Menú

Tensión en Malí ante un supuesto motín militar con secuestro de miembros del Gobierno

El coronavirus ha agravado la situación de un país azotado desde hace años por el yihadismo y los enfrentamiento tribales.

0
El coronavirus ha agravado la situación de un país azotado desde hace años por el yihadismo y los enfrentamiento tribales.
Un grupo de militares malienses. | JAB

Malí vive momentos de tensión en las últimas horas. Un grupo de efectivos de las Fuerzas Armadas malienses estarían protagonizando un motín en la gran base militar de Kati, ubicada a 15 kilómetros al noroeste de la capital, Bamako, sin que se sepa todavía si se trata de un golpe de estado o solo de un acto de protesta ante la grave situación que acucia al país, inmerso en enfrentamiento tribales y con varios grupos yihadistas activos.

Algunas informaciones apuntan a que varios miembros del Gobierno del país están retenidos por militares afines al grupo amotinado en Kati. El diario Journal du Mali ha informado a través de su cuenta de Twitter de que el nuevo ministro de Economía, Abdoulaye Daffé ha sido "secuestrado" en su oficina en Bamako "por hombres armados en torno a las 8.00 horas". Una información a la que no da continuidad ni ha sido ampliada.

Posteriormente, este mismo medio ha informado de que el presidente de la Asamblea Nacional, Moussa Tiembiné, "ha sido secuestrado en su domicilio oficial por hombres armados esta mañana". Por ahora no hay confirmación oficial ni del supuesto "secuestrado" del nuevo ministro de Economía ni del supuesto secuestro del presidente de la Asamblea Nacional.

En la capital, Bamako, reina una gran confusión y la mayoría de oficinas del gobierno, bancos y comercios han cerrado sus puertas, provocando grandes embotellamientos en el tráfico. La Radio y Televisión Maliense está emitiendo programas enlatados o de música grabada, mientras que sus funcionarios han sido enviados a sus casas, según dijeron varios de ellos a los medios de comunicación locales.

Estos movimientos se producen tras varias semanas de gran inestabilidad en el país, con manifestaciones multitudinarias y disturbios en las calles protagonizados por multitudes que exigen la renuncia del presidente Ibrahim Boubacar Keita (IBK), en el cargo desde 2013. La Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (CEDEAO) llegó a mediar en esta crisis y convocó una cumbre "ad hoc" el 27 de julio para proponer una solución, pero sus recomendaciones, al no incluir la salida de IBK, no contentaron a los opositores y no permitieron reducir la inestabilidad.

Un sector de la oposición, aglutinado en torno al influyente imán Mahmud Dicko -de tendencia salafista y formado en escuelas coránicas de Arabia Saudí-, viene reclamando desde el pasado junio la dimisión del presidente, Ibrahim Boubacar Keita, a quien acusan de la situación actual del país, castigado también por una crisis económica a la que se ha sumado igualmente la pandemia de coronavirus.

El conocido como Movimiento 5 de Junio ha protagonizado multitudinarias manifestaciones en Bamako, la última de ellas el pasado 10 de julio que se saldó con más de una decena de muertos, pero no ha conseguido que Keita ceda a sus exigencias.

La Embajada de España en el país ha recomendado a los españoles "evitar desplazamientos a la localidad de Kati y sus alrededores", además de recomendar "la máxima prudencia y evitar cualquier desplazamiento que no sea de extrema necesidad".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios