmente excepcional, los socialistas han ido de derrota en derrota, malogrando una implantación territorial de más de cuarenta años que había sido determinante en la historia de nuestra democracia". Y como sigan callando, cuando Sánchez salga de Moncloa, que pasará, no quedarán ni las raspas.


"Resulta que Galicia no ha cumplido con el papel que le adjudicó la prensa adicta al sanchismo", dice con cachondeo Julián Quirós. "Galicia ha respondido igual que Andalucía, Castilla, Valencia, Extremadura, Aragón, Baleares o Cantabria. Son los vendedores del crecepelo de la excepcionalidad catalana como modelo a seguir quienes no entienden, ni aceptan, la formidable respuesta ciudadana que recorre toda la península". Y que si Sánchez están en Moncloa es por culpa de Vox, que siempre acude a echarle una mano. A ver si la gente se va enterando de que votar a ese partido sólo beneficia a Sánchez.

Diego Garocho dice que "tarde o temprano tenía que ocurrir". Hubiéramos preferido que ocurriera antes, la verdad. "Si lo de Galicia hubiera salido bien, si prescindir de tu propio partido y hacer campaña por el BNG hubiera servido de algo, Sánchez habría levantado los brazos y habría acaparado todo el foco para sí. Y si salía mal, como ha salido, todos sabíamos que tendería a circunscribir la hemorragia a un pobre territorio periférico". Que digan lo que quieran él y sus voceros mediáticos. "Este ciclo político durará lo que dure, pero el coste que tendrá para el PSOE la aventura de las últimas legislaturas comienza a ser imprevisible". No puede durar mucho más, es insoportable estar sometidos a este continuo estrés.

La Razón

"Victoria del PP y debacle del PSOE". Para el editorial, Galicia "rechaza el nacionalismo excluyente y las políticas de confrontación con el Estado que promueven las formaciones soberanistas en otras partes de España". Gracias, Galicia. "La victoria, sin restar un ápice al mérito de Alfonso Rueda, es también la del presidente de los populares, Alberto Núñez Feijóo, no sólo por lo que significa de consolidación de su obra política al frente de la Xunta, sino porque para la izquierda y los nacionalistas se había convertido en el enemigo a abatir, sujeto de una de las campañas de propaganda negra más duras de las que hay memoria". Todas las campañas electorales se han vuelto auténticas guerras de propaganda basura de la izquierda y sus medios desde que existe Sánchez. Recordemos las cartas bala de Madrid, la foto de Feijóo cuando era imberbe. Sánchez es tan malvado que todo lo que hace y dice es un peligro.

José Antonio Vera va ya a por la Moncloa. "No vale ahora el argumento, como empezó a expeler el «pedrismo» sincronizado, de que estos comicios nunca tuvieron relevancia nacional. Los más osados incluso se atreven a decir, como conclusión, que el PP ha perdido, porque ha bajado en escaños". Lo que tendremos que oír. No tienen ni dignidad ni vergüenza ni decencia. "El barco del «sanchismo» hace aguas por donde pasa". "Pero que nadie se engañe: no habrá revuelta en Ferraz como consecuencia de la debacle. Ya se encargará la legión bolaña de vender como «previsible» lo inexcusable. Por muy en el guion que figurara, la conclusión no puede ser más destructiva para un presidente que no gana desde hace tiempo en ninguna parte". Pero gobierna, que es lo que importa.

"Al contrario que Feijóo. Aireaba la propaganda pedriana que se iba a comer la mayoría absoluta, cuando lo cierto es que sale más fuerte que nunca. Ni traspiés ni gaitas. El gallego exhibe su perfil de ganador. En Galicia empieza el asalto a La Moncloa". Bueno, bueno, hoy es un día de felicidad y celebraciones, pero Sánchez siguen en Moncloa y quedan cuatro años por delante. Nunca olvidar, jamás olvidar, lo que pasó el 23J.


"Otrosí Vox: sus votos, tirados a la basura en la obstinación de Abascal por enfrentarse más al PP que al PSOE". Pues eso, nunca olvidar el 23J y el papel que jugó Vox con sus exageraciones y salidas de pata de banco que solo sirvieron para movilizar a la izquierda.

En España

    0
    comentarios