Menú

Cómo son y cuándo se celebran las primarias en Estados Unidos

El caucus de Iowa da este lunes el pistoletazo de salida al largo y complejo proceso de las primarias en EEUU que se prolonga hasta mediados de junio.

0
El caucus de Iowa da este lunes el pistoletazo de salida al largo y complejo proceso de las primarias en EEUU que se prolonga hasta mediados de junio.
Trump, Clinton, Sanders y Cruz | Cordon Press

Los votantes inscritos del Partido Republicano y del Demócrata participan este lunes en el famoso caucus de Iowa, en el que elegirán 30 y 52 representantes, respectivamente, para sus grandes convenciones de las que saldrán los dos candidatos a la presidencia que se enfrentarán, como es tradición, "el primer martes después del primer lunes de noviembre" en las elecciones que deciden al hombre más poderoso del planeta.

Son las primarias americanas, el complejo proceso político que hace que la campaña electoral se prolongue durante prácticamente un año, en una batalla cruenta como sólo pueden serlo las que se dan entre los miembros del mismo partido.

Dos sistemas: caucus y primarias

Para elegir a sus candidatos a la presidencia los partidos americanos imitan en lo esencial al propio sistema electoral americano: no se vota directamente al presidente -al candidato en este caso- sino a delegados elegidos en cada estado que son los que posteriormente votarán al presidente o, de nuevo, al candidato.

Así, se puede dar el caso de que un presidente tenga menos "votos populares", como se les llama, en el total del país, pero sea el elegido. De hecho, ha ocurrido en cuatro ocasiones, la última de ellas en el año 2000 cuando George W. Bush fue elegido presidente con medio millón de votos populares menos que Al Gore.

De forma similar, en las primarias se eligen delegados que en la convención nacional de los dos partidos elegirán al candidato. Pero además, hay dos formas distintas de elegir a estos delegados: las primarias propiamente dichas y los caucus.

El sistema de votación de las primarias es similar a los que podemos ver en España: dependiendo del estado y el partido son abiertas –están llamados a participar todos los votantes del censo- o cerradas, en las que sólo participan los que se han registrado por cada partido. En ambos casos los votantes eligen directamente a los delegados que participarán en la convención nacional y que al presentarse se han comprometido a apoyar a uno u otro candidato.

Un cambio respecto a lo que ocurre en nuestro país es que usualmente estas elecciones no están organizadas por los partidos sino por la autoridad electoral del estado.

Los caucus, en cambio, sí son organizados por cada uno de los partidos y el sistema es diferente, más artesanal por decirlo de algún modo: son reuniones o asambleas locales en las que los registrados de cada partido se congregan en cada uno de los distritos electorales a lo largo de un estado, pero no eligen a sus representantes en la convención nacional, sino a los que participarán en las de cada condado. Hay, eso sí, unas pocas excepciones en las que los caucus son abiertos a cualquier votante, y bastante peculiares: los demócratas en la Samoa Americana y Puerto Rico; y los de ambos partidos en las Islas Vírgenes.

El ganador en cada condado se lleva todos los representantes en juego a la convención estatal, con lo que se ya se está estableciendo un filtro que hace más difícil pronosticar los resultados. Pero en el caso demócrata hay otro elemento que hace la cosa aún más compleja: aquellos que no llegan al 15% en las asambleas no son considerados candidatos "viables" y deben "realinearse" con un candidato que sí lo sea.

Del 1 de febrero al 14 de junio

El calendario de primarias cubre cuatro meses y medio del mismo año en el que se celebran las elecciones. La primera cita es el caucus de Iowa, que los dos partidos celebran el lunes 1 de febrero. Ocho días después se celebran las primarias de New Hampshire con las que se inaugura el calendario de este formato electoral.

Estas dos primeras citas marcarán tendencia y eliminarán a los candidatos más débiles de ambos partidos, pero de ellas no se pueden extraer conclusiones más allá: el proceso es largo y duro –de hecho los candidatos ya llevan varios meses en campaña- y tradicionalmente los que empiezan liderando la carrera no suelen alzarse con la nominación.

Sí que podrán sacarse más conclusiones a partir de lo que ocurra el 1 de marzo, fecha en la que este año tiene lugar el llamado "supermartes": el día en el que se celebran procesos electorales –tanto primarias como caucus- en hasta 14 estados diferentes, algunos tan importantes como Texas, Georgia, Massachussets o Virginia.

Lo más normal es que el proceso se decida antes, pero si la batalla entre dos candidatos fuese muy enconada podría prolongarse hasta el 7 de junio, el penúltimo día de las primarias y el momento en el que se decide el estado que más representantes aporta a ambos partidos: California.

Ese día termina la campaña republicana mientras que la demócrata se prolonga una semana más hasta que el día 14 se elige a los delegados del Distrito de Columbia, es decir, la capital Washington que no pertenece a ningún estado.

Convenciones nacionales

En total se eligen 4.764 delegados demócratas y 2.472 republicanos que se reúnen en sus respectivas Convenciones Nacionales durante el verano. Concretamente la Republicana tendrá lugar del 18 al 21 de julio en Ohio, mientras que la Demócrata será en la semana del 25 de julio en Filadelfia.

En estos encuentros los candidatos son proclamados oficialmente y anuncian el nombre del elegido para la vicepresidencia, con lo que quedan configurados los tickets electorales de ambos partidos.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios