Menú

Vox se levanta de la mesa de negociación en Murcia ante la negativa de Ciudadanos a firmar el acuerdo

Los de Abascal no se abstendrán en ningún caso mientras no haya firma a tres; Ciudadanos dice que el encuentro era únicamente para "informar".

A unas horas de que se celebre la segunda jornada del debate de investidura en la Asamblea de Murcia, el popular Fernando López Miras no tiene garantizada su proclamación como presidente de la región. Tras el primer encuentro a tres, entre Partido Popular, Ciudadanos y Vox, celebrado este jueves por la mañana, los de Santiago Abascal se han levantado de la mesa al no haber compromiso de los de Albert Rivera para firmar un documento conjunto.

Fuentes parlamentarias de Vox aseguran que llevaban cinco horas negociando e "intercambiando documentos" con PP y Cs en Cartagena pero una rueda de prensa que se ha producido en Madrid ha provocado que el diálogo se haya roto. Ha sido la comparecencia del número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en el Congreso diciendo que no iban a firmar nada lo que ha provocado que los de Abascal decidieran levantarse de la mesa y rompieran las negociaciones. "No se retomarán hasta que no haya una rectificación. Es una hipócrita tomadura de pelo", aseguran estas fuentes que creen que lo sucedido es "tremendo". "Nada tiene sentido", añaden.

Fuentes del PP tienen la esperanza de que esta tarde se retome la reunión ya que, en las casi cinco horas de encuentro, "hemos visto que no son incompatibles los programas". "Creo que todo puede llegar a buen puerto", añaden desde Cartagena donde apuntan a que "lo que digan en Madrid no puede importar tanto", en referencia a lo ocurrido con Cs. Los populares consideran que ese acercamiento de las posturas, con la reunión a tres, supone un "paso más" con respecto a lo que sucedió en Andalucía y dicen que seguirán trabajando "hasta el último minuto" para que haya acuerdo.

Simplemente un "café" para "informar" a Vox

Minutos antes de que las declaraciones de Villegas provocaran la ruptura de las negociaciones por parte de Vox, Juan Carlos Girauta, también desde Madrid, negaba que la reunión a tres fuera una negociación y aseguraba que era un simple "café". Palabras que provocaban el enfado de Vox que insistía en afirmar que los de Rivera "están empeñados en pactar con el PSOE", algo aritméticamente posible, dado que socialistas y naranjas suman justo la mayoría absoluta de la Asamblea de Cartagena.

"Estábamos casi de acuerdo en todo los tres partidos pero se niegan a firmar", aseguran estas fuentes de Vox consultadas por Libertad Digital mostrándose muy sorprendidos por la negativa de Cs a rubricar en el último momento un documento conjunto. "En mi vida he visto nada absolutamente igual", añaden personas conocedoras de las negociaciones.

Desde el partido naranja niegan que se trate propiamente de una negociación, sino simplemente de "informar" a Vox del acuerdo ya alcanzado para gobernar en coalición con el PP. Villegas acusaba a Vox de querer "dar alas" a PSOE y Podemos en la región, aunque los partidos de la izquierda no suman mayoría suficiente para gobernar.

El negociador de Rivera en Murcia, el diputado por esa provincia en Madrid, Miguel Garaulet, entraba con sarcasmo a la reunión. "No querían sentarse, pues ya nos hemos sentado" comentaba cómplice a los medios. Tras suspenderse la reunión atendía a los medios y se mostraba convencido de que Vox y "sus votantes" suscriben lo sustancial del acuerdo entre PP y Ciudadanos salvo, admitía, la Ley LGTBI murciana, que los de Abascal pretenden derogar. Tras recodar que se trata de una norma aprobada por unanimidad en la cámara autonómica, Garaulet aseveraba que "hay que evitar cualquier tipo de discriminación. Y ellos también lo tienen que entender".

El Partido Popular espera que sus negociadores, los murcianos Teodoro García Egea y José Miguel Luengo, puedan reconducir la situación y vuelvan a sentarse en una mesa junto a Garaulet, además de Luis Gestoso y Pascual Salvador, de Vox.

En España

    0
    comentarios

    Servicios