Menú

Un sirio al que Alemania denegó el asilo se hace estallar en un bar de Baviera

El suicida ha muerto y ha dejado doce heridos. La Policía investiga si intentó colarse en un festival de música para aumentar el número de víctimas

0
El suicida ha muerto y ha dejado doce heridos. La Policía investiga si intentó colarse en un festival de música para aumentar el número de víctimas
Policías buscando pruebas en el lugar de la explosión | EFE

Alemania no consigue escapar del terror. Una persona ha muerto y otras doce han resultado heridas –tres en situación de extrema gravedad– después de que este domingo por la noche se registrara una explosión en el restaurante Eugene Weinstube, ubicado en la zona céntrica de Ansbach, una ciudad de algo más de 40.000 habitantes situada cerca de Nuremberg, en el norte del land de Baviera.

Aunque inicialmente se pensaba que la explosión había sido fortuita, producida por un escape de gas, una vez las fuerzas de seguridad llegaron al lugar de los hechos pudieron comprobar que la explosión había sido provocada usando un artefacto explosivo improvisado, conocido popularmente como IED por sus siglas en inglés. La primera en confirmarlo fue la alcaldesa de la localidad, Carda Seidel: "La explosión no fue de gas, sino que fue causada por un artefacto".

A partir de ese momento las investigaciones se dirigieron hacia la posibilidad de que el único fallecido en el atentado fuera un terrorista suicida, un hecho que confirmó ya entrada la madrugada del lunes en una rueda de prensa ante los medios de comunicación el ministro del Interior del lander de Baviera, Joachim Herrmann, que dio también algunos datos sobre el suicida.

Según dijo, el autor del atentado era un ciudadano sirio de 27 años, que había llegado hace dos años a Alemania y que había solicitado asilo en el país. Hace un año, el Gobierno alemán respondió a su solicitud de forma negativa, aunque en cambio le concedió un permiso de residencia en el país. "Su solicitud de asilo fue rechazada el año pasado", dijo Herrmann.

El ministro bávaro afirmó que todavía se desconocen los motivos del ataque, al igual que su intención. "No sabemos en este momento si el criminal ha actuado puramente con una intención suicida o si su intención era matar a más gente", dijo. Por su parte, el jefe de la Policía, Roman Fertinger, dijo que si bien no se puede excluir que se trate de un "extremista radical", todavía no hay pruebas que confirmen esta tesis.

La deflagración tuvo lugar pasadas las 22.00 horas de la noche en un bar que está en las cercanías del lugar donde se estaba celebrando un festival de música de tres días de duración, denominado Ansbach Open, al que han asistido una media diaria de unas 2.500 personas. Tras conocerse la intencionalidad de la explosión, las autoridades ordenaron la evacuación del mismo, lo que se produjo sin incidentes, según informa el medio local NordBayern.

Las investigaciones policiales van ahora orientadas a conocer si el suicida intentó entrar en este festival de música para hacerse estallar dentro y provocar un número mayor de víctimas, ya que algunos testigos han declarado que intentó entrar en el festival pero que los servicios de seguridad del mismo le denegaron la entrada por razones que se desconocen.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios