Menú

La dirección del PP niega que Quiroga haya tirado la toalla ante la presión interna

La líder del PP vasco se ausenta del Parlamento y levanta todo tipo de especulaciones. Desde Génova, Maroto dice que cuenta con el respaldo de Rajoy.

4
La dirección del PP niega que Quiroga haya tirado la toalla ante la presión interna
Quiroga, este miércoles, tras retirar la polémica moción. | EFE

La ausencia de Arantza Quiroga en el Parlamento vasco levantó, de inmediato, todo tipo de especulaciones. Su liderazgo ha quedado más tocado si cabe después de que la dirección nacional le obligara a retirar su polémica moción sobre la banda terrorista ETA. "Lo que yo no quiero es que esto pueda resultar un problema y, con la misma responsabilidad, se da un paso atrás y no pasada nada", se justificó en esRadio, evitando en todo momento la autocrítica.

En todo caso, la nueva crisis volvió a poner en la diana a Quiroga, cuya presidencia siempre ha sido puesta en cuarentena por un sector del partido a nivel regional y nacional. Baste destacar cómo Alfonso Alonso, con el que tuvo importantes fricciones en el último congreso por apartar a Iñaki Oyarzábal de la secretaría regional, se apresuró a criticar la medida antes incluso de que Génova se posicionara en contra. "No puede estar con los etarras y escupiendo a la cara de las víctimas", mostró también su indignación Carlos Iturgáiz, histórico miembro del PP vasco aún con predicamento interno.

En este contexto, y con su escaño vacío por una "indisposición", saltó el rumor de que Quiroga tiraba la toalla y no esperaría al próximo cónclave para dejar la presidencia regional. Una información que se conocía en plena rueda de prensa de Javier Maroto en Madrid. "No hay nada de eso", se encargaron de subrayar fuentes de la cúpula. "Lo ha pasado mal, está muy tocada porque creen que se han malinterpretado sus palabras y que ella siempre ha mantenido la misma postura ante ETA, pero va a seguir al frente del partido", recalcaron las citadas fuentes. María Dolores de Cospedal ha sido su principal interlocutora. También Maroto, que en su comparecencia se centró en restar importancia en la crisis.

En todo caso, lo que nadie niega oficiosamente es que existe una brecha importante entre Quiroga y el PP de Álava, que dirige Alonso. Y que, en Génova, hay dirigentes que consideran que la líder regional "se ha vuelto a equivocar" y ha generado un incendio político en víspera de las elecciones generales. "Si no lo comunicó a Génova, mal. Y si o comunicó, también mal, porque no supieron ver que la moción se les podía volver en contra", según el relato de un miembro de aparto. Todas las fuentes coinciden en que el aplauso de Bildu a la iniciativa y la dura crítica de la AVT fueron decisivos para que Génova le obligara a rectificar.

Públicamente, en la citada rueda de prensa, Maroto rechazó que Quiroga esté en la cuerda floja y no dudó en defender la moción, toda vez el texto "contiene el discurso que ha defendió el PP vasco y de toda España siempre". Esto es, la dirección en un primer momento suscribió la moción, tal y como avanzó este diario. Si bien, prosiguió el vicesecretario general, "el colmo de los colmos en este país es permitir que Bildu elija como salvavidas y para blanquearse una propuesta que habla de deslegitimación del terrorismo y de la memoria de las víctimas". Por ello, concluyó, se retiró la iniciativa.

Lo que no aceptó Maroto, como portavoz de Génova, fue la crítica de Quiroga a Ángeles Pedraza, la presidenta de la AVT. "Todo nuestro respaldo y respeto", zanjó, pese a que la líder regional le acusó de doble vara de medir. El vicesecretario general y exalcalde de Vitoria es, a ojos de varios actores clave del partido, el recambio que barrunta Mariano Rajoy en el País Vasco, aunque en ningún caso antes de los comicios.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios