Menú

La última reunión de Súmate, la asociación 'charnega' de ERC, a punto de acabar a puñetazo limpio

Gabriel Rufián, portavoz mediático de la ANC, intentó dar un puñetazo a un militante de la organización y tuvo que ser reducido por los presentes.

0

Quien haya visto por televisión a Gabriel Rufián lo definiría como un joven tranquilo, de suaves maneras y trato agradable que profiere las mentiras habituales del discurso separatista: desde que el español no está excluido de la educación pública hasta que España roba a los catalanes y que las tropas franquistas invadieron Cataluña en 1939. Hay un leve tic de superioridad en su manejo de la oratoria, como si el resto de la humanidad fuera estúpida.

De méritos desconocidos hasta su irrupción en Súmate de la mano de Eduardo Reyes, presidente de la "entidad" y flamante diputado de Junts pel Sí, Rufián ha pasado a ser el tertuliano de guardia de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y el guardaespaldas del parlamentario de la cuota "independiente" de la lista de Mas y Junqueras. Aspira incluso al puesto reservado a Súmate si se reedita Junts pel Sí para las elecciones generales. Tal es su ambición que no dudó en intentar llegar a las manos en defensa de su patrocinador, que, entre otros favores, le impuso como uno de los oradores de la manifestación separatista del pasado "Onze de Setembre".

Lo cuenta la revista El Temps en su edición digital y la descripción del episodio resulta escalofriante: "En un momento dado de la reunión, Gabriel Rufián se levantó y se dirigió a José Rodríguez con la intención de darle un puñetazo. Este último también se puso en pie. 'Si esto lo arreglamos con una hostia, adelante', le respondió. Se quitó las gafas y puso la mejilla. La situación no llegó a más porque intervinieron terceras personas, que los separaron", escribe Nicolas Tomás sobre la accidentada, convulsa y violenta reunión de los dirigentes de Súmate.

El texto recoge la opinión del sector crítico de la organización, que denuncian "las formas, las actitudes y las reacciones predemocráticas del aparato". Según la revista catalana, los disidentes de Súmate ponen como ejemplo para definir a Rufián el caso de "un perro que no haya sido adiestrado de cachorro y cuando crece muerde y hace daño". Las personas consultadas, advierte el periodista, ante la hipótesis de que Rufián pueda ser elegido diputado en el Congreso se preguntan: "¿Intentará darle una hostia también a Soraya Sáenz de Santamaría?". Consideran que Rufián puede dañar la imagen del "proceso".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD